Porqué estuvo este blog bloqueado

10603708_10203764157018768_3864695711510332064_n©Teresita Dussart

Como el año pasado, cuando el diario La Nación copió desde el título un artículo por el cual hacía pública las declaraciones de los custodios de la PFA en el Caso Nisman, presentando los documentos y el análisis como suyos, el mismo escenario se reprodujo esta semana. Un programa local, “La Cornisa” robó el material y por momentos veces frases enteras de una nota publicada en este blog: “Golpista y narco, el gremialista preferido de Cristina”. Han sido muchos los capítulos de efecto “fotocopiadora” desde que el blog existe, y el fraude a la propriedad intelectual siempre ocurre en el mismo país.

El open source se funda sobre una apuesta de generosidad que permite introducir en el debate público, información, análisis proviniendo de personas las cuales en algunos casos ostentan recorridos profesionales que antes habrían optado por proteger y no compartir con desconocidos. El corolario de esa idea es la norma, admitida por todos (y por la Ley) de reconocimiento de la propiedad intelectual, como valor inmaterial intangible. Entre otros motivos, porque el reconocimiento intelectual es el máximo salario del autor.

Eso resulta ser una apuesta extremadamente difícil en Argentina. En la retranscripción de la conferencia que di en la Universidad de Bolonia, sede Argentina,  “El Crimen nunca abordado en su dimensión organizada“, el 31 de mayo, subrayé la relación entre fuerzas de seguridad y crimen organizado, siendo el primero la cuna del segundo. Debería, para que el cuadro sea exhaustivo, haber descripto las relaciones incestuosas entre servicios y periodistas desde los años 70, por un lado y por otro, siempre. Un tema nada anecdótico, porque condiciona la calidad democrática y el nivel de información de los ciudadanos de este país, el cual ha ido deteriorándose por ese mismo motivo. Pasando de una sociedad altamente ilustrada a lo que es. Una relación incestuosas que no es la de subcontración de parte de la investigación, como existe en tantos países, a pesar de la denegación del hecho, sino una relación de subcontratación de la desinformación.

Ese tipo de vínculo es el telón de fondo de esas típicas “primicias”, fojas extraídas de expedientes filtrados por un juez preferentemente federal, de una carpeta de la Side/Si/Adi con o sin sobre. También hay oficinas que se dedican a vender informes reservados. Por fin está el recurso al robo totalmente desinhibido a periodistas que no necesitan fuentes porque la investigación la hacen ellos.  Especialmente cuando los ventiladores están apagados o, cuando llega la bajada de linea de hacer suya una información considerada como útil por un segmento del poder pero proviniendo de un periodista no afín, el cual no se debe reivindicar.

Mis notas no son solo el fruto de mi experiencia de periodista corresponsal en tres países anteriormente a Argentina. Son sobre todo el fruto de mi experiencia en materia de investigación para empresas privadas en terrenos complejos.

Si decido no cobrar la lectura de las notas es con la idea de que se mantengan en un circuito de gratuidad, no para que beneficien comercialmente a inescrupulosos copiones, que no he elegido, individuos formados dentro del acervo de la economía parasitaria. Inescrupulosos copiones, cuyas operaciones de desinformación causaron a Argentina, entre otras cosas, 24 años de causas judiciales que nunca llegan a resolución. Que es lo que precisamente en este blog, por la parte Argentina, me he dedicado, modestamente, y con cierto éxito, a dilucidar.

Este blog estuvo bloqueado porque la violación de propiedad intelectual ejerce una censura directa a la libertad de expresión, al desalentar los autores. Lo que yo me puedo permitir decir, una joven generación de periodistas independientes, no lo puede decir, con la misma franqueza, por la prepotencia de los transgresores y los malos hábitos enquistados.

NO ROBAR.



Categorías:Uncategorized

Etiquetas:, ,

1 respuesta

  1. Reblogueó esto en analectasblogy comentado:
    Es la primera nota que me encuentro sobre el robo a la propiedad intelectual aquí explicado por su víctima en este caso, la investigadora Teresita Dussart. Es de esperar que este artículo cale hondo en los propensos a considerar “free” cualquier investigación que encuentran desinteresadamente publicada en Internet.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: