Tímido sí a la Satrapía en Turquía

 

©Teresita Dussart Propriedad intelectual protegida. Todos derechos de reproducción reservados.

Con un 51% de votos a favor del 98% escrutados del referendo para la reforma de la Constitución, Recep Erdogan acaba de lograr la apuesta que le puede llevar al poder en teoría hasta 2029. Algunos dirán que 51% es una muy corta mayoría para sancionar una enmienda que socaba en substancias las garantías del Estado de derecho y otorga a Erdogan casi el mismo nivel de poder que un sultán otomano.

Dentro de 30 días, el presidente emprenderá la primera reforma, que consiste en reducir de 22 a 13 miembros el Consejo de la Magistratura y Fiscales (HSK por sus siglas en turco) que eligen los jueces. Antes de la reforma, participaban de la elección la Corte de Casación, el Consejo de Estado y la Academia de jueces. En la nueva Turquía será una prerrogativa discrecional del presidente. Cuanto más que el texto propone también la eliminación del puesto de Primer Ministro. A partir de la implementación de esta parte de la reforma, en 2019 el presidente concentrará todos los poderes, incluido el nombramiento de los ministros, entre ellos el ministro de Justicia.

Erdogan puede proseguir su purga instaurada el día después del 15 de julio, en referencia a la tentativa alegada de golpe de Estado. Ya son más de 3000 jueces que han sido revocado en el marco del “Estado de Emergencia”. Con esta enmienda lo que quedaba de independencia judicial dejó de existir y con ella desaparece la seguridad jurídica. No obstante, en un análisis cortoplacista, los mercados habían apostado al sí en el referendo como garante de estabilidad.

Varias irregularidades fueron detectadas durante el proceso electoral del domingo. La agencia de noticias Reuters reporta que el Consejo Superior Electoral decidió avalar como medida excepcional el recuento de aquellas urnas no estampadas con el sello oficial. Varias voces se habían elevado en distintos puntos del país para denunciar su existencia como fraude.

La grieta entre las zonas más rurales del país y las zonas urbanas retrata sin sorpresa el antagonismo entre dos realidades nacionales irreconciliables. El de las grandes ciudades: Estambul, Ankara, Izmir, que votaron por él no, y el de las zonas menos desarrolladas, que votaron por el sí. Los Turcos de Alemania que provienen de las regiones más rurales de la meseta anatoliana votaron en una proporción de 63% a favor del sí, según la agencia de prensa Anadolu.

La percepción política de los turcos de Alemania, a veces doble nacionales, encarna la dicotomía entre su realidad personal y su nación interpolada en una Unión Europea con la cual el tronco de valores comunes es cada vez menor. A pesar de las negociaciones en vista de la adhesión del país euroasiático, Erdogan acaba de quemar esa nave y no parece poder hacer marcha atrás en una unión post Brexit, cuyos pueblos aspiran más a la consolidación que a su expansión. Ya ni el chantaje a los refugiados de Erdogan podrá ejercer de palanca para reinstalar un país gobernado por un hombre cuyo parecido con el difunto tirano de Turkmenistán Sapermurat Niazov es cada vez más desconcertante.

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, muy criticado por sus debilidades ante el chantaje turco durante y después de la crisis de refugiados, en un comunicado conjunto con la jefa de la Diplomacia de la Unión, Federica Mogherini, emitió una diplomática  advertencia en cuanto al clima de purgas:  «En vista de los resultados apretados del referendo y de las profundas implicancias de las enmiendas constitucionales, llamamos (…) las autoridades turcas a buscar el consenso nacional más amplio posible”. El responsable de la ampliación de la Unión, Johannes Hahn, no escatimó ocasión en los días previos para expresar las reluctancias que la nueva situación generaría ante la manifiesta deriva autoritaria del país.

« Las enmiendas constitucionales, y particularmente su aplicación concreta serán evaluados a la luz de las obligaciones turcas, en su calidad de candidata a la Unión Europea y de miembro del Consejo de Europa“.

La Unión Europea cada vez más lejos, la alianza con Rusia de principio del año que duró el tiempo de la evacuación de Alepo también en el retrovisor, no es sólo una Turquía nueva, es una Turquía sin aliados seguros de primera liga. Eurasia 2.0 duró el tiempo que los rusos acerquen pacíficamente los grupos terroristas financiados por Erdogan a su frontera en la ciudad del norte de Siria, Idlib. Grupos desplazados con su pertrecho militar, por explicito pedido turco. Entre esos grupos, se encuentra Harakat Noor al Din (parte de los “rebeldes moderados”), el grupo que utilizó armas químicas  el 2 de agosto en Alepo y filmó la decapitación de un niño palestino de 12 años.

Rusia, Turquía, Irán fue una alianza contra naturaleza que no parece haber sobrevivido a la teatralización de los acontecimientos no investigados en Jan Sheijun y la celebración por parte de Erdogan del bombardeo de la base militar siria en la provincia de Homs del 7 de abril.

A Turquía le queda Qatar y Arabia Saudí, cuyo régimen imita e Israel, quien entretiene intereses paradójicos con el sunismo radical, intereses que la crisis Siria ha trágicamente destapado.  También se encuentra pero en una medida difícil de estimar dentro del paradigma trumpiano, Estados Unidos. Este último país cuenta entre sus huéspedes a Fethullah Gullen, padre de la primer purga de Erdogan en 2011, y ahora convertido oportunamente en su “mejor enemigo”, gracias al cual Erdogan puede pergeñar la peor represión acuñada de lucha contra el terrorismo. Los terroristas que deben ser entendido como los opositores. Los verdaderos terroristas del jihadismo global y sus varias franquicias, desde Al Nusra a Daesh en Siria: la mayor parte de ese recurso humano ha entrado y salido por la puerta turca a cometer sus atrocidades.

——————————————————————————————–

Sobre el mismo tema:

Nuevo orden eurasatico

https://relacionesinternacionales.co/2016/12/26/nuevo-orden-eurasiatico/

Los rebeldes moderados por su nombre

https://relacionesinternacionales.co/2016/12/26/los-rebeldes-moderados-por-su-nombre/



Categorías:Asia Central, EUROPA, Islam

Etiquetas:, , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: