Mucha ideología, pero poca grey para Bergoglio durante su gira

©Teresita Dussart. Todos derechos de propiedad intelectual y reproducción reservados

El vuelo fallido de la paloma de paz entregada por un niño en la ciudad de Trujillo (norte del Perú) al Papa Francisco resume alegóricamente una semana de gira papal en Perú y Chile. Una visita sin vuelo, para un contenido sin altura. La evacuación de las cuestiones morales y religiosa en el discurso bergoglioano, reemplazadas por una recurrente lectura ideológica de todos los acontecimientos que atraviesan el mundo parece empezar a cobrar severas perdidas entre la grey de la Iglesia.

Bergoglio actúa como los locutores de televisión de su país: comenta su contemporaneidad con estereotipos vencidos. Medio ambiente, vida de los presidiarios, indigenismo radical: el Papa no puede departirse de una patraña militante. Discurso echado en cara de personas que viven realidades complejas y disponen de una opinión mejor fundada sobre los tópicos preferidos de Francisco. Gente que espera del jefe de su Iglesia algo más que una actitud de activista de ONG.

Buenos pobres, malos ricos

Donde más quedó en evidencia el fiasco de la visita papal fue en Chile, durante la Misa en Lobito de Iquique. Desde el helicóptero se observaba un descampado prácticamente al desnudo. Lo mismo ocurrió en el Santuario Nacional del Maipú. Como si los fieles habiendo tomado cabida de la prosopopeya oblicua del Papa peronista, se consideraban desinvitados. Francisco dispensa una visión angélica del pobre, del reo y de básicamente toda aquella persona habiendo conculcado contra la doctrina de su institución. Por oposición deja entrever una visión mezquina de la clase media y de la persona sin antecedentes penales. Ese sesgo ideológico genera situaciones paradójicas como saludar a ateos con efusión y despreciar a fervientes católicos, algunos lindado el fundamentalismo, tal como Sebastián Piñera. El presidente electo chileno fue tratado con una sequedad lindando el incidente protocolar por parte del Vicario de Cristo. Francisco no sería el primer papa ateo. Pero su raro síndrome no remite a un espíritu renacentista o alguna forma nueva de ilustración. Bergoglio simplemente sobreactúa una ideología marcadamente izquierdista y setentista porque es una manera de hacer olvidar que durante la última dictadura su comportamiento distó ser el que sus panegiristas Andrea Tornielli (Vatican Insider), Elizabeth Piqué (La Nación); Sergio Rubin, (El Jesuita, libro-entrevista muy complaciente) plasman para la posteridad.

El papa peronista habla a las masas o no habla. Habla por eslóganes. Es populismo puro.

Francisco abordó la cuestión de la corrupción en Perú donde Pedro Pablo Kuczynski se encuentra en caída libre tras haber otorgado prisión domiciliaria al ex presidente Alberto Fujimori, además de verse él mismo sacudido por la bomba de desfragmentación Odebrecht. “Gran parte de Latinoamérica sufre la decadencia y el embate de la corrupción. El caso Odebrecht sólo fue una parte chiquita. Estamos en crisis por la corrupción”. Nunca es vano repetirlo, por más obvio que sea. El problema es que Bergoglio ya lleva cinco años en el Vaticano y ser corrupto parece ser una condición sine qua non para ser recibido por él. Por lo menos en lo que atañe a sus compatriotas. Prostitutas de alto vuelo o modelos como las llaman en Argentina, sindicalistas corruptos, narcos y políticos altamente comprometidos en casos de robo inambiguo obtienen audiencia papal cuando otros lo reclaman durante años. A Bergoglio le cae bien el pecado, y parece tener una predilección por la corrupción al estilo peronista.

Leyenda negra, indigenismo y pureza etnica como derecho

Sus homilías también enfocaron con gran escenificación la cuestión indígena. Específicamente aquella que remite a la franja de pueblos originarios que más hacen hablar de ellos a través de la violencia y la extorsión: los mapuches. El criollaje, la extraordinaria riqueza étnica de la región y la cultura que derivó de ella a lo largo de los siglos, no son valores positivos para el prelado que en Europa aboga por la invasión de migrantes. En América Latina prefiere el discurso de la pureza étnica, aunque aquí lo llame derecho de los pueblos.

En una versión repetida incansablemente sobre la Leyenda Negra de la institución que encabeza y de España, reiteró el verso sobre la culpa original. “Hay que dejar de lado la lógica de creer que existen culturas superiores o inferiores”. Los interesados no se lo agradecieron. El riesgo de acampar sobre posturas extremas es que en la radicalidad siempre se puede ser corrido por más radical que sí. El Papa Francisco fue objeto de más manifestaciones de hostilidad por la franja más xenófoba del movimiento mapuche que cualquier otro jefe de Estado visitando Chile estos últimos diez años.

Ya en el Chiapas en 2017 espetó alguno de sus estereotipos preferidos: “Algunos han considerado inferiores sus valores, su cultura y sus tradiciones. Otros, mareados por el poder, el dinero y las leyes del mercado, los han despojado de sus tierras. ¡Perdón, hermanos! “. No parece importarle al Papa que desde el siglo XVI, misionarios, entre otros de la misma congregación que él, jesuitas o dominicanos, se adentraron en la peligrosa Amazona, donde cualquier insecto puede matar y nunca la abandonaron para ayudar a las poblaciones locales. O qué España construyese en mismo tiempo, a miles de kilómetros de sus costas, universidades totalmente ajenas a la lógica de la “economía de mercado”. América para la Iglesia y para la corona española no fue una buena operación financiera.

Tampoco es seguro que Bergogliosea sea católico. La boda que celebró en vuelo a dos tripulantes al estilo de un wedding planer en las Vegas es equivalente a un buldócer que hubiese arrasado con todos los concilios sobre los sacramentos de la Iglesia en unos pocos minutos.

Basta leer Torribio Medina, Guillermo Furlong, Vicente Quesada, o repasar la extraordinaria modernidad del debate de la Junta de Valladolid entre 1550 y 1551 para entender el caso importante que los primeros colonos o misionarios hacían del respeto de los derechos originarios mucho antes que los derechos humanos fuesen reducidos a su esencialismo, como está de moda decir. Quesada reporta de los reclamos de caciques araucanos para que funcionarios españoles se desplieguen en sus territorios a modo de arbitrar sus internas y garantizarles seguridad. Pero Bergoglio no lee. Por sobre todo ni es totalmente europeo, ni es totalmente americano. Tampoco es seguro que sea católico. La boda que celebró en vuelo a dos tripulantes al estilo de un wedding planer en las Vegas es equivalente a un buldócer que hubiese arrasado con todos los concilios sobre los sacramentos de la Iglesia en unos pocos minutos. Cuesta creer desde una perspectiva religiosa que un Papa católico se haya prestado a semejante desacralización.

Esta nueva gira revela la magnitud del lastre que representa la cultura peronista cuando la radiación supera su territorio cautivo. La Argentina de la generación de Bergoglio se auto expulsó del mundo occidental y se constituyó en una suerte de satrapía neo-mussoliniana. El peronismo que encarna subliminalmente Bergoglio es el de la lógica de las masas que el periodista español José Ortega y Gasset venia describiendo en los años 30 en el periódico, La Nación, de lo que era entonces una Argentina ilustrada. La radicalidad existencial, el individualismo en la expresión de un yo crítico, un yo pensante y despierto le es totalmente ajeno a Bergoglio. El papa peronista habla a las masas o no habla. Habla por eslóganes. Es populismo puro. Juan Pablo II durante su visita a Chile dijo “El genuino espíritu critico no puede apartarse con la simple denuncia de los males existentes”. Otro mundo. La única cuestión que queda en suspenso es: si Bergolglio es síntoma o causante del ocaso de la Iglesia católica.



Categorías:Latin America, Sociedad

Etiquetas:, ,

2 respuestas

  1. Excelente comentario. Coincido totalmente

    Me gusta

  2. Genial visión. Nada más certero, felicitaciones. Fiel a su estilo, esa pluma ¡Quema!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: