El golpismo catalán bajo influencia de una cierta argentina

© Teresita Dussart. Todos derechos de propiedad intelectual y reproducción protegidos

El bochorno del referéndum ilegal del 1ª de octubre hundió el Govern de Carles Puigdemont en un derrotero judicial, institucional y político cuyas consecuencias son difíciles de predecir. Puigdemont en una declaración a las 22.30 subió la apuesta anunciando que trasladará los resultados del referéndum más surrealista de historia electoral al Parlamento Catalán. A pesar de las abrumadoras evidencias de individuos votando en varias mesas, del cambio de reglas del propio Govern durante el día, estableciendo un “voto universal” instituyendo ipso facto el poder votar en cualquier lugar sin presentar DNI, de la constancia de niños habiendo votado, de las boletas caseras, de las urnas trasladas en bolsas de basura por particulares y mucho más, Puigdemont considera que ese mamarracho satisface sus estándares de representativad y concede a Cataluña el derecho a la independencia. “Hemos ganado el derecho a ser independientes”. No es menester aclarar que la mayoría de los catalanes, no catalanistas, no participó del referéndum militante.

La jornada del domingo también dejó a las claras la deslealtad de los Mossos de Esquadra, incumplimiendo las órdenes del Tribunal Constitucional y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Incumplimiento que por momentos se tornó obstrucción a la acción de la Policía Federal. Los Mossos ya venían muy desprestigiados por su actuación antes y después del atentado del 17 de agosto pasado.

Ninguna capital europea ha respaldado la tentativa golpista del 1-0. Paolo Gentiloni, Primer Ministro italiano, había reiterado durante la jornada del domingo su repudio a un acto que contraviene a la Carta Magna de un Estado miembro. La herejía institucional no fue acogida por ningún gobierno del mundo libre. Lo que sí existe en el escenario internacional, es un país que se ha dedicado a politizar una pasión hispanofóbica ensalzada de una propedéutica populista, con un enfoque especial en Cataluña. Ese país fue Argentina durante la era kirchnerista.

 

La Argentina de los Kirchner fue a la expansión del populismo lo que Arabia Saudí es a la expansión del islamismo suní. Y sigue su derrame de “venas abiertas” a través de los variopintos entes creados por el kirchnerismo, a pesar del cambio de gobierno surgido en 2016.

 

La Argentina de los Kirchner fue a la expansión del populismo lo que Arabia Saudí es a la expansión del islamismo suní. Y sigue su derrame de “venas abiertas” a través de los variopintos entes creados por el kirchnerismo, a pesar del cambio de gobierno surgido en 2016. Como para el wahabismo, el populismo argento dispone de predicadores disfrazados de corderos en su obra de coloniaje. Entre esos personajes se encuentra el rosarino Pablo Echeñique, Secretario General de Podemos a nivel nacional y Secretario General de Aragón. Otro es el tucumano Gerardo Pisarello el cual vive en Barcelona desde 2001. Gracias a la doble nacionalidad ha logrado ser Primer Teniente de Alcaldía de Barcelona. Es uno de los fundadores del “Procés Constituent de Catalunya”.  La independencia no es la única meta que preconiza Pisarello. La otra es el fin del capitalismo en Cataluña. También aboga por perlitas como la expropiación de la banca privada. Es autor de varios libros, todos del mismo tinte. Uno de ellos, anuncia claramente como concibe su contribución al país que tan generosamente le ha hecho lugar: “Proceso constituyente. Camino para la ruptura democrática.” Lo que muchos no parecen anoticiarse, es que el Proces no es solo secesionista. Es bolivariano, cristinista, chavista. Puede haber una revolución dentro de la revolución como la hubo en Irán entre 1979 y el principio de la guerra en 1981 con Irak y mutar de piel, pero el Proces es un proyecto comunista en el sentido más literal de la palabra.

Tal vez no sea más que casualidad, pero los lazos tejidos entre catalanismo y kirchnerismo durante la última década son concomitantes del revival nacionalista identitario, en todo caso de su radicalización. El peronismo ortodoxo de la pareja Kirchner en su construcción ultra nacionalista, neo-mussoliniana, caló hondo entre las huestes podemitas y los adeptos de la nebulosa antisistema a tales alturas que Buenos Aires se convirtió en una suerte de Meca para ellos.

Los contactos entre la Cámpora, la unidad militante más fanática y mejor rentada de Cristina Fernández con el marginal, aunque influyente partido “Candidatura de Unidad Popular” (CUP) tanto como Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) fueron casi osmóticos.  Podemos por su parte realizó varios peregrinajes a Buenos Aires, donde a menudo fue recibido con bombos y platillos al más alto nivel del Estado, y si no fue por la madama en persona, fue por algún que otro representante de esos grupos de choque del peronismo obrando a la imposición de la política del miedo de la viuda Kirchner. Algunos de ellos se encontrarían un día en el informe del ex fiscal Alberto Nisman.  De unos de esos encuentros queda para la posteridad en el portal del ente “Centros de Estudios del Sur” (ww.cedesur.org), una entrevista a Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos, en la Universidad de las Madres en la cual se expide sobre su peculiar sentido de la representatividad electoral: “entendimos que había que inventar algo nuevo que sacara lo mejor de la democracia representativa y participativa, y evitara los errores de ambas.” Iñigo Errejón también participó de esos encuentros.

Cataluña provincia 25 de la Argentina kirchnerista

Carlos Firmenich, jefe de la organización terrorista Montoneros quien tan bien supo acomodarse con los militares mientras entregaba su base a la represión, vive en Barcelona desde varias décadas. Su hijo Facundo fundó una filial de la Cámpora en Cataluña: Cámpora 25. El numeró se refiera a la vigésima quinta provincia argentina que es lo que sería Cataluña para la Cámpora. Facundo Firmenich funge como agente encargado del debriefing de Podemos. El hijo ha sabido rentar la pyme ideológica, fondo de negocio familiar, necesariamente prebendarío y es quien dirige Cedesur, organismo que se ha beneficiado de ubérrimas subvenciones del kirchnerismo. ¿Fue la desestabilización del Estado español, tan odiado uno de los objetivos de los esposos Kirchner?

Lo cierto es que Barcelona fue una prioridad en la expansión propagandística internacional de la pareja Néstor y Cristina y no solo a través del vehículo La Cámpora que vendría después. Desde sus albores, el kirchnerismo a través de varios académicos estratégicamente interpolados en la vida universitaria catalana obró a construir redes en la ciudad condal. Delfina Rossi, la hija del entonces ministro de Defensa, Agustín Rossi, de origen italiano, fue candidata eurodiputada por “Iniciativa per Catalunya” (ICV) en 2014. El año siguiente tras haber perdido las elecciones fue nombrada con tan solo 26 años directora del Banco Nación. Son recurrentes las personalidades de primer círculo K que convergieron en acciones de aceleración y radicalización del secesionismo catalán.

Ese sentimiento de odio hacia los españoles alcanzó su epifanía al momento de la confiscación de YPF-Repsol en 2012 y fue celebrado por todo el arco político argentino, incluyendo figuras destacadas de la actual mayoría, con expresiones explícitamente xenófobas hacia los “gallegos”. Ese momento constituyó una incubadora de lujo para los radicales podemitas y sus satélites antisistema.

Extorsión, amedrentamiento, listas negras, instrumentalización de listas digitales privadas, acoso a la prensa internacional (Reporteros Sin Fronteras emitió un comunicado para condenar la coacción ejercida por el Govern y sus adláteres), adoctrinamiento de menores: ¿de dónde vienen esos modales?  Es el método Laclau-Kirchner. Consiste en eliminar todas las pautas historiográficas y pegar el salto sin cargo de consciencia hacia el revisionismo propagandístico para justificar la violencia y la corrupción. La narrativa victimista, el pastiche de heroicidad como escenificación de una lucha contra una supuesta dictadura inventada de todas piezas es la clave del fascismo 2.0. En propaganda es estudiado como modalidad de transfer. Reprochar al otro, aquello que se busca imponer. Técnica sobradamente conocida en Argentina donde aún no se ha disipado el recuerdo de la instrumentalización de los Derechos Humanos por los Kirchner para abrogarlos hasta donde pudieron.

 

Donate

Did you like it? Help this blog to keep active.

$20.00

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: