A mis lectores

 

EDITADO 02/02/2016

 

 

En un post anterior, “No robar”, hice mención de mi desazón por la ausencia total de escrúpulos en Argentina en cuanto a la propiedad intelectual. El domingo pasado un comunicador argentino hizo suyas informaciones de este blog, sobre las relaciones entre la mafia bonaerense y el kirchnerismo en una nota publicada en el diario Clarín. Quiero referirme aquí a la donación de campaña del ex comisario y abogado de narcos, Juan José Ribelli, hacia el ex candidato del FPV, Daniel Scioli. No se trata del rasgo más importante de esos vínculos. Pero es la parte que el comunicador juzgó interesante copiar en una muy reveladora adaptación, cambiando el nombre del beneficiario.

ROBAR Y ADAPTAR TEXTOS COMO PARTES DE AUTOMOTORES

No es anecdótico, por el contrario muy revelador de la dimensión sistémica de la mafia, es que en la nota el autor del hurto substituye el nombre del beneficiario Scioli por Aníbal Fernández, el ex jefe de gabinete de Cristina Fernández, ex intendente de la cuna de la mafia bonaerense, el municipio de Quilmes. Para entender el por qué de esa “adaptación” hay que remontar a 2008, el trágico episodio conocido con Triple Crimen, revelador de la feroz interna entre la mafia compuesta por brigadas de la Policía Bonaerense, la Side del entonces jefe de operaciones Horacio Antonio Stiusso y Aníbal Fernández, todos encuadrando en lo más alto de la pirámide del ejecutivo kirchnerista. En una nota “Mesas de dinero y efedrina para la corona”, en este blog damos cuenta de ese momento crítico de la historia de la mafia argentina. Hubo heridos, caídos en desgracia y triunfadores. El caso es que Stiusso y Aníbal Fernández se convirtieron en Némesis absoluta uno de otro. Y Stiusso, figura emblemática de la narco-side, de los prostíbulos de la Side, de la Side extorsiva, del hundimiento de la causa Amia y mucho se convirtierón en fuente de algunas figuras de la información espectaculo echando algunos huesos por roer. Pero huesos dolorosos para el gobierno de Cristina Fernández. Entre otros Jorge Lanata. Stiusso, Lanatta(s), Lanata, Cristina Fernández, Ribelli etc. es un mundo que tiene vínculos, incluso si son de odio por las grietas coyunturales que los separa. La sociedad criminal es un mundo incestuoso por todas partes. Argentina no escapa a la regla.

No deja de ser irónico que el copión al cual nos referimos en esta nota sea el colaborador más estrecho de Jorge Lanata, ese mismo que en 1996 difundió el famoso video escenificando con el abogado Cuneo Libarona un episodio de extorsión que luego sería utilizado para urdir la liberación de toda la conexión local del atentado de la Amia, entre ellos Ribelli, en 2004.  Un hecho en sí terriblemente revelador del grado de interrelación entre mafias y de las grietas que se fueron abriendo estos últimos quince años. Dicho de otra manera, el periodista más popular y más emblemático del antikirchnerismo fue también quien organizó la impunidad de la mafia a partir de 1996. Un episodio sobre el cual nunca se explayó y nunca habrá de hacerlo. El antagonismo K versus anti K permitió a más de un argentino blanquear sus trapos sucios.

En los programas radiales o televisión de Lanata, curiosamente, nunca fueron abordados los socios mafiosos más importantes del kirchnerismo, como Ribelli, el capo que le debe tanto que es de imaginar que la producción del showman tendría micrófono abierto permanente con él. Uno de los lugartenientes de Ribelli en los rubros tráfico de efedrina, tráfico de armas perteneciendo al Renar (registro nacional de armas) y extorsión fue el ex prófugo de la justicia, Martin Lanatta, el cual concedió a Jorge Lanata en agosto de 2015 una entrevista de todo punto de vista surreal. Una entrevista que solo se podía realizar con la anuencia del ex gobernador Daniel Scioli (el candidato que se benefició del apoyo de campaña de Ribelli, valga la redundancia). En esa entrevista, para quien supiese ponerla en perspectiva, se delineaban los mayores aspectos de adaptación de la mafia en caso de cambio de régimen. 1996-2015 ¡Cuanto camino recorrido!

He decidido tras cinco años en Argentina y haber sido la primera en estudiar el crimen organizado argentino como mafia, así como su extensión terrorista,  dar por concluida mi búsqueda. Lo que los propios mafiosos no han logrado hacer, la inmoralidad ordinaria, la cultura de pillaje lo ha hecho.

Por otra parte pasan en el mundo cosas infinitamente más interesantes que representan nuevos desafíos. A través de mi sociedad Iris estamos trabajando en un seminario en abril en América Central sobre las relaciones entre mafia y terrorismo, que será anunciando en este blog en su momento.

 

 

Teresita Dussart



Categorías:AMIA, Argentina, Corrupción, Uncategorized

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

1 respuesta

  1. Que pena que la misera de ciertos personajes generen decisiones como esta que has tomado. Saludos..!!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: