La otra Triple Frontera

781455496452082 (1)

©Teresita Dussart Todos derechos de reproducción reservados. Eso incluye la reproducción en otros medios digitales.

El peso de la nueva Triple Frontera

Relación entre Pérez Corradi y Stefanini

Curiosos desplazamientos de los abogados y de la ex esposa

Cuando Broitman viajaba registrado como Side

Desde hace por lo menos dos años, Esteban Pérez Corradi, sindicado como el autor intelectual del hecho conocido como “Triple Crimen de General Rodríguez”, acaecido el 7 de agosto de 2008, no da constancia de vida alguna.  No se reconoció su voz en las escuchas telefónicas, no hay prueba de ADN de él, no hay huellas dactilares, no se dispone de ningún escrito, de una foto actualizada, nada de material al cual aferrarse. Lo único hasta la fecha que movió el pisto es el testimonio surgido ex nihilo, el 5 de agosto de 2015, y otro del cual no se puede hablar pero que aparece tan incomprobable como el primero. Si no está muerto, Pérez Corradi ya puede alardear de un esquema de fuga más eficiente que la del Chapo Guzmán.

En el contexto de tecnicidad del Siglo XXI, de muerte de la privacidad, necesariamente en algún momento un sujeto alguna huella dejaría. Pero también es verdad que Buenos Aires es cuño de calidad desde siempre en el arte de proveer soluciones a quien quisiere desaparecer de los radares de la justicia nacional e internacional. El pedido de captura de Pérez Corradi es doble. Los estados demandantes son Argentina y Estados Unidos.

El Wall Street silvestre de los cuevistas 

Mientras todo parece focalizarse sobre Paraguay, sin resultados a la vista, el entorno merece un análisis más compenetrado. De estar vivo, quienes lo visiten o busquen, además de la Justicia, serían en principio sus socios, acreedores, enemigos y familiares. Principalmente su ex esposa y también socia, Liliana Raquel Aurehhuliu. Se destaca una salida interesante. Ocurre entre el 3 de agosto 2015, fecha de la entrevista de Martín Lanatta al presentador de televisión Jorge Lanatta, y el 5 de agosto, con la llamada al 911 del testigo de Paraguay. Testimonio luego recuperado por el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires.

El 4 de agosto, Liliana Raquel Aurehhuliu viajó a Monte Caseros (Corrientes) con su novio actual, el militar Juan Martín Retamar. El 5 volvió a entrar a Argentina por vía terrestre, pero esta vez sola. El regreso de Retamar no aparece registrado, hasta donde pudimos saber. A título indicativo, entre San Jerónimo (Santa Fe), donde acabo la ordalía de los tres prófugos Martín y Christian Lanatta y Víctor Schillaci, y Monte Caseros, la otra triple frontera, la más activa para el blanqueo de mesas de dinero provenientes del narcotráfico argentino, separan tan solo 476 kilómetros y tres enlaces terrestres. Un salto de pulga en avioneta.

Si Ciudad del Este constituyó un pasaje obligatorio para el crimen organizado en los 90 y hasta Néstor Kirchner, la Triple Frontera correntina cobró protagonismo a partir del segundo mandato de Cristina Fernández. Más discreta que la Triple Frontera del norte, la Triple Frontera correntina devino en la plataforma de las mesas de dinero alimentadas por el “cepo” y los fondos espurios, una suerte de Wall Street del blanqueamiento de dinero de “cuevistas”. La “juventud maravillosa” de Cristina, jóvenes con más agallas que cerebro, empadronados por la codicia, pero sin ingeniería en esquemas elaborados del lavado, que pulularon y a veces desaparecieron, durante la década kirchnerista. En esa galería figura Pérez Corradi, al lado de otro gran desaparecido, Damián Stefanini.

Pérez Corradi y Stefanini compartían el mismo carné de contactos. Primero porque acudían a las mismas financieras donde se traficaban cheques a cambio de tasas usureras como técnica muy burda de blanqueo: Amigal, Invercoop, Maderocoop, Vivienda Vernet. Los dos tenían vínculos con los intermediarios del lavado de la década kirchnerista adosados a la mafia ribelliana, Jorge Fidalgo, Guillermo Greppi entre otros. Los dos estaban relacionados a la mafia de la efedrina y de los medicamentos. Stefanini hasta llegó a hacer montajes con la financiera del testaferro de Cristina Fernández, Lázaro Báez. Una de las tantas pruebas que se trata de una y una sola mafia, a pesar de sus grietas. Tanto Perez Corradi como Stefanini conocían a Sebastián Forza, quien compartía sin sorpresa el mismo cerco de “financistas” de la esfera kirchnerista.

No pasó desapercibido para todos que el Audi de Stefanini fue encontrado en esa localidad emblemática de la mafia bonaerense que es Vicente López. Todos esos muchachos se cruzaban en la triple frontera correntina. Un rumor dice que Stefanini se habría quedado con vueltos de los cheques que manejaba Pérez Corradi, por más de 4 millones de dolares, los cuales deberían haber beneficiado como una suerte de indemnización vitalicia a Aurehhului.

Otro de sus vehículos la Mini Cooper con placa de matriculación FBJ793, fue encontrado en Paso de la Patria, al norte de la provincia, casi Chaco, lindando el Paraná, a principios de septiembre de 2015. Según pudo saber el diario El Litoral en su momento, el vehículo ya no pertenecía a Stefanini. Habría sido vendido a una persona de Resistencia que nunca lo vino a reclamar.

Los viajes SIDE de Broitman

Los viajes de Carlos Broitman y Juan José Ribelli no dejan de ser interesantes tampoco. El 12 de febrero, cuando se dirigen a Ciudad del Este para investigar el paradero de su cliente que dicen detenido o secuestrado, pasan menos de 24 horas en el lugar y entran por vía terrestre desde Brasil. En varias oportunidades, en el pasado, Broitman,  según consta en los registros de entradas y salidas accedió a la Triple Frontera por vehículo desviando por Uruguay y pasando por Brasil. En dos ocasiones este último utilizará un vehículo Chevrolet Corsa que tiene placa duplicada. Ribelli no habría viajado a ningún lugar en 2015 pero tiene 11 cruces del puente Tancredo Neves en 2014.

Del 3 de Febrero 2003 al 7 de Enero 2005 Broitman tiene cinco cruces registrados como SIDE. Eso pone en perspectiva quién es el actual abogado de Pérez Corradi, su actuar y nivel de protección a lo largo de la década pasada, dentro de su bolsón de corrupción cuya génesis es la relación entonces osmótica entre el ex hombre fuerte de la Side, Horacio Antonio Stiusso y la pareja Kirchner-Fernández.

La causa del Triple Crimen ha sido traslada el viernes pasado de la fiscalía de crímenes complejos de Mercedes a la justicia Federal en el juzgado de la Dra. María Romilda Servini de Cubría para mayor satisfacción de los abogados Ribelli y Broitman y de las partes que se veían afectadas por la investigación.



Categorías:Argentina, Corrupción

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: