Serie sobre Nisman desnuda la parvedad intelectual de Stiuso

El fiscal, la presidenta y el espía». JW Productions; Episodio 6; Netflix. Captura de Pantalla.

@Teresita Dussart, todos derechos de propiedad intelectual y reproducción reservados

Es muy difícil para un extranjero adentrase en el basural investigativo, en lo que toca a la Amia. Es una causa donde no hay partes limpias y te aferres a quien te aferres solo te toparas con espeluznantes coincidencias. Pero ser extranjero también concede esa altura y esa mirada analítica, desprendida de prejuicios y de ataduras a puntuales narrativas. La serie «El fiscal, la presidenta y el espía», de Justin Webster sobre Alberto Nisman, no aporta respuestas definitivas sobre su muerte, pero si entiende que esa tragedia forma parte de un todo con el atentado a la AMIA. El montaje entrecruza documentos relacionados al atentado del 18 de julio de 1994, con otros de la muerte del fiscal, el 18 de enero de 2015.

En ambos casos, los documentos traídos a colación sufren de una importante descontextualización, la cual afianza algunas de las falacias que abocaron en el hundimiento de la primera causa.  Empero, una perla periodística, entre cómica y siniestra viene a compensar esas deficiencias de fondo. En el último episodio, una secuencia de una de las pocas entrevistas a “Jaime” Stiuso, revienta la pantalla, exhibiendo la espantosa parquedad, incompetencia, de quien fue el mandamás de la inteligencia o desinteligencia de Estado. El lugar de Stiuso sería en una serie realizada por Roberto Saviano, entre camorreros brutos e ignorantes, que se interpelan entre ellos de zio y cuggino. Solo en Argentina semejante engendro pudo crear tanta mística.

Justin Webster: ¿En el momento en que dejas la Side, en que estabas trabajando?

Jaimito Stiuso: Estábamos trabajando en el porqué de los atentados. Porque una de las defensas que esgrimían los iraníes es que no tenían un motivo para atentar. Era lo más importante el por qué. El daño que Argentina le causó a su plan nuclear militar[i] y el relacionado con todo lo que se explicó en el 2003 de cómo fueron armando la matriz. Completándola y los distintos personajes como actuaron (sic). Lo que está explicado en el Informe es la matriz terrorista. Iran como estado terrorista como desplegó la matriz (sic) a partir de la llegada de Rabbani en 1983.

JW: Me choca que se podría estar haciendo un informe sobre la motivación

JS: Si

JW: ¡21 años después!

JS: Estamos investigando lo papeles y para ver (Interrumpe). No 21. Esto lo empezamos en 2010, lo del por qué. Primero tuvimos que ver lo de la matriz y adelantar lo de la gente que intervino. Y después tuvimos que atarlo al por qué. No sé cómo explicar. Porque es como se va juntando.

Más que comentar la ensalada de soeces, el realizador elige intercalar, el video de archivo del testimonio de Stiuso durante el TOF 3 (publicado en integral en este blog), durante el cual a la pregunta de un juez: “Por qué se eligió a Argentina como blanco?” Stiuso contesta, “bueno esto esta todo explicado en el informe. “O sea en 2003 Stiuso ya estaba en “lo del porque” y su respuesta ya estaba “toda explicada” en “el informe”.

Para corroborar qué tipo de mente potente de super espía es Stiuso hay que retrotraerse al atentado de la Embajada de Israel en 1992.  A propósito de unos dedos de pie encontrados en los escombros de la sede de la legación, el capo del contraespionaje consideró que “debían de ser de mediorientales”, por lo “callos”, porque “es sabido que en esos países se camina descalzo”. Así figura en el informe de la Comisión Bicameral de investigación del atentado de la Embajada de Israel y de la Amia de 1996. Inútil aclarar que no se sabe que paso con la Embajada de Israel.

Si Stiuso es citado en el informe de la bicameral, es porque interviene en las dos causas desde la primera hora, en 1992 y 1994 respectivamente.  De modo insidioso Stiuso instala en la serie de Netflix, la idea que intervino tardíamente en la investigación, retrasando la aguja a 2003, o 2010. Es muy grave por parte de la producción de haber dejado instalarse esa falacia porque obstaculiza el entendimiento del fiasco investigativo de la Amia y la subsecuente recuperación de Nisman.

Stiuso nunca pudo explicar su presencia en la casa de Carlos Telleldin, el hombre que entrega la trafic utilizada para la explosión el 26 de julio de 1994 cuando la cumbre de la maldita policía se reúne para acordar sus coartadas. Ni porque manda a apresar a Ezeiza Telleldin, el 27 de julio por dos policías bonaerense Diego Barreda y Mario Barreiro, quienes se pelean con policías federales en el aeropuerto, sino es para controlarlo e impedir que hable. Oficiales que luego incorpora a la Side. Stiuso tiene la boca llena de los “iraníes” pero en clave genérica, siendo una entidad tan indemostrable como abstracta. Pero de la conexión del hampa Líbano paraguaya de Ciudad del Este, no habla. Aparecen en el expediente anterior a Nisman, increíbles entrecruzamientos de llamados, previos y posteriores al atentado. Se sabe de un hotel donde se cruzan miembros del Hez paraguayo y carapintadas. Se tiene constancia de pagos inexplicables a expolicías bonaerenses y miembros del ex Modin partido neonazi de Aldo Rico, así como constancias de viajes, antes y después del atentado a Misiones y Ciudad del Este. Y sobre todo la conexión local no se escondió ni el mismísimo día del atentado. Estuvo en la esquina. Nada de eso aparece en su “matriz, ni “en lo del porque” ni en su “Informe de Contrainteligencia”. Son hechos que acusan sus protegidos. Hechos que en otro país se hubiesen traducido en condenas a perpetua.

El episodio del pago a Telledin figura en la serie de Webster, pero no por lo que fue, el golpe judicial utilizado para liberar parte de la conexión terrorista local.  Ese pago no fue un soborno, sino una propuesta de programa de protección de testigo, autorizado por todas las instancias de la época, incluido el ministerio de justicia y filmado por el entonces Juan José Galeano para que la escena, precisamente, no se preste a otras interpretaciones que aquello para lo cual sirvió.   A partir de la salida de escena del equipo investigador de la conexión local, en 2004, Nisman se convierte en el Cid Campeador. Pero su entronización como jefe de la UFI AMIA no se debe a una honrosa reacción de escandalo ante el pago a Telleldin. Stiuso miente sobre la fecha y las circunstancias en que conoce a Nisman. El entonces joven funcionario era un ser eminentemente encarpetadle y en ello reside el único motivo de su ascensión estelar.  Para la función se necesitaba de una persona dotada de conocimiento muy específicos, equilibrada y con una vida austera que no preste a extorsiones. El contrario de lo que fue Nisman. El fiscal nunca más volvería a hablar de conexión local. En cuanto a sus fuentes sobres los famosos “iraníes” eran patéticas, del nivel de cultura general de Stiuso. Con decir que Nisman reproducía, palabra por palabra, los comunicados del MKO. [ii]

Lo del porqué

¿Como se llega a semejante bochorno judicial? La respuesta reside en que, en algo Stiuso puso todo el mundo de acuerdo: en el hecho que no se toca a la conexión local de los dos atentados. Ya sea aquellos que apuntan a la pista del Estado iraní a secas. Ya sea aquellos que apuntan a la responsabilidad del Estado argentino, entendiendo el gobierno menemista. La asociación Memoria Activa que fraternizó con la conexión local terrorista, tanto en el TOF3 como una década después ante el TOF 2 entra en ese marco. Diana Malamud, una de sus referentes hace varias apariciones en el documental. Parafraseando Stiuso, si entramos en “lo del porque”, la idea es que un Estado necesariamente paga indemnizaciones más altas de lo que podrían hacer privados. Huelga aclarar que cada una de esas vertientes se odia, tanto como odia la verdad, cada una responde a una vinculación política antagónica propia al espectro político argentino. Queda que para ambas, Stiuso es imprescindible.

La gente de Webster tuvo acceso a un abanico de protagonistas de alto voltaje y de alguna de esas entrevistas se desprende el otro motivo de la sobrevivencia profesional de Stiuso. La ternura que le tuvieron ciertos servicios occidentales.  Entre ellos, figura Ross Newland, el ex jefe de estación de la CIA en Buenos Aires hasta 2014. Newland declara al equipo de production que Stiuso es “un amigo”. Es “un hombre que quiere a su familia”. Bueno claro hombre. Pablo Escobar también quería a su familia. Los bad guys suelen tener sentimientos fuertes para sus familias. Pero además, cuenta Newland, eso de las carpetas seria “una leyenda urbana”. Aunque, por otra parte, le conste que a Stiuso le gusta hacer saber a la gente que dispone de material sobre ellos. O sea, la definición de la extorsión. Por mucho menos que eso, en Estados Unidos se levanta una sesión de cuestiones en el Congreso y se destituye al funcionario. Pero como es Buenos Aires, a Newland le causa gracia. Y, sobre todo, se adivinan unos cuantos servicios de por medio.

Stiuso es el único agente de inteligencia del mundo que habiendo fracasado en proteger sus compatriotas a lo largo de cuatro décadas, como su función se lo imponía, vive reclamando por su seguridad personal y la de su familia

A Stiuso le gusta representarse como un perseguido por sus investigaciones. En varios momentos de su entrevista evoca la existencia de supuestas amenazas. Stiuso es el único agente de inteligencia del mundo que habiendo fracasado en proteger sus compatriotas a lo largo de cuatro décadas, como su función se lo imponía, vive reclamando, por su seguridad personal y la de su familia, faltando gravemente al sentido del honor. En Argentina es común que abogados e investigadores metidos en negocios escabrosos se escuden en su profesión para protegerse de las consecuencias de sus actividades menos confesables.

En la serie aparece Miguel Ángel Tomas, ex jefe de la Side durante la presidencia de Eduardo Duhalde. Tomas y Stiuso componen un todo osmótico. Allí se toca a otra de las vulnerabilidades de la serie, es que no expone los vínculos entra las personas, ni siquiera en una dimensión histórica básica. No se puede entender el atendado a la AMIA en 1994 si no se entiende la rivalidad que había entonces entre el ex presidente Saul Menem, peronista de una corriente liberal y el ex jefe de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Duhalde tenia para si el control de la maldita policía de Buenos Aires y disponía de su mejor protección en la persona de Stiuso en la Side.

Siguen pesando dudas importantes sobre una activa instigación al crimen, psíquica, toxicológica, con puesta a disposición de un arma y monitoreada. Lamentablemente, no existe denuncia con esa caratula.

Justicia para la fiscal Fein

Uno de los aspectos más destacables del Nisman de Weber, es la justicia reparadora que le ofrece a la exfiscal Viviana Fein. No ha sido fácil atenerse al rigor científico y el documental le ofrece una suerte de derecho de réplica. Con Fein todos hemos sido injustos. Incluido quien escribe. Todos los días se publicaban imágenes sobre la supuesta adulteración de la escena del crimen. Y terminamos por comprar parte de ese relato.

El documental tiene acceso a imágenes exclusiva del departamento de Nisman con cuerpo presente. Si coincidimos con Fein en que no hay pruebas de un homicidio, siguen pesando dudas importantes sobre una activa instigación al crimen, psíquica, toxicológica, con puesta a disposición de un arma y monitoreada. Lamentablemente, no existe denuncia con esa caratula.

El personaje de Diego Lagomarsino aparece en varios episodios, sin que se logre desvelar del, más de lo que el público argentino ya conoce. Es obvio que el informático no mató a Nisman, pero no es tan obvio que podía desconocer el estado psíquico y tal vez toxicológico de Nisman. ¿Sabía que estaba dejando un arma a un muy posible candidato al suicidio?

El documental da cuenta del entrecruzamiento de llamados telefónicos previos a la muerte de Nisman.  No obstante, se queda corto con el fiscal Carlos Stornelli, a pesar de haberle entrevistado y haber tenido la oportunidad de formular las debidas preguntas. El 8 de octubre de 2015, el portal Adelanto24.com revelaba el extraño cruce de comunicaciones que mantuvo Stornelli con Nisman, la tarde anterior a su muerte del fiscal de la UFI-Amia. Entre las personas con quien el ex ministro de Seguridad de Daniel Scioli se habría comunicado estaría Silvia Beatriz Tomalini. Siempre según el mismo portal, Tomalini (identificada como primera mujer de Fernando Pocino, director de Reunión de la ex Side, Secretaría de Inteligencia del Estado, ahora AFI) se habría comunicado con Alberto Massino, el ex director de Análisis del servicio, entonces respondiendo a Stiuso. “Las comunicaciones entre [Stornelli y Pocino] se repitieron hasta el momento en que la muerte del fiscal quedó confirmada.” Massino sería de las últimas personas con quien Nisman se comunicó. Se desconoce el contenido de esos intercambios. 

Es curioso que quien decidiese de organizar la marcha de los paraguas en homenaje a Nisman fuese también el que casi concomitantemente aceptará de dar seguimiento a la denuncia del abogado filo nazi Juan Gabriel Labaké en la cual se acusaba al difunto jefe de la unidad UFI-AMIA, de «traición a la patria» por supuesto vínculos con el financiero norteamericano Paul Singer. La relación de Stornelli con el gobierno central a partir de 2007 siguió los aleas de la relación entre el gobernador de la provincia de Buenos Aires y la jefa de Estado. De 2015 hasta la fecha es macrista.

En enero de 2015 sobraban personalidades para portar el estandarte de Nisman pensando congraciarse con las nuevas autoridades, tras el cambio de gobierno. Muchos se equivocaron porque si la muerte de Nisman fue bandera de la elección de Mauricio Macri, este lo odiaba desde la investigación por escuchas ilegales del que le acusaba Nisman, durante su paso por la jefatura del Gobierno de La Ciudad de Buenos Aires.

Es una lástima que el documental no haya dedicado un espacio al protagonismo que tuvieron en la propagación de la denuncia de Nisman, desde el momento que Nisman despega de Madrid, Laura Alonso, que aparece en el documental y Patricia Bullrich.  

El documental hace lugar a la pericia de la Gendarmería Nacional la cual habría determinado en 2018, que Nisman fue asesinado a sangre fría, de un tiro en la cabeza. Son pasados en revista, la hora de la muerte, la reconstitución del cuarto de baño, los aspectos balísticos, tanto como los estudios citológicos que abocaron a anunciar que se detectaron restos de ketamina en el cuerpo del exfiscal. Los periodistas de Webster productions no comentan la información. Nosotros sí. Por más competentes que hayan sido los expertos: una reconstitución nunca será una pericia. A lo sumo ofrecerá un valor indicativo. Por otra parte, no se puede obviar la relación privilegiada de Bullrich con la Gendarmería y la dimensión política de la muerte de Nisman.

De Sandra Arroyo Salgado, una creatura del mismo molde que su ex compañero de vida, nos hubiese gustado conocer el porqué de su afán en hacer suyo el expediente de Damián Stefanini, hombre de negocios turbios, desaparecido el 14 de octubre de 2014.  Stefanini figura como depositante de una suma de 150.000 dólares en la cuenta del banco de Meryl Lynch a nombre de Alberto Nisman. El hombre estuvo vinculado al Triple Crimen de General Rodríguez en 2007. Vínculos y acciones muy raras. De la misma manera, nos hubiese gustado tener alguna que otra revelación, que una producción tan importante hubiese podido conseguir como primicia, sobre el contenido de las cajas de seguridad vaciadas por la madre de Nisman, Sara Garfunkel, con una sangre fría estremecedora.  De la familia de Nisman, Viviana Fein declara en un momento a Webster: “Me llamo la atención que se interesasen en una sola hipótesis. Ellos no yo.”



[i] La no entrega de lo pactado en 1992 no tuvo ningún impacto ni en ese momento, ni con los gobiernos que sucedieron en la política nuclear civil o milirar iraní. Lamentablemente.

[ii] ttps://relacionesinternacionales.co/2013/08/19/los-muyahidines-del-pueblo-de-iran-fuente-del-fiscal-carlos-nisman/



Categorías:AMIA, Argentina, Uncategorized

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: