No a Renzi, a Europa e incidentemente a la reforma

matteo

©Teresita Dussart Todos derechos de reproducción reservados.

Un referéndum es un ejercicio de estilo difícil. O la pregunta está en fase con el objetivo que quiere lograr el que pregunta o se convierte en un plebiscito contra el que hace la pregunta. Para Matteo Renzi, presidente del Consejo Italiano, la consulta del 4 de diciembre se convirtió en la segunda opción. Casi 60% de la población le dijo no a su reforma de la Carta Magna que debía ofrecer una estabilidad política a la península, la cual desde 1945 ha visto pasar 62 predecesores en el sillón ocupado por Renzi por unas horas más. Entre los aspectos más sensibles de la reforma estaba el punto que consistía en terminar con el “Bicameralismo Perfecto”, al limitar al Senado el número de senadores, reducirlos a una competencia territorial y retirarles la prerrogativa institucional de hacer o deshacer el Poder Ejecutivo a través del voto de confianza. Ese último punto, en caso de “Sí”, hubiese acercado la Constitución italiana a la Constitución francesa, con un sistema más presidencialista.

Fue un voto de rechazo a la persona de Matteo Renzi, presidente del Partido Democrático de centro izquierda. A Renzi, los escándalos de corrupción de su padre Tiziano Renzi, aunque sobreseído recientemente por la Fiscalía de Génova, y su currículo valetudinario, centrado en el ser hijo de, no le otorgaban el carisma necesario para lograr el desafío monumental de tal reforma, la cual exigía un liderazgo político mucho más asentado. El argumento principal de Renzi fue en resumen: “soy joven (41) vengo con algo nuevo”. Pero su reforma abocada en otorgarse más prerrogativas, resultó ser tan vieja como la mismísima Roma.

En esta jornada, Renzi se dirigirá al Quirinale, después de un último consejo ministerial, para ofrecer su dimisión al presidente de la República, Sergio Mattarella. Existe la posibilidad de que el presidente le pida que se quede hasta formar un nuevo gobierno, pero las palabras de Renzi, tomando acta de su derrota, parecen descartar definitivamente tal posibilidad. El escenario más creíble de ahora en más es la creación de un gobierno de interín o gobierno técnico, el cual podría ser liderado por Pietro Grasso, el presidente del Senado, o Pier Paolo Padoan, actual ministro de Finanzas. El líder de la Lega (ex Lega Nord), Matteo Salvini, tanto como Beppe Grillo, fundador de la formación populista Movimiento Cinque Stelle (M5S) ya apelaron a nuevas elecciones, pero nada de ello se producirá en el marco institucional antes de seis meses.

Para la Unión Europea, el resultado del voto abre sobre un período de inestabilidad en Italia, percibido como un golpe casi tan fuerte como el Brexit. El substrato eurófobo del 60% de votantes del “No”, es innegable. Es un plebiscito anti Unión Europea, o por lo menos una consulta que permite medir el rechazo, si no a la Unión Europea, al euro. Un voto que augura un 2017 durante el cual la agenda política será dominada por la cuestión de la moneda europea y el enfriamiento del sentimiento comunitario. Es una patada más, aunque indirecta, en el trasero del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, aunque este no acostumbre darse por aludido.



Categorías:EUROPA

Etiquetas:, , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: