Prensa argentina: vidriera porno de la república

La peor prensa de América Latina

©Teresita Dussart. Todos derechos de propriedad intelectual y reproducción reservados. (es decir no copiar)

Amberes, ciudad portuaria, tiene su barrio mal famado de neones rojos donde se exponen desde hace décadas los cuerpos de las jóvenes llegadas la mayoría de las veces a través de redes de trata. París tiene su Rue Saint Denis, donde se exponen señoras de más de 60 años, meretrices de toda una vida, generalmente independientes. El siniestro escaparte prosigue en la clandestinidad en los bosques llegado el crepúsculo, especialmente en el famoso Bois de Boulogne que a esas horas deja de ser un paseo familiar para ceder el lugar a todo tipo de gatos pardos y los nuevos engendros de la indefinición sexual.

Buenos Aires, sea por falta de espacios verdes, porque ser hijo de puta no es necesariamente un insulto sino en ciertos estamentos un dato filiatorio, no necesita de submundos. Dispone de la prensa. No la prensa especializada, esa que se lee en el baño, sino la mismísima prensa generalista. Ese es uno de los rasgos que más sorprende al extranjero que descubre el país. La extraordinaria vulgaridad de su periodismo.

Desde que el kirchnerismo, sus escándalos de corrupción y otras excentricidades de mal gusto de la señora Fernández y su prole ya no alimentan las columnas, o menos, con sus sórdidas historias que se escribían casi solas de tan inmanentes, es el vacío. Por otra parte, como con Mauricio Macri, todo escándalo es enseguida ahogado por lo que el presidente define como los “propios”: ¿qué queda por informar? Entre los “propios están los medios más leídos -Perfil, Infobae, Clarín y La Nación.  Son pocas, muy pocas, las notas de investigación que surjan de esos medios, a menos que los hechos tengan la antigua administración por protagonista y no pongan en peligro cierto equilibrio entre familias que supieron hacer negocios juntas. Más si se tiene en cuenta que el actual presidente no soporta mejor que su antecesora la crítica. Solo que a diferencia de los Kirchner, a él si le importa, y no poco, lo que se dice de su persona fuera de su país. Es un secreto a voces, pero la bajada de línea es implacable. Un secreto: por ahora. Clarín, como los jueces federales siempre son “oficialistas” por lo menos durante la primera mitad del mandato, pero si giran es en bloque y entonces sería cuando volvería el periodismo de investigación.

Queda que como la naturaleza odia el vacío, esos medios tuvieron que reemplazar el enorme blanco dejado por el rubro “escándalos K” por algo que reditúe por lo menos tanto. Es poco decir que al periodismo argentino el mundo le importa un pito y mejor que así sea, porque hay que ver las barbaridades que escriben cuando se les da por reportar de lo que ocurre fuera de sus fronteras. El fútbol naturalmente sigue con rango de primera plana inderogable, pero las victorias internacionales ya no son automáticas y lo que si florece son las muertes y latrocinios infamantes en las banquinas.

Así es como las notas “caras” han heredado del espacio K.  Ya estaban muy presentes antes. Pero ahora pueden ser de tres a seis recuadros entre los temas salientes, casi siempre editorializados con rango de noticia pura. Y cuando uno dice “cara”, es por no referirse a lo que ve, porque lo que se expone son otros cachetes.

Lo propio de un editor es la jerarquización de la información. Es una de las primeras cosas que se enseñan en este arte que es transmitir información. Por eso resulta tan elocuente la importancia concedida a lo que en otro país sería considerado como propio del formato tabloide. Un ejemplo: en la contienda sobre la ingeniera política de “Cambiemos” en vísperas de las elecciones legislativas, tras la llegada algo inesperada (cuando no indeseada) por los jerarcas de la coalición de Martín Lousteau, ex embajador de Argentina en Estados Unidos, la nota que debía tronar entre las 10 más importantes del día se vio superada en el portal Infobae por un hecho mayor: “Laurita, su producción hot al desnudo pone celoso a Fede Bal”. Fede Bal es un jugador de futbol y Laurita una chica del ambiente que no necesita apellido.

En esa pelea de pura cepa arrabalera hay titanes. Como en todo bajo fondo su fauna compuesta de “modelos” o “actrices” es conocida solo por sus respectivos apodos. Se destaca una cierta “China Suarez” (que no es china), “Pampita”, Nicole Neumann, una mujer con un rubio teñido estridente,  una tal “Chipi”, Moria Casán, que no ya no se presenta, todos personajes a quienes les ocurre cosas más serias que los ensayos nucleares de Kim Jong-un. “Pepito Cibrián criticó a Moria Casán y ella lo destrozó: Como te… “. Otra: “La feroz pelea de Pampita con Nicole Neumann y la ‘Chipi’”.

Las obscenidades más enormes se exhiben desde los títulos y qué decir de los diálogos.  El vocabulario rebasa en rarezas lo que abarca la ley de género y algunas invitaciones a ir a hacerse hacer ciertas cosas son dignas de un Cirque du Soleil porno. Zola habría escrito una novela de 600 páginas de realismo social sobre la abominación de la prensa argentina y lo que revela de maldad y vulgaridad. Si la idea es de hacerse una idea de su sociedad, su nivel cultural, aspiraciones tampoco es una fuente confiable, porque el periodismo argentino, el peor de América Latina, es de lejos mucho menos informado que el ciudadano promedio de ese país.

Donate

Did you like it? Help this blog to keep active.

$20.00



Categorías:Argentina, Otro día en Argentina

Etiquetas:, ,

2 respuestas

  1. Hola Teresita. Es cierto. Cada vez menos calidad de contenido en los diarios. Por eso leo tu columna, ademas de Urgente 24, periodico tribuna y la politica online. Te mando un cordial saludo (pd: creo que Fede Bal no juega al futbol! Ja!!)

    Le gusta a 1 persona

  2. Muy interesante Teresita por cierto estamos en un nivel de mediocridad en periodismo nunca visto.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: