Misiles US destruyen la base que liberó Palmira de ISIS

La operación blitz contra la base militar aérea Shyrat, al este de Homs, ha arrasado con una herramienta estratégica de lucha contra el yihadismo global. Desde Shayrat, Siria reconquistó Palmira hace tan solo tres dias. Dos horas después del ataque americano, el grupo de Al Bagdhadi se dirigía de vuelta hacia la ciudad milenaria en perfecta sincronización.   

©Teresita Dussart Todos derechos de propriedad intelectual y reproducción reservados.

El flamante presidente Donald Trump acaba de darle un golpe mortal a la base aérea militar de Shayrat, en la provincia de Homs, aprobando el lanzamiento de 59 misiles de crucero Tomahawks.  El ataque destruyó todos los tanques de petróleo de la base y de 15 aviones de combate. Seis militares habrían muerto de los cuales algunos no serían sirios, según la agencia de noticias Almasda news.

Sharyat no es cualquier base aérea. Es de allí que partió la unidad que reconquistó por segunda vez, hace tan solo tres días, la ciudad milenaria de Palmira, liberándola del yugo de la organización terrorista “Estado Islámico”. La presente administración US no ha utilizado ninguno de los canales habituales para dar a conocer lo que serían las pruebas que la base Shayrat fue utilizada para el bombardeo en Jan Sheijun el martes pasado. Tampoco han demostrado un principio de prueba ninguno de los servicios de inteligencia de los 40 países miembros de la coalición Escudo del Éufrates.

En diciembre, cuando las fuerzas rusas se concentraban en evacuar sin verter una gota de sangre los grupos terroristas sostenidos por Turquía, Jordania, Estados Unidos, Qatar y Arabia Saudí de Alepo, Palmira se veía invadida de nuevo por una horda de más de 3000 terroristas y sus vehículos, llegados de Irak, sin que ningún satélite americano detecte el movimiento. Fue tan solo el martes, cuando Siria reconquistó Palmira. Sin embargo, dos horas después del ataque de Trump, Isis aprovechando el vacío, emprendía el camino de vuelta hacia la ciudad milenaria. Esos movimientos como sincronizados entre Estados Unidos e Isis generan cada vez más dudas.  ¿ Se trató de una retaliación contra Bashar al Assad por el supuesto uso de armas químicas en Jan Sheijun o se trató de destrucción las capacidades de fuego de Siria para neutralizarla ante Isis? 40 naciones, entre ellas Arabia Saudí, Qatar, las mayores potencias del mundo, no pudieron acabar con una jauría de terroristas últimos de clase en 5 años. Las tropas sirias a pesar del desgastes de la guerra y de la multitud de focos enemigos abiertos habían logrado retomar Palmira. Ahora le han destruido una parte substancial de su defensa. Increíble.

Nadie puede ignorar que en Jan Sheijun, sud de Idlib (cerca de la frontera turca), donde ocurrió el supuesto ataque de gas sarín el martes, están acuartelados varios grupos terroristas de los que fueron evacuados de Alepo. La alegación de uso de gas por parte de las tropas regulares del Estado Sirio, obedeciendo a Bashar al Assad, merecería por lo menos una investigación como todo hecho criminal. Ante todo, porque ninguno de los actores en el terreno está libre de agenda. Varios grupos terroristas hicieron uso de armas químicas robadas al arsenal sirio o provisto por terceras partes. Se registran varias matanzas colectivas entre facciones antagonistas en el marco de la constante disolución, reconstitución, consolidación de entidades terroristas en su lucha por el poder.

En septiembre de 2013, Bashar al-Assad fue acusado por primera vez de haber atacado poblaciones civiles con gas en Ghoutta, en la periferia de Damasco. Bajo la presión de Vladimir Putin, se alcanzó una resolución para la destrucción de todo el arsenal químico de Siria. En el marco de la investigación se llegó a la conclusión que el ataque había sido perpetrado por los degolladores de Jaish al Islam. La propaganda de Ghoutta fue orquestada por los mismos que actuaron en Jan Sheijun, el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). Una organización totalmente afianzada a la Hermandad Musulmana y financiada por Qatar. Es la fuente la menos confiable posible. No obstante, sus informaciones son retomadas por todos los medios, hasta las grandes agencias de noticias como Reuters, a veces como propias.

Shayrat ha sido castigada. No por el Estado Islámico, sino por la nueva administración de la cual se esperaba que rompiera con la política de complicidad de Barack Obama y de la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton. Toda la campaña de Trump en cuanto a política medio oriental se fundó en una postura de ruptura con el “nuevo paradigma” de Carry Mathison[i], falsa ingenuidad con el sunismo wahabisado, las Primaveras Árabes y todo aquello que produjo  millones de muertos, desolación y destrucción por todas partes donde se impuso.

A partir del  6 de Abril 2017, se cayó ese mito. Trump acaba de actuar como fuerza proxy de retaliación no solo del grupo de Al Baghdadi sino de Fatah al Sham, es decir el Frente al Nusra, es decir Al Quaeda. Demostrando que los dos grandes ejes de la nebulosa yihadista, los cuales se separaron solo por una cuestión de colección de fondos pero cometieron sus estragos juntos en Irak hasta 2011, son ambos contemplados como participes necesarios a la wahabisation de Siria por sus patrocinadores.

Según el ministerio de defensa ruso, el ataque del martes apuntaba a un centro de acopio de armas químicas de terroristas. ¿No se debería por lo menos haber investigado tal aserción, teniendo en cuenta el precedente de Ghoutta, cuando Rusia  tuvo razón de temporizar, evitando a través de esa intervención que armas de destrucción masivas entren en manos de terroristas? No hubiese ameritado  alguna consideración hacia las partes más activas en el terreno, Siria y Rusia, que permitieron una evacuación impecable de Alepo mientras los consejeros del Pentágono comentaban la operación por CNN?

Trump seguramente acaba de congraciarse los comentarios de la prensa mainstream. Una decisión que le valdrá algunos like en Instagram a Ivanka. Pero las implicancias de este ataque son literalmente imprevisibles. Lo único que se puede ya tener por asegurado es el redespliegue, en este momento, de grupos terroristas envigorados en Homs, Mosul (Irak) y otros territorios de expansión yihadista.

Donate

Did you like it? Help this blog to keep active.

$10.00

 

[i] Alución al personaje central de la serie Homeland en la Temporada 6 cuando aparece la noción de “nuevo paradigma”, que fungió durante la era Obama/Clinton.

Sobre el mismo tema:

https://relacionesinternacionales.co/2016/12/26/los-rebeldes-moderados-por-su-nombre/

 



Categorías:Medio Oriente, Terrorismo

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: