El (pen)último autogol del kirchnerismo

Y la (pen)última elección ganada por el macrismo gracias al efecto repulsión al kirchernismo y no por resultados propios. 

 

©Teresita Dussart. Todos derechos de propiedad intelectual y reproducción reservados

 

No habían dado las 20 en Argentina que las campanas ya daban por ganadora la coalición Cambiemos en la contienda legislativa.  Y no se equivocaron. Cambiemos arrasó en quince distritos, los más importantes del país, incluida la Provincia de Buenos Aires aunando a las 22.30 42% de los votos, resultado aún no oficial que se puede afinar en las próximas horas. El kirchnerismo le sigue por mitad con 20% de los votos. El macrismo tendrá que construir alianzas con el peronismo tradicional que suma casi 16% de los votos. La extrema izquierda reúne por su parte menos de 8%, suficientemente para ser un factor de obstrucción a tomar en cuenta. Indudablemente, la elección de medio plazo otorga un neto voto de confianza al presidente Mauricio Macri para el resto de su mandato y de la mitad del que viene, si decide representarse en 2019, como todo indica que hará.

La variable de ajuste de la campaña tuvo por tristísimo protagonismo el caso Santiago Maldonado. El miedo del gobierno del presidente Macri era que la tragedia del joven y su cínica instrumentalización por parte del movimiento antisistema de la autoproclamada “Resistencia Ancestral Mapuche” (R.A.M) – , fuertemente respaldado por agrupaciones kirchneristas -,  impactase negativamente en las elecciones legislativas. La nebulosa kirchnerista ejerció todo tipo de presión ocupando principalmente la calle y los titulares de la prensa nacional e internacional, acusando el gobierno argentino de “desaparición forzosa”: un término que retrotrae a la represión de la última dictadura. Parece que efectivamente esa muerte sí impactó en el curso de las elecciones, pero fue en contra del kirchnerismo.

El voto del domingo castigó el cinismo y consolidó un dique de contención que podría ser terminante para las falacias del relato irresponsable y populista del kirchnerismo.

Durante toda la campaña el kirchnerismo desplegó la matriz acusatoria habitual elaborando sobre los antagonismos de los 70 y los derechos humanos selectivos a través de sus organizaciones motivadas tanto por el redito político como económico. Es por una infidencia de un testigo parte del grupo que se dio paso a una nueva situación criminal dándose a conocer que la RAM siempre supo donde se encontraba el cuerpo y qué le paso a Maldonado.  Intentar sacar redito a la muerte (y tal vez condicionarla) fue demasiado histriónico, incluso para los estándares peronistas. “En el populismo no hay amor sin enemigos, y nadie individúa a un enemigo sin sentirse su víctima real o potencial “dice Daniele Giglioli en su ensayo “Critica de la víctima”. Esta elección demostró que la usina a producir enemigos fundados en el odio y el miedo ya no funciona en Argentina. El voto del domingo castigó ese cinismo y consolidó un dique de contención que podría ser terminante para las falacias del relato irresponsable y populista del kirchnerismo.

La próxima elección Mauricio Macri tendrá que ganarla sin el espantapájaros Cristina.

Antes de la victoria del domingo, la estrella de Mauricio Macri empalideció mucho desde su triunfo de diciembre 2015, a medida que pasaban los meses y se hacía sentir la ausencia de aquellas reformas tan esperadas. Con esta mayoría, el presidente ya no tiene pretexto para dilatar la puesta en práctica de aquello por lo cual fue electo que no es ni más ni menos el famoso “Cambio”. Argentina padece de un problema que es su falta de competitividad. Resolver eso debería ser su causa nacional Nª1. El made in Argentina no es exportable por falta de valor agregado, su economía no atrae las inversiones extranjeras en comparación con otras economías emergentes, el empleo que se crea sigue siendo principalmente empleo estatal, es decir no es riqueza, es lastre. Las reformas económicas y societales, como la educación para transformar su recurso humano en más competitivo y erguirse, si no a nivel de un país del primer mundo, al de países de la región es una deuda pendiente. Necesita mejorar sus argumentos estructurales para negociar ventajosamente grandes acuerdos con la Unión Europea y otras regiones del mundo. Es mucho lo que tiene por delante el gobierno de Macri. El pueblo le acaba de otorgar todas las llaves de la ciudad, pero le dice también, ya no estamos para engaños. La próxima elección Mauricio Macri tendrá que ganarla por sus resultados sin recurrir al espantapájaros Cristina.

Donate

Did you like it? Help this blog to keep active.

$20.00

pantapájaros Cristina.



Categorías:Argentina

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: