Macri o la antipolítica personificada

La antipolítica es un abuso de lenguaje, a menudo injustamente pejorativo, muy en boga. Por antipolítica se apunta a los outsiders, fundadores de nuevos movimientos en ruptura con el bipartidismo tradicional. Y si algo resultan ser esos movimientos, es ser eminentemente políticos. No es una casualidad que esa nueva política tome la forma de movimientos y no de partidos. El Movimiento surge de un desgaste de las expectativas de los ciudadanos, cuando el juego de suma nula de los partidos tradicionales los deja librados a sí mismo. Allí donde el clivaje político ha sabido adaptarse conservando su identidad de origen, se hace más difícil una nueva propuesta. Aunque en España, a pesar de la polarización clásica entre PSOE y PP, Ciudadanos ha sabido encontrar su propio camino y es un movimiento-partido ya consolidado.

El partido procede de un aparato. Un movimiento procede de un impulso. Ese impulso lo genera una figura carismática. El movimiento en democracia es el reencuentro con el liderazgo político. Y los hay de toda estirpe, Emmanuel Macron, salió de las forjas del socialismo market friendly, asesinando el padre: François Hollande, hombre de aparato, si lo hay. Macron fundó en pocas semanas el movimiento “En Marche”.

El Movimiento surge de un desgaste de las expectativas de los ciudadanos, cuando el juego de suma nula de los partidos tradicionales los deja librados a sí mismo

¿Qué tenía Macron que no tenía Hollande? Una visión propia. No es que Hollande fuese un hombre sin ideas. Pero esas ideas no eran suyas, sino que pertenecían a la trastienda de los artefactos ideológicos en desuso y opiniones autorizadas del Partido Socialista. Macron llegó con ideas propias sobre problemas y soluciones. Eso es política por antonomasia. Lo mismo se puede decir de Donald Trump en su categoría. Buena o mala, llegó con una visión dotada de una cohesión certera. Nada de muy sofisticado. Ideas como de dar un incentivo a la economía, bajar los impuestos para generar riqueza y empleo, hacer valer la soberanía también en las cuestiones de migración clandestina. Descolocó el entuerto postmoderno con su brutal sencillez. Creó un movimiento, con un apotegma: Make American Great Again (MAGA). Generó esperanza y adhesión en una América profunda vilipendiada, sin temor a chocar contra los estándares del buen gusto del GOP (Grand Old Party), aparato al cual pertenece. Jair Bolsonaro en Brasil ha transformado el Partido Social Liberal en Movimiento por el ímpetu de su campaña.

Movimientos nihilistas y sus adalides del “que se vayan todos” tampoco faltan. Es el caso del Movimiento Cinque Stele, de Beppe Grilllo que termino amarrándose, tanto es verdad que la naturaleza odia el vacio, al movimiento de otro líder, Matteo Salvini de la Lega. A veces el ímpetu puede transformarse en arrebato. Algunos movimientos han dejado huellas infamantes en la memoria europea, por eso son observados con más rigor que los viejos aparatos.

Macri, el Seguidor

En Argentina no se produjo ni una ni otra situación. Maurico Macri no es un hombre de aparato. Podría haber sido el líder de un movimiento refundador. Pero Macri odia el liderazgo. No podría hacer que se encolumne nadie detrás de él de no ser por miedo al regreso de Cristina Fernández. Sin embargo, Macri nunca fue un opositor proactivo al kirchnerismo. Nunca se lo vio encabezar una de las tantas manifestaciones espontaneas de un pueblo en derelicción. Tal vez no tan sufrido como el venezolano, pero más solo, porque carente de una clase opositora heroica. Ningún miembro del gobierno actual se destacó antes de 2015 por algún protagonismo, aunque fuese muy tímido, en las denuncias de la corrupción kirchnerista en su momento.

Sigue profundizando el modelo: inflacionario, proteccionista, represor de las libertades económicas, clientelista, empobrecedor. Macri entiende menos el mercado que un pseudo mapuche de la RAM

Macri llegó sin programa. Es decir, sin ideas. La única vez que formuló una frase que pueda acercarse a una orientación de lo que sería su gobierno fue cuando espetó: “no esperen de mi que haga algo de diferente.” Sigue profundizando el modelo: inflacionario, proteccionista, represor de las libertades económicas, clientelista, empobrecedor. Macri entiende menos el mercado que un pseudo mapuche de la RAM, porque toda su cultura económica es la de un nuevo rico, merced los negocios prebendaríos del padre. Macri cree en la obra pública. No le faltan motivos. Es su obra pública. No cree en los servicios privados, en el ingenio, en la generación de riqueza y en los empleos privados. Es una matriz que desconoce totalmente y hasta le parece sospechosa.

Macri repite como loro frases estereotipadas. Una de ellas es: “nos hemos reconectado al mundo“, cuando en política internacional no ha firmado un solo TLC, ni ha mejorado la integración regional a través del Mercosur que es una cascara vacía. Reconectarse al mundo no es pasear Awada o generar deuda nueva. Es firmar acuerdos. Macri no puede ser un líder regional porque para eso hay que competir con la visión de otros, y Macri no ve. No entiende. No capta. Una de sus primeras acciones fue plantar un cuchillo en la espalda de la oposición venezolana, por ende, del pueblo, denegando el voto argentino para la implementación de la Carta Democrática de la OEA en 2016. De haberse obtenido una mayoría, la historia sería otra. Desde entonces, millones de venezolanos fueron echados a la calle. La tonteria puede devengar en un arma de destrucción masiva.

En ausencia de ideas, durante dos años elaboró sobre un marketing del Yo el Magnifico, exhibiendo su hija menor, su esposa de la cual se ignora si piensa, pero se sabe que se dedica con devoción a la horticultura. La inteligencia no es virtud en esa elite accidental. Pueden ser secretamente inteligentes, pero no es un reto demostrarlo. Macri quiere ser querido por sus emociones, no por los resultados de su mandato. O por lo menos por las emociones que su asesor le aconseja demostrar. Mirar el partido de Boca el domingo pasado en plena crisis gubernamental, es parte de la comunicación de los genios del PRO. Hacer saber que él, a las siete cierra el negocio para ocuparse de su hija cuando se necesitaría para la función un workaholic es otra manera de apuntar a la importancia de su vida privada. Declarar en un audio a la Nación que por culpa de la crisis que el mismo desató acaba de pasar “los peores cinco meses de su vida” a gente que acaba de pasar los peores 70 años de su vida es una manera de poner sus dolencias por encima de las de la población. Lo único que le falta para ser un perfecto peronista es pedir a sus compatriotas que tanto a contribuido a empobrecer que “recen por él”.

Macri se rodea de gente que no desafía su inteligencia. Hasta para asesorarlo busca tipos sin ideas. Entre las grandes orejas del ecuatoriano Duran Barba las neuronas se cruzan sin jamás darse un apretón de mano

Damas de Beneficencia al mando

Entre el personal político de Macri se destaca la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vida cuya actitud de perro regañado está terminando por generar una aversión equiparable a la que provocaba el graznido de hurraca de la expresidenta. Vidal es Evita sin el glamour. Su estado en Whatsapp podría ser: “Estoy recorriendo el conurbano“. Pronto se le va a sumar una nueva dama de beneficencia, en la persona de la actual Ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, una esposa de alguien, la cual se murmura podría ser la futura vicepresidente si a Macri si le ofrecía la oportunidad de otro gobierno esperpéntico. Stanley es garantizada 100% idea free.

Macri se rodea de gente que no desafía su inteligencia. Hasta para asesorarlo busca tipos sin ideas. Entre las grandes orejas del ecuatoriano Duran Barba las neuronas se cruzan sin jamás darse un apretón de mano. Hace las veces de mente del presidente y eso se refleja en el estado de la Nación. En su país nadie lo contrataría como asesor político, porque Ecuador es un país en serio.

¿Por qué a pesar de la agobiante situación padecida por los argentinos durante tanto tiempo, no ha surgido un movimiento de ruptura como se ha dado en otras regiones del mundo? Su clase media, sufre más que la más golpeada de las mujeres. Sus nuevos pobres son siempre más, y siempre más pobres. El kirchnerismo restauró un peronismo y hasta un rosismo ortodoxo. Luego advino Mauricio Macri; la falsificación del Cambio para disimular el principio activo peronista. Argentina acampa en el Seguimos. No obstante, la decepción que Macri ha provocado en los rangos de sus propios votantes podría crear las condiciones de una nueva consciencia política en un ímpetu que queda por ver.

3 thoughts on “Macri o la antipolítica personificada

  1. Si… Tenes razón en montones de cosas, pero la salida, el camino, que por lo menos lo tengo claro, ( una republica en serio, liberal en todos los sentidos…) el verdadero cambio, quienes? Quien? Lo puede y quiere llevar a cabo?
    Cuál es el EXIT de esta trampa de casi 80 años? Estas son las preguntas del millón….

    Por otro lado, será consciente Macri & Cía. de esto?… que siguen como la mula en la noria, dando vueltas y vueltas- tantas que ya son un surco difícil de salir… como salimos por la tangente moderna SXXI de esa noria pre histórica? Quien corta la pértiga de esa mula a la noria argenta?… supongo alguno lo será pero …????

    Cómo se hace para terminar con todos los que nos sobra y que muchos tenemos claro.
    Corporativismo, xenofobia cultural, cierto fascismo, falta de libertades, populismo, atrasó mental & educativo. … miedo a la libertad, falta de alteridad personal & social, etc. etc…. está entre líneas en tu escrito…. está entre nosotros. En el consorcio de nuestros edificios, en los colegios, en los ministerios, en los gremios!!!, en la calle cuando andamos x ella, en cierta mentalidad pseudo conservadora de otro siglo.

    El golpe de timón como lo damos? como sociedad, quien nos representa para eso?
    Quien lo cree en conjunto?, soy solo un ciudadano, ya se,!!! hay más como yo, pero: como salimos de la noria de la ignorancia perpetua? de: cómo es una sociedad, una comunidad, como internalizes en gral. que el otro es el espejo mío…?
    estamos entrenados, concientizados, colonizados x décadas, a nuestro metro egoísta cuadrado, que sirve a pocos y no le sirve a nadie?
    Yo estoy, vos estás? … el otro esta?
    Como nos reeducamos, como educamos al soberano???

  2. interesantes las observaciones.. lo que no me quedó claro si Macri es un ejemplo de la nueva política o quiso perfilarse de tal forma pero no lo logró por “la falta de ideas”? La conclusión del artículo es que más allá de la figura del presidente argentino – en el mejor de los casos una figura transitoria – que la anti-política no existe? que un político debe dedicarse sí o sí a la política?

  3. Muy buen artículo, agregaría a la descripción acertadísima de la débil personalidad política de Macri lo siguiente: hicieron -Macri y la estudiantina que lo rodea más el consultor ecuatoriano-, un mal diagnóstico de la grave situación de crisis de décadas agravada por el saqueo K. Acorde con un estilo light de vida política y personal hicieron un diagnóstico light de la situación. Y la gravísima crisis argentina se los comió. Para pesar de los millones que sin ser macristas queríamos que le fuera bien al gobierno…y al pais. Estoy garabateando unas líneas que espero enviárselas: De Perón a Macri, Los malos diagnósticos que enfermaron al país.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: