1200 días del juicio más aberrante de historia judicial

teresitadussart@gmail.com


©Teresita Dussart. Todos derechos de propiedad intelectual y reproducción reservados.

El ex juez Juan José Galeano expuso sus últimas palabras, ante el Tof2, en el marco de la causa denominada Amia 2 o Amia-Encubrimiento. La audiencia fue sorpresivamente adelantada del jueves, inicialmente previsto, a este lunes.

Hay profesiones que no son profesiones. Son sacerdocios. La magistratura es una de ellas. Cuando Juan José Galeano es llamado a pronunciar sus “ultimas palabras” en la sala del Tribunal II, escenario del juicio más aberrante de historia judicial mundial, habla el juez que doce años de humillaciones y ostracismo no han podido quebrantar. Telescopaje voluntario o político, ese mismo día en las afueras de Comodoro Py, Cristina Fernández de Kirchner, patrocinadora de ese juicio que pone parte de la mafia bonaerense y conexión local del atentado a la mutual Amia en situación de querellante, entra como un torniquete en el Palacio de justicia, dejando un enésimo panfleto sobre la mesa del juez Claudio Bonadío.

No obstante, ese coso monstruoso no habrá sido totalmente en vano, asevera, en otros terminos, Galeano, al haber retrotraido a la memoria, lo que sus patrocinadores tanto intentaron borrar. Es decir, toda la fenomenología del crimen y lo ocurrido el 18 de julio de 1994. “Cómo ocurrió el atentado, cuál fue el arma homicida, qué explosivo se utilizó, quiénes fueron responsables de que esto ocurriera, quiénes y cómo le dieron protección al último tenedor de la camioneta Trafic, quienes intentaron desviar la investigación y cómo lo hicieron, cuáles fueron los motivos políticos del atentado, quiénes fueron los autores mediatos y di los pasos necesarios para que se juzgara a los responsables locales y pedí la captura internacional de los iraníes involucrados.” Entre paréntesis, el exmagistrado recuerda que, producto de sus esfuerzos indagatorios, entraron a conformar muchos años después ciertas prácticas procesales modernas como el registro fílmico en las causas dichas de arrepentidos las cuales están directamente inspiradas de la filmación de Carlos Telledín y su programa de protección de testigo, ya en ese entonces perfectamente legal.

Los 555 cuerpos de investigación de Galeano y su equipo parecían haber quedado en la nada. Y es que, a partir de la sentencia (revocada) del Tribunal Oral Federal 3 en 2003, y la no apelación del ex fiscal Alberto Nisman, durante doce años, la UFI AMIA bajo la conducción de este, devenido hijo prodigo de la pareja Kirchner, no solo no aportó nada nuevo, sino que sumó en un coma inducido todo lo que remitía a la conexión local. Hasta que hace cuatro años, Amia 2, fatalmente, despertase no solo hechos olvidados, sino que aportará, lisa y llanamente, nuevas confesiones. Y, ¿cómo podía ser de otra manera si aquellos que hablaban, escudados en su condición de querella, eran los participantes del hecho?

Debió ser espeluznante para Galeano asistir a sesiones en las cuales testigos o la propia querella se auto inculpaban. Y lo dice. «Durante estos casi cuatro años de juicio oral es que pude confirmar la culpabilidad de los acusados en el primer juicio, la sociedad entre las bandas policiales y las bandas criminales (…) pudimos saber que Leal iba a buscar la camioneta a la casa de Telleldin y que Leal era Pino[1], que Barreda tuvo la Trafic y le produjo el choque que vio el testigo Schonbrod,que Eduardo Telleldin tuvo que entregar bienes de Carlos Telleldin a Ribelli en la Brigada de Lanús y así mantuvo su libertad y que la primera orientación que le dio Telledin a Verges fue que lo viera al Comisario Ribelli».[2]

Todo ello se dió bajo la mirada neutra, impavida o hasta cariñosa de Memoria Activa hacia los ex policias. Y a Galeano le surgen preguntas, como le surgen a los exfiscales y como debería surgir, a estas alturas de la historia, a todo el mundo. ¿Cómo humanamente se puede explicar que Memoria Activa, haya desistido del testigo Hugo Pérez el cual tenía tanto que aportar sobre las relaciones entre Ribelli y Telleldín y datos concretos sobre la Trafic utilizada como arma del crimen? espeta Galeano. Al escucharlo, uno entiende que el exfuncionario ha podido interiorizar que los participes del atentado o parte de ellos, estén abocados a lograr una mayor y decisoria impunidad además de venganza. ¿Pero como explicar la actitud obsesivamente lesiva de Memoria Activa?  Es la asociación que más conflictos de interés cultivó con el kirchnerismo tanto como con las ex bandas policiales. Es también como lo recuerda Galeano la que pidió y obtuvo su revocación en 2003, sacándole en mismo tiempo una espina del pie a Néstor Kirchner ya que Galeano fue también el primer juez en investigar las causas de corrupción del kirchnerismo.


Al escucharlo, uno entiende que el exfuncionario ha podido interiorizar que los participes del atentado o parte de ellos, estén abocados a lograr una mayor y decisoria impunidad además de venganza. ¿Pero como explicar la actitud obsesivamente lesiva de Memoria Activa? 

Mientras el exjuez se desquita de sus últimas reflexiones ante un juicio que ya se ha llevado su carrera y media vida por delante, otro juicio, moral este, sigue su cauce. Es el del rol indignante de Memoria Activa, cuya historia queda por escribir.  Con Memoria Activa, sus abogados devenidos fiscales de lo que antes era la parte adversa de sus clientes, sumado el actuar del CELS, caja de recaudación de Horacio Verbitsky y las presiones ejercidas sobre la ex administración, “bolsones de dinero” prometidos en juego , la propia “máquina de generar honorarios” de la causa, el funesto rol del juez Ariel Lijo, todo ello contribuyó a gestar la mayor indignidad procesal de los tiempos modernos. Algo inimaginable fuera de Argentina.  Un precendente ciertamente amedrentador para futuros jueces en causas sensibles.

En su introducción, Galeano, a modo de poner las cosas en perspectiva, usa la expresión, “cuando alguien juzgue tu camino, préstale tus zapatos”. Hay otra expresión que bien podría haberse aplicado a parte de la querella, por la parte expolicías bonaerense, en particular a Ribelli, ex Comisario de la Bonaerense, singular figura de la vernácula Maldita Policía”: menos, es más. Cuando tras haber participado de un hecho atroz, haberse enriquecido descomunalmente a través de todo un abanico de ilícitos, haber engañado la confianza de sus compatriotas usando el uniforme para darse vuelta contra ellos, haber a pesar de todo ello logrado alcanzar honorabilidad, respeto, e impunidad; generar tanto escarnio contra quién a pesar de las pruebas no logró una condena es una jugada que bien se puede dar vuelta. Dentro de todo la imprescriptibilidad de la causa no está en duda. Para las familias de las victimas que se prestaron a esa siniestra pantomima, traicionando su deber hacia sus seres queridos, dando entidad a la estrategia de impunidad de sus victimarios, actuando por interés económico, como está ahora ampliamente demostrado, solo cabe una pregunta: ¿no os sentís sumergidos por la vergüenza?


[1] https://relacionesinternacionales.co/2016/12/02/el-gran-destape/

[2] https://relacionesinternacionales.co/2017/08/13/barreda-tuvo-en-su-garaje-la-trafic-que-exploto-en-la-amia-segun-declaro-stiusso-ante-tof-2/



Categorías:AMIA, Corrupción

Etiquetas:, , , , , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: