El gran destape

mullenamia11%20septiembre

Buenos Aires, Argentina

Ayer declaró Eamon Mullen, uno de los ex fiscales de la causa Amia, ante el Tribunal Oral Federal 2. Aportó los elementos contundentes sobre la entrega del vehículo que explotó ante la sede de la AMIA el 18 de julio a una camada de policías corruptos liderada por el entonces comisario Juan José Ribelli, hoy querella. A medida que se van sucediendo, las declaraciones indagatorias reflotan no sólo las circunstancias del hecho terrorista, sino los apellidos y el mapa de contactos que desde entonces hace a la mafia bonaerense. Tal vez no era ese el objetivo de la querella.

©Teresita Dussart. Todos derechos de reproducción reservados, sometidos a previa autorización del autor.

Ayer, el ex fiscal Eamon Mullen prestó declaración indagatoria durante varias horas. A lo largo de una audiencia de casi cinco horas desmenuzó los pormenores no sólo de la relación extorsiva entre Carlos Telleldín y el ex comisario bonaerense Juan José Ribelli, principal querellante en la causa contra el ex equipo investigativo del atentado a la AMIA; también se adentró en la historicidad de las pruebas del conjunto de los hechos previos a la entrega de la Traffic, el 10 de julio de 1994. Vehículo que ocho días después sería utilizado como coche bomba para el estrago que causó 85 muertes y centenares de heridos.

Con la declaración de Mullen tras la del ex juez Juan José Galeano, el cual reclamó[1] la reapertura de las causas criminales conexas de la camada de policías pertenecientes al esquema terrorista, el juicio entró en la fase del gran destape. Si la escenificación de un juicio donde los partícipes de los hechos están en posición de querellar a juez y fiscales constituía hasta la fecha una rareza, otro precedente antológico se está gestando a medida que se van dando a conocer las declaraciones indagatorias de los imputados. Los propios querellantes han abierto una Caja de Pandora, rompiendo el idílico universo de impunidad dentro del cual se movieron durante más de una década gracias al patrocinio político que los amparó. Ribelli y los acólitos de la mafia bonaerense prosperaron, ganaron en honorabilidad, se hicieron multimillonarios, moldearon el crimen organizado argentino en toda impunidad y podían seguir Carpe Diem. El juicio del cual son querellas los retrotrae a su pasado de delincuentes peligrosísimos. Probablemente no fuese esa la idea.

No creí que sería prudente hacer esta declaración antes”, explicó Mullen ante los jueces Fernando Gorini, Karina Perilli y Néstor Costabel. El juicio conocido como Amia II empezó el 6 de agosto 2015. “Nos imaginamos que este Tribunal todavía no iba a estar empapado de todos los detalles que tiene una causa de la complejidad que tiene ésta“. Mullen dedicó parte de su declaración del día de ayer a los hechos y testimonios obrantes a establecer la responsabilidad de los policías, no sin antes haber enfatizado que la colecta de pruebas fue anterior a aquello que creó el antes y el después de la investigación: la famosa entrevista entre Galeano y Telleldín. “No pedimos la detención de los policías en base exclusivamente a la declaración de Telleldín del día 5 de Julio de 1996”. Para quien no estuviese al tanto de la escenificación de los roles ante el TOF2 y hubiese asistido a esa audiencia, lo de ayer fue un  requisito en regla de un fiscal en un caso de terrorismo.

A partir de que se profundizó la investigación en torno a Telleldín y su relación con policías bonaerenses, empezó a ingresar cada vez más prueba que permitió luego concluir que la entrega de la Traffic a esos policías estaba enmarcada en el contexto de las extorsiones de las que fue víctima Telleldín. “ (…) “Todos vimos acá [TOF2] cómo esos policías hicieron agua cada vez que se les preguntaba sobre la camioneta Traffic que fueron a buscar a la casa de Telleldín en julio del 94, cuyo motor fue encontrado a los pocos días en las ruinas del edificio de la AMIA/DAIA”. Se sabe que Telleldin estaba detenido en la Brigada II de Lanús el 4 de abril de 1994, episodio que trae a colación Mullen. Su presencia en esa unidad era parte de una deuda mafiosa que se pagaría entre otras cosas a través de la Traffic.

Red de complicidades nuevamente expuesta

Mullen expuso nuevamente las contradicciones de Ribelli al respecto: el origen de “las llamadas desde un teléfono, que estaba a nombre de Ribelli, a la casa de Telleldín el 28 de mayo del 94, ni aunque hubieran reconocido la extorsión del 4 de abril, la hubiesen podido explicar”. Entre los tantos hechos expuestos nuevamente ante el TOF2, como lo fueron ante el TOF3 hace veinte años, uno de ellos deja entrever la intensa preocupación de Ribelli cuando se viene el aniversario del atentado. “En una conversación mantenida el 12 de julio de 1996 entre Ribelli y un tal ‘Meno’ se puede escuchar lo siguiente:

Meno: Ahí lo llamó el JEFE de POLICÍA al TANO y le dijo que vaya urgente arriba ‘que hay una mala noticia’.

Ribelli: Que lo parió…

Meno: Están reunidos… él… PIOTTI, PÉREZ CARREGA y el SUBJEFE…

Ribelli: Uh… ya sé lo que es esto…

Meno: Y ahí llamó el TANO que no se vaya el SUB-DIRECTOR

Ribelli: El tema de… de BASSI debe ser…

Meno: ¿De BASSI…?

No me digas que me muero…

¿Qué… andaba flotando de nuevo eso?

Ribelli: Y digo yo… CÓMO VIENE EL ANIVERSARIO…”

En su descripción, el ex fiscal hace hincapié sobre algunos apellidos artífices del ocultamiento de pruebas y hundimientos de la causa, entre ellos el Comisario Mario Naldi[2].  “Pero no sólo estaban estos dos policías [Diego Barreda y Mario Barreiro] en la noche del 26 de julio del 94 en la casa de Telleldín, sino que también se hizo presente otra persona que había trabajado para Naldi: Anastasio Irineo Leal. ¿Qué hacía Leal esa noche en la casa de Telleldín? El mismo Leal, alias ‘Pino’, que Telleldín dijo que había integrado el grupo de policías que se llevaron la Traffic de la casa de República al 100 el 10 de julio de 1994.

El entramado de complicidades y encubrimiento es tan denso y tan irrefutable que sólo una mano política de altísimo vuelo pudo hacer tabula arrasa de todo lo expuesto por el ex fiscal Muellen

Barreda y Barreido, agregó Mullen, estarían relacionados a la desaparición de los famosos 66 casetes por lo cual se formó una causa penal, que casualmente contenían los diálogos mantenidos entre estos policías y Telleldín. Esos casetes no son otros, para los memoriosos, que aquellos que Néstor Kirchner amagaba con poder hacerlos reflotar a todo momento, a buen entendedor…. Cómo no sorprenderse, parece decir Mullen, cuando y así como consta en la declaración de Telleldin de 1995 (hoy impactada de nulidad), Barreda y Barreiro pasaron a trabajar para Horacio Antonio Stiusso (ex director del Sector 85 o contraespionaje argentino hasta diciembre de 2015). No es “un detalle menor que estos dos policías inmediatamente pasaran a trabajar para Jaime Stiuso, de contrainteligencia de la SIDE”. Servicio que entonces estaba “a cargo” de ese material.

Unanimidad de los fiscales en el primer juicio

Un punto importante de la declaración del Mullen fue la disimetría entre los acusadores en el primer juicio y lo que queda después de 2004. Nisman se volvió acusador de sus ex colegas antes de ser probablemente asesinado el 18 de enero de 2015. De estar en vida, Nisman habría constituido una presencia incómoda para parte de la querella ya que se encontraba en la insostenible posición, siendo fiscal de la UFI Amia, de acusar a sus ex colegas por haber obrado y requerido lo mismo que él.

En el momento de los alegatos finales, el Dr. Alberto Nisman, y todas las querellas, menos Memoria Activa, acusaron a los policías Ribelli, Ibarra, Leal y Barreiro como partícipes del atentado, y les pidieron reclusión perpetua y el Dr. Nisman habló durante varias jornadas sobre toda la prueba que existía contra los policías”. Lo que no cambió fue el rol de Memoria Activa, organización de víctimas que actuó en total sintonía con la camada de policías bonaerenses. Lo hizo hace 22 años ante el TOF3 y lo sigue haciendo ante el TOF2 a través de una multiplicidad de gestos de connivencia tan notorios como incómodos con los partícipes del atentado que mató a sus familiares.

Mullen también evocó detalladamente el pago de 2,5 millones de dólares que Ribelli fue a registrar una semana antes del atentado apenas aterrizado de una viaje a la Triple Frontera y de sus contradicciones en el origen de los fondos, alegando primero que provenían de su padre, un jubilado ferroviario, en otro caso de un tío de su madre, y que habría querido registrar “50 años después, justo ese día”.

El entramado de complicidades y encubrimiento es tan denso y tan irrefutable que sólo una mano política de altísimo vuelo pudo hacer tabula rasa de todo lo expuesto por el ex fiscal Muellen en 2004. Esa mano política estará presente el lunes que viene. Cristina Fernández va a volver a declarar como lo hizo el 4 de diciembre de 2003[3], cuando fue el testigo decisorio que permitiría a esa camada de policías bonaerense corruptos salir a la calle y convertirse en sus socios mafiosos.

Si no cabe duda que Telleldin entregó la Traffic a Ribelli y que los 2,5 millones recibidos en la Triple Frontera son serios indicadores que el comisario bonaerense sabía del uso que se daría a tal vehículo, quedan a dilucidar las siguientes preguntas: ¿Quién en la provincia de Buenos Aires (porque fue decididamente de la Provincia de Buenos Aires que partió la orden) dio la orden? ¿Cuándo fue tomada esa orden? ¿Respondiendo a qué imperativo financiero y/o político? ¿Quién pago en Ciudad del Este a los terroristas argentinos? ¿Para qué interés por parte del patrocinador financiero? Mientras siga el destape, hay motivo de pensar que lo que está en el expediente construido por los ex fiscales y el ex juez pueda cerrar, de una vez por todas, el mayor misterio y escándalo de la historia contemporánea argentina.

———-

 

Ver notas sobre el mismo tema en este portal en el rubro: Amia

Si no fuera por el pago tendríamos perpetua

Unidad de crimen organizado al más alto nivel

Amia II Movimiento Evita dirige la partida

Amia I ¿Quién cómo y porqué organizó impunidad para los terroristas?

Amia parte II Víctimas de una matriz criminal aún vigente

Amia parte III Relaciones internacionales entre el esquema terrorista local y el Hezbollah

Amia parte IV De la Amia a Sueños Compartidos pasando por el Triple Crimen

[1] En este blog: “Galeano pide la reapertura de las causas contra la mafia bonaerense”

[2] Sobre Mario Naldi, en este blog: “La Mafia Bonaerense, retranscripción conferencia”; “Amia I. Quién, cómo, porqué quiso hundir la causa Amia”.

[3] En este blog: Documento declaración integral de Cristina Fernández ante el TOF 3



Categorías:AMIA

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: