Riesgos para los derechos humanos del confinamiento coercitivo en las democracias imperfectas

@Teresita Dussart, todos derechos de propiedad intelectual y reproducción reservados

La supresión de las garantías constitucionales a través de órdenes ejecutivos genera una ruptura histórica de siglos de democracia en occidente. Las libertades civiles fundamentales han sido arrasadas en nombre de un virus chino, el cual hasta ahora, considerando el mundo entero, ha matado la mitad de lo que mata, en un solo país, la gripe autóctona en una temporada. No era necesario. En varios países como Corea del Sur, Japón o Holanda, Suecia, se lo ha podido contener sin violentar el orden constitucional. Ya se anuncia una serie de acciones en justicia en aquellos estados, de Estados Unidos donde impera desde hace unos días el “stay at home order”.  El concepto de quedarse en casa no puede sino ser interpretado como un encierro abusivo. Cuarentena es una medida afectando un sujeto padeciendo de una enfermedad contagiosa, no se aplica a sujetos sanos.[i]

Si el confinamiento coercitivo conforma un peligro en un Estado de derecho de viejo arraigo, dotado de contrapoderes dinámicos, que será en una democracia imperfecta?  En el Estado de California, la policía se ha negado a aplicar las multas coralarias al “order” emitido por el Gobernador Gavin Newson por considerar que violaban el orden constitucional.

¿En qué se puede transformar el confinamiento de todo un pueblo cuando ocurre en sociedades atravesadas por una cultura política fomentada por gobiernos de facto, por libertades que no fueron ganadas, simplemente “se dieron”, naciones convertidas a la democracia desde pocas décadas, desprovistas de la fe del nuevo converso, y con la mochila cargada de malas costumbres en cuanto al respeto de la persona humana? Argentina por ejemplo. Regresa la chusma pidiendo mano dura, eso es lo que pasa. Vuelve el miedo a disentir. Reaparece la delación del vecino y vuelve a imperar la desinformación por todos los canales, en medios de gran difusión.  El conteo de los detenidos es noticia apologética en todos los medios televisivos.   

En este caso el subversivo es el supuesto o probable contaminado. Puede gozar de una salud rebosante. No importa. Con la remota potencialidad de ser portador del virus basta para convertirlo en enemigo del pueblo.

Enemigo del pueblo

El miedo individual a perder la libertad que hace a su dignidad, su economía, su bienestar o promesa de bienestar compite contra el miedo colectivo del momento. En este caso el subversivo es el supuesto o probable contaminado. Puede gozar de una salud rebosante. No importa. Con la remota potencialidad de ser portador del virus basta para convertirlo en enemigo del pueblo. Al momento en que se escriben estas líneas, vecinos aplauden en el Parque Lezama de la capital porque la policía “detuvo” a un hombre ostentando índices de fiebre alta. No aplauden porque se socorrió a una persona enferma, sino porque lo aislaron de la sociedad. Y los agoreros del odio de A24, pero podría ser C5N o de cualquier otro canal local, insisten en el costo para el Estado, de tener que desplegar toda una operación para detener el sujeto, apuntado como enemigo. Ese desconocido está ahora mismo en peligro. Peligro de mala atención médica, peligro que no sean respetados sus derechos humanos, peligro que no se aplique el deber de proteger, peligro de varias formas de crueldades físicas y psicológicas que se le podrían propinar por haber tenido la osadía de estar enfermo.  Y se dirá de él que carece de empatía, que debe ser un “criminal narcisista” o algo por el estilo, como acaba, de hecho, de afirmar perentoriamente una de las agoreras del panel televisivo. La infamia se ha vuelto a apoderar de Argentina.

El DNU otorga una concentración del poder en manos del Ejecutivo igual o superior a la de las dictaduras anteriores

El país austral ha implementado el 20 de marzo un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que impone el más estricto control social de entre todas las medidas de confinamiento del mundo, lindando el Estado de sitio. El DNU otorga una concentración del poder en manos del Ejecutivo igual o superior a la de las dictaduras anteriores. La oposición, inexistente por así decir, ha dado por aprobado el DNU sin emitir reserva alguna, aunque sea de forma. El colapso institucional abarca la suspensión de procesos judiciales, administrativos, sindicales. No se ha introducido ningún recurso en justicia por inconformidad constitucional. Lo más espantoso es el nivel de consenso.  

Fascismo bonachón

Una suerte de fascismo bonachón y paternalista se ha instalado con colaboración masiva del pueblo, el cual garantiza el poder de amedrentamiento a través de los mecanismos de delación. El deleite en la delación remite a etapas de la historia francesa, en épocas del Marechal Pétain. Existe una línea de denuncia a nivel federal y otras a nivel provincial para reportar las personas que incumplirían la cuarentena. No dan abasto. Bajo el “protejámonos entre todos”, las envidias, los odios están dando lugar a todo tipo de represalia.

A lo largo del día escraches se organizan que pueden ocupar en simultaneo la totalidad de las pantallas de televisión.

A lo largo del día escraches se organizan que pueden ocupar en simultaneo la totalidad de las pantallas de televisión. El martes se produjo el linchamiento mediático de un joven surfista. De regreso de Brasil, pillado por el efecto coronavirus durante sus vacaciones, se encontró con las fronteras cerradas. Proveído de una declaración jurada que indicaba que iba a ejercer la mal nombrada “cuarentena”, en la localidad costera de Ostende donde vive su madre, con otro domicilio figurando en su DNI, como ocurre con tantas personas, fue objeto de una autentica campaña de odio por todos los sectores de la sociedad con escasísimas excepciones, por haber presuntamente querido escabullirse de la cuarentena. La caza de brujas empezó al momento en que fue detectado su vistoso atelaje con planchas de surf.  De pronto se analizaba por donde había pasado, como si de trababa de un narcotraficante o de un terrorista. “Periodistas de investigación” libraban “primicias” sobre su trayectoria con vos impostada. El ridículo compite con la infamia. Se avasalló principios fundadores que además de ser cuestiones estrictamente judiciales hacen a la idiosincrasia de un pueblo. El joven viajó solo en coche, sin por lo tanto poner en potencial riesgo de contaminación terceros.  Fue arrestado, escrachado, insultado, invectivado por periodistas pudiendo estos contaminarlo (y no solo de coronavirus). En el marco de una entrevista el mismo día, la esposa de un mafioso con amplia trayectoria en los casos más altisonantes de corrupción argentinos, [ii], Verónica Lozano pedía al presidente que se imponga al joven una multa importante, “para que le duela”.  A lo cual el presidente consintió en una carcajada, dejando a las claras que la separación de poderes no hace parte del Nuevo Orden.

Van buscando desesperadamente un muerto para justificar su histeria y la propaganda de Estado plenipotenciario.

Se ha instalado una narrativa de enemigo común, el contaminador potencial, o mejor dicho el envenenador y es propagado por los medios las veinte y cuatro horas del día, a través de los profetas del miedo, que también son los del odio. La bajísima calidad del periodismo local es la mejor herramienta para la instauración de un poder proto dictatorial. Su desconocimiento les conduce a tergiversar imágenes que provienen de Italia o España, difundidas sin perspectiva analítica, trasladadas a la situación argentina en todo diferente. Los científicos de alto vuelo, no afines no son invitados y no disponen de ningún espacio de expresión. Las experiencias de los países que han sabido terminar en un lapso de pocas semanas con el coronavirus, sin confinamiento obligatorio no son divulgadas y si lo son es de modo despectivo. No se dice que en más de 90% de los casos los contaminados son asintomáticos y no críticos. Que hasta en algunos países, con alta calidad de vida y respeto de los ciudadanos como Holanda y tantos otros, considerando que el virus vino para quedarse, han optado por dejarlo circular entre las poblaciones no de riesgo, para propiciar la creación de anticuerpos. Van buscando desesperadamente un muerto para justificar su histeria y la propaganda de Estado plenipotenciario. El único medio divergente es este blog, y por primera vez hoy el diario La Nación.

Peste de la cobardía y la hipocondría 

El odio hacia el extranjero ha conducido a razzia y deportaciones de mas de 200 turistas recogidos en hoteles por personal uniformado de Policía Federal. Un grupo entero de coreanos del sur fue echado de un hotel cuatro estrellas, del modo más humillantes que sea con todas las cámaras vanagloriándose de sus propios anatemas xenófobos, con frase como “hay que echarlos a patadas” (Crónica TV). Allí donde en España las autoridades apelaban a no dejar los turistas varados en medio de la pandemia y brindarles refugio y protección, en Argentina se incitaba explícitamente a la delación y al escrache. No sería de extrañar que el país sea borrado de los catálogos de los Tour Operadores si las cosas vuelven a la normalidad un día.

Pero la peste de la cobardía y la hipocondría conduce a comportamientos que no solo afectan a foráneos. El gobernador de Jujuy Gerardo Rubén Morales niega hasta el derecho de asilo a los jóvenes jujeños que quisieran regresan a sus casas, por el miedo a contaminarse, abandonándolos a su suerte. Encarna el síndrome típico de pánico de cobarde que se salva de un incendio cerrando la puerta detrás de él. Los mismos cobardes evocan una “guerra” para justificar sus medidas, pero en caso de conflicto bélico serian los primeros en esconderse en bunkers. Además de nulo ADN democrático, no disponen de ninguna memoria transgeneracional de heroísmo y caballerosidad.  

Al kirchnerista Alberto Fernández, la sobreactuación le da una estatura política que no tenía. Hasta ha logrado un préstamo del Banco Mundial de 300 millones de dólares. Cuanto más mano dura, más aprobación obtiene. Hasta ahora, por lo menos. No es imposible, que cuando la situación económica se haga inviable, o que la salud mental se degrade a niveles incontrolables o que personas enfermas de otras patologías mueran por falta de la debida atención, se apele al Estado de sitio.

Una medida que llama mucho la atención es la declaración de no proceder a autopsias para los casos de muerte del Covid-19, tomada por el ministro de la Salud el 25 de marzo. La explicación seria que como son contagiosos lo mejor es de hacerlos desaparecer cuanto antes. En la medida que ninguna agencia de control y contrapoder jamás funcionó en Argentina, bajo ningún poder desde la restauración de la democracia, conservando los estándares de antaño y que no existe prensa plenamente independiente, se puede gestar una situación, en vísperas del invierno, donde cualquier enfermo de algo que esté relacionado a las vías respiratorias venga a enriquecer las estadísticas de letalidad del coronavirus, generando más conmoción social y justificando mayores medidas de control. La sobreactuación paga y paga para todo el sector político, por lo cual no es de esperar que la oposición adopte una actitud de tutelaje.

So pretexto de lucha contra el coronavirus, se están violando derechos fundamentales. La implementación de nuevas herramientas de biometría, el control policial permanente, las vejaciones singulares o masivas, ya son realidad. No existen contrapoderes, organismos de protección o agencia de reporte. El miedo a ser hipotéticamente contagiado hace que probablemente ni las legaciones extranjeras intervendrían como lo hicieron en otras épocas de la historia en caso de grandes olas de represión. Es la tormenta perfecta para un poder de facto. Conceptos explícitamente dictatoriales son vehiculados permanentemente por los medios. Es tiempo que las grandes organizaciones de defensa de los Derechos Humanos empiecen a mirar, antes que sea demasiado tarde.  


[i] El confinamiento de personas sanas, una aberración nunca vista de historia médica. En este blog.

¿Morir por Covid-19 o con Covid-19? En este blog.



Categorías:Argentina, Covid 19, Latin America, Otro día en Argentina

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: