Ara San Juan más preguntas que respuestas

©Teresita Dussart. Todos derechos de propiedad intelectual y reproducción protegidos

Tras una semana de silencio sepulcral para el submarino ARA San Juan, desde aquella última comunicación el 15 de noviembre del Capitán de Fragata Pedro Martin Fernández, señalando el fallo de una de las baterías, este jueves llegó por un sendero algo heterodoxo una comunicación oficial asentando la tesis de la explosión. Rafael Grossi, Embajador de Argentina en puesto en Austria y experto en cuestiones de desarmamiento nuclear remitió a la Armada Argentina, una información sobre un “evento violento” que se habría producido en la nave. En palabras del vocero de la institución, se trataría de “un evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear, consistente con una explosión“, que habría sido registrado por la Comisión de Prohibición definitiva de Pruebas Nucleares, CTBTO. Esa huella hidroacústica se habría producido cerca de lo que sería la última posición conocida del ARA San Juan, es decir cerca de Ushuaia y son dos estaciones del CTBTO muy alejadas una de otra, la HA10 (Isla de Ascensión) y la estación HA04 en Francia, (CROZET) que habrían captado la frecuencia.

El precedente Kursk

Esa señal habría sido emitida tres hora y 21 minutos después de lo que, a priori, sería la última comunicación de Fernández el miércoles pasado. (13.51GMT- 10.51 hora argentina). En ausencia de transmisión de una baliza de socorro se debería inferir que toda la tripulación murió como consecuencia de la explosión.  ¿Pero qué tipo de explosión sería lo suficientemente violento  para ello? ¿ Y por qué el apagón de todos los sensores? Para hacerse una idea, parte de la tripulación del submarino nuclear ruso el Kursk sobrevivió a dos explosiones a pocos minutos el 12 de agosto de 2000. Una primera del equivalente de 100kg de TNT y, pocos minutos después, del equivalente de 3 a 7 toneladas de TNT. La parte de la tripulación en la sección 9 del sumergible resistió varios días hasta morir ahogada, otros por falto de oxígeno, otros por incendios. El submarino no toco el fondo del mar enseguida. Tras la primera explosión se mantuvo en una línea de flotación a 100 metros de profundidad y luego con el peso del agua se hundió a 380 metros. La tripulación pudo emitir varias señales de destreza. Esa profundidad sería también la del ARA San Juan, si su ubicación corresponde a la explosión registrada por el CTBO.

 

En ausencia de transmisión de una baliza de socorro se debería inferir que toda la tripulación murió como consecuencia de la explosión. ¿Pero qué tipo de explosión sería lo suficientemente violento  para ello?

 

Lo que sorprende por parte de la agencia onusiana es el porqué tardar tanto en informar de ese “ruido anómalo“, siendo el submarino objeto de un rastrillaje de 500.000 km2 desde hace una semana. Se debe remitir a la catástrofe aérea del vuelo MH370 para comparar el nivel de la coalición congregada para la ubicación del Ara San Juan de la cual se destaca Estados Unidos que ha puesto a disposición cuatro batiscafos, un avión, equipos submarinos, el Reino Unido y su Hércules TC-69, España, Francia, Uruguay, Alemania Chile, Colombia, Brasil. Por otra parte, el CTBTO solo emite informes sobre incidentes nucleares y el ARA San Juan no es un submarino nuclear. Difícil no ser atravesado de la sospecha de una maniobra diplomática para acelerar una salida de crisis política, corriendo el riesgo de ser malpensados.

Una tragedia como la que está viviendo Argentina tiene un costo político. El accidente del Kursk pudo ser el fin de la carrera de Vladimir Putin, entonces flamante presidente. Putín había proseguido sus vacaciones antes de tomar personalmente cartas en la gestión de crisis. En Argentina, se tardo dos días en tomar el pulso de la situación y tomar providencias a defecto de aplicar protocolos. Se perdieron varias horas probablemente irrepetibles en lo que hace a la seguridad de las personas a bordo.

La presión mediática provino de los medios internacionales que le dedicaron al hecho su portada durante varios días a pesar de una agenda abultada en política internacional. La prensa nacional le hizo eco acordando al hecho el lugar que se merecía en sus columnas. El estado de manutención de la nave, la ausencia de informaciones y de hipótesis para explicar su desaparición,  la ausencia de una real instrucción para descartar factores criminales, el cinismo en la transmisión de informaciones erráticas a familias cuyos alegados yacen en un sarcófago de acero, todo ello, generó muchas críticas y descontento.

Lo más triste que vino a transparentar la tragedia es el poco precio de la vida de los hombres y mujeres del interior que conforman las Fuerzas Armadas argentinas. Más que política, la grieta es sociológica. El mundo castrense no representa un estamento elitista en la percepción de la opinión pública, a pesar de la preparación técnica que exige revistar en ciertas armas. Basta ver los nombres de los 44 muertos para entender que no son porteños. La mayoría proviene del Norte argentino y de la zona cuyana, de donde surge el argentino viejo, así como se podría decir el castellano viejo. El argentino del interior es el más apegado a los símbolos patrióticos, pero también es el más pobres. Las academias militares no son codiciadas por la Juventud de la elite argentina y su muerte no suscita duelo nacional o por lo menos no con un auténtico fervor. El 15 de diciembre de 2015 murieron 42 gendarmes en Salta y el caso salió de los medios en un abrir y cerrar los ojos.

 



Categorías:Argentina

Etiquetas:, , ,

2 respuestas

  1. Faltan muchos mas corresponsales y periodistas objetivos, como Ud. ,que vislumbren y se atrevan a trasmitir la verdad; personas inteligentes desprovistas del egoismo clasista xenofobo que impera entre habitantes de un mismo pais.

    Le gusta a 1 persona

  2. Olá, querida Terê, Como vai? Parabéns pelo artigo. Muito triste essa situação… Um beijo, Saudades, Deise

    *Deise Marques*

    2017-11-23 23:52 GMT-02:00 Relaciones Internacionales y crónicas de Nueva

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: