Mesas de dinero y efedrina para la Corona

Ribelli29octubre©Teresita Dussart Todos Derechos reservados

 

 

 

 

En la arborescencia de las múltiples causas del Tiple Crimen se gesta tal vez la grieta mayor de historia mafiosa argentina, cuyos destellos tendrán numerosas consecuencias políticas y criminales de 2008 a 2015. Es importante en esta instancia recordar que no es sólo triple porque murieron tres personas, sino porque las personas involucradas incurrían en tres crímenes: fármacos adulterados, mesas de dinero, tráfico de efedrina. En este portal tuvimos acceso a información privilegiada de una fuente segura que sindica  al ex comisario Juan José Ribelli, figura emblemática de la maldita policía de los 90, como responsable del dinero que hacía trabajar Esteban Pérez Corradi, el cual es imputado como autor ideológico del asesinato de Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón. Ribelli era el articulador de una mesa de dinero de comisarios de la policía de la Provincia de Buenos Aires, según nuestra fuente.  Esas mesas de dinero se abrieron luego al poder político. Como lo hemos revelado en una anterior entrega, todas las estructuras societarias de Ribelli encubren todos los escándalos de corrupción de la década. Lo cual se explica por la inmensa confianza depositada en él. Vinculo materializado por un personaje que sería de primera línea del entorno presidencial. Ha llegado a esta periodista un nombre pero no lo hemos aun podido comprobar.

El rol de Ribelli en las mesas de dinero es cuanto más elocuente por el parentesco que se le atribuye con Pérez Corradi. Esa información es traída a colación por un quilmeño, Daniel Refichi, igualmente miembro de la “maldita policía”. Néstor Rafichi, sobrino de Daniel fue víctima de un apriete organizado entre Martín Lanatta y Juan José Ribelli a pocos días de ser cometido el Triple Crimen. En ese episodio se ve no sólo la complementariedad operativa de la relación entre Lanatta y Ribelli. Pero encima deja en claro que tras ser sobreseído tanto por el TOF 2 en 2004 por su participación en el atentado de la Amia como por un tribunal de Lomas de Zamora de la larguísima lista de delitos que se le imputaban, el ex comisario conserva íntegra la relación de poder y de extorsión dentro del apartado de fuerza quilmeño.

Testimonio de Nestor Rafichi en la causa del Triple Crimen sobre hechos occuridos en 2008: “Tomó conocimiento que el abogado Rivelli (sic) era ‘compadre’ con el ‘Máquina’. Que esto se lo dijo a Rivelli en su estudio, y éste contestó que cada uno hacía su trabajo ‘no mezclo los trabajos con la amistad o el parentesco’. El que habla le recriminaba cómo era que no sabía que en realidad eso era ‘una cama’. Rivelli intentó tranquilizarlo. Igualmente quedó pensando que este abogado tenía algo que ver en el tema. Que Martín igualmente le había dicho ‘que era un amigazo, es re bueno, te va a sacar de todo esto…’. Que era claro que ellos se conocían y que Martín lo llevo a propósito a lo de Rivelli con este caso. Que se presentó un nuevo escrito en la causa, y a raíz de eso le pidieron 10.000 dólares”.

El parentesco no nos consta acorde a lo que creemos saber de la genealogía, pero una fuente nos da por acertado el dato. Ribelli es además el abogado de Pérez Corradi, con su socio Carlos Broitman como es de público conocimiento. Pérez Corradi habría residido en clandestinidad un tiempo largo en uno de los countries del ex comisario.

La efedrina, lo que divide las aguas

Si Ribelli tenía ascendiente sobre Pérez Corradi en lo que toca a las mesas de dinero, si su socio Lanatta ha sido coaccionarío nada más ni nada menos que de una sociedad de “seguridad” con el Comisario Miguel Angel Colella, jefe de la Policía Federal nombrado por Néstor Kirchner, la empresa “Homeland Security”, no obstante su pedigrí judicial, es natural que su radio de influencia se extienda al precursor estrella de los narcos. Sin mayores sorpresas, Ribelli es hoy sindicado por una fuente de altísima calidad como el principal proveedor de efedrina dentro de un radio de control territorial de la provincia de Buenos Aires, cuyo punto nodal es la ciudad de Lobos, su feudo de donde es originario.

Cómo llegó a eso es la historia secreta de la guerra entre una facción mafiosa de la ex Side y de la Policía Bonaerense. Simple: a nueva oportunidad de negocio, nueva guerra entre bandos. Y los bandos en Argentina tienen que ver con las fuerzas, la vecindad; la pertenencia al peronismo, específicamente el de derecha.

La efedrina viene de mano de la Side. Es Raúl Martins quien la introduce, apadrinando dentro del hampa bonaerense al mexicano Jesús Martínez Espinosa. En el mismo equipo está el Lauchón o Pedro Tomás Viale. Si estaba el Lauchón estaba Stiusso. Por otro lado, resumiendo al extremo, estaba la conexión bonaerense afianzada al kirchnerismo. Martín Lanatta, siempre él, uno de los asesinos, es un hombre muy cercano a Aníbal Fernández (ahora circunstancialmente enfrentados, intentando relativizar la responsabilidad de Pérez Corradi, por ende la de Ribelli) y Ribelli justamente. En el mismo grupo estaba Lanatta el cual se aprovisionaba en efedrina por medio de funcionarios con credenciales en casa de gobierno y era socio del jefe de la policía federal desde el 11 de Diciembre 2012 lo cual le daba un alcance inestimable a espacios de operatividad clandestina y no tan clandestina. Se puede agregar a ese grupo que en 2008 el jefe de Aduana era Ricardo Echegaray, el mismo.

Durante mucho tiempo, para encarar el móvil del triple asesinato, la cuestión consistía en  saber si los mexicanos les habían perdonado dos cosas a Forza: una, el allanamiento de la cocina en la quinta de Ingeniero Maschwitz; la otra, haber vendido efedrina cortada con sal. Según la repuesta, se oscilaba entre un episodio de sicariato argentino o mexicano. Se sabe hoy que la efedrina fue cortada por Lanatta, tal vez con la complicidad de Marcelo Tarzia y se tiende a tener por bastante asegurado que Martínez Espinosa se quedó conforme con las explicaciones de Forza y la farmacia que le entregó en premio de consolación.  También se sabe que la información que condujo al allanamiento de la usina de drogas y el arresto de los nueve mexicanos partió del ala bonaerense de la mafia. Por fín, no pasó desapercibido que sea el propio Lanatta quién fuera a robar el dinero que los mexicanos habían dejado en la Quinta (partiendo de una información de Forza, aparentemente) con complicidad de la Brigada de Quilmes y de la unidad automotores, antiguamente dirigida por Ribelli y mantenida bajo su esfera de influencia hasta la fecha.

El joven director de la droguería “Seacamp” acababa de cerrar un acuerdo, estaba en camino de transformarse en un narco de media plana. Ni el propio Julio Pose (ex Side, ex informante DEA) conocía la existencia de ese acuerdo hasta el día fatídico del 7 de agosto de 2008. El acuerdo consistía en una alianza con división de especialidades. Pero el mayor aporte fue sin lugar a dudas la entrada en escena de un tal Leopoldo Bina, el cual aportaba sus accesos demostrados tanto a Ezeiza como a la Aduana y su conocimiento de las rutas de trasiego de droga. Bina pesaba con peso propio. Era conocido en México. Esa alianza más las deudas que Forza había contratado con individuos próximos a la conexión bonaerense, como Martín Magallanes o Marcelo Abasto (prófugo), habría firmado la condena a muerte de Forza y sus los flamantes socios.  Aunque cabe reconocer que si se tiene con certeza el quién dispara, del factor detonante quedan grietas de información abiertas.

Antes de ser asesinado el Lauchón quiso hablar

El Lauchón quiso declarar ante la justicia de Mercedes, decir todo lo que sabía del Triple Crimen. Hacía parte de la facción perdedora y había guardado un profundo resquemor. Otros decidieron que no sea posible que declare en ninguna otra sede que no sea celestial. El 9 de julio de 2013, el grupo Halcón de la policía de Provincia de Buenos Aires derribaba la puerta de su domicilio y lo cribaba de once balas.  Stiusso nunca se recompuso de la muerte de su lugarteniente.

La victoria de Ribelli se traduce en varios hechos. Sus múltiples sociedades (muchas más que las que publico en la nota “Amia IV: de Amia al Triple Crimen, pasando por Sueños Compartidos”, en este portal) hacen de él, el mayor propietario de countries de la Provincia de Buenos Aires, de Cañuelas a Ezeiza. Prueba de su importancia, Cristina Fernández ha creado todo un aparato judicial ante el TOF2, Amia II, cuya única razón de ser es ofrecerle una nueva capa de impunidad al capo de los capos dentro de una causa imprescriptible el del atentado de la Amia de 1994 del cual fue participe y luego sobreseído con la llegada de los Kirchner.

Ketamina, otro precursos en manos del primer cerco de poder

Las drogas de diseño necesitan de principios activos que no son fáciles de obtener. Argentina se ha especializado en la materia. Ya no sólo provee a mexicanos sino que diseña drogas, y no precisamente para curar. Las substancias se siguen obteniendo o por filtración de droguería, como en 2008, o por reconversión de medicamentos robados. Ya no se contrabandean fármacos. Se usan para extraer los precursores químicos. Hoy la tendencia para la producción de narcotrópicos es la ketamina, con la cual se realizan diversas drogas sintéticas. Esa substancia de uso veterinario tiene en Argentina un importador principal, Marcelo Figueiras a través de Laboratorios Richmond. El empresario que más creció en los últimos años. Casualmente casado con María Laura Leguizamón, amiga íntima de Cristina Fernández. Más que nunca el sector queda en manos del primer cerco de poder.

Los encuentros y desencuentros entre la presidente y Aníbal Fernández a lo largo de la década, así como con Antonio Stiusso, las muertes de cuevistas que han venido agregándose a las de Leopoldo Bina, Damián Ferrón y Sebastián Forza, la del Lauchón, tienen por denominador común un apellido. Un apellido del cual sólo se puede medir la importancia poniendo en perspectiva todas las causas que se vienen gestando en tres décadas, con un pico en la última.

La mafia bonaerense tiene una ventaja competitiva frente la justicia. Y no es la primera que viene en mente. Hay fiscales y jueces de altísima calidad que no son aquellos de los que más se habla, que no disponen de aceitadas relaciones con periodistas famosos, ni de las fiscalías mejores dotadas en recursos. Durante los doce años de gobierno kirchnerista, las causas más sensibles a menudo han recaído por una extraña lotería en manos de jurisdicciones amigas del gobierno y al final hasta de jueces abiertamente militantes (referencia a Justicia Legitima, creación de la vergonzosa Procuradora General de la Nación, Alejandra Magdalena Gils Carbó).  Pero aun cuando se pudo evitar el sobreseimiento de oficio, el vicio de forma y de fondo que perjudica a la justicia penal es la parcialización de la investigación. La manifestación de la verdad alcanza su punto fijo cuando se contemplan hechos y personajes iterativos de la vida criminal dentro de su órbita, donde subyacen convergencias cuyo significado importa. Las causas en Argentina están como desfragmentadas unas de otras, aun tratándose de asuntos conexos y siendo los justiciables los mismos.  Convendría que se observen las experiencias italiana en cuanto a mafia, y las de varios otros países en cuanto a terrorismo.

Con un acceso irrestricto a los expedientes y trabajando en pool se habría podido evitar que una celda mafiosa como la que se gestó dentro de unas cuantas  brigadas de la policía de la Provincia de Buenos Aires, (Quilmes, Lanús, Vicente López, fundamentalmente) en los 90 desbordara su nicho y, de capítulo de impunidad en más impunidad, terminara por ser entronizada como la segunda cabeza de un poder bicéfalo, el electo y el crimen vernáculo.

Sobre el mismo tema en este portal:

https://relacionesinternacionales.co/2014/09/04/amia-iv-de-la-amia-a-suenos-compartidos-pasando-por-el-triple-crimen/

https://relacionesinternacionales.co/2015/11/05/la-decada-de-oro-de-la-mafia-bonaerense

/https://relacionesinternacionales.co/2015/10/24/la-sombra-de-la-mafia-bonaerense-detras-de-la-muerte-de-nisman/

https://relacionesinternacionales.co/2015/08/06/unidad-de-crimen-organizado-enquistado-al-mas-alto-nivel/

 

 



Categorías:Uncategorized

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: