El medioambiente como herramienta de confiscación

unnamed (2)©Teresita Dussart. Todos derechos reservados.

Si en algo brilló la administración de los Kirchner fue en su poco interés por las cuestiones medioambientales. Eso quedó asentado ya en 2012, entre otros testimonios por María Eugenia Testa, presidente de Greenpeace Argentina. “Greenpeace celebra la preocupación de la Presidenta en materia ambiental, hasta ahora ajena en muchos aspectos a su política de gobierno”. Testa hacía referencia a una crítica de la mandataria que por alguna razón esperaba más empeño de la ONG para condenar la contaminación en Malvinas.

Las cuestiones ambientales, cuando figuraron a lo largo de los doce años de Kirchnerato fue en calidad de herramienta en la búsqueda de un rédito político (la causa Malvinas)  o al servicio de un interés privado que afectara las cuestiones patrimoniales de la pareja. Nunca como finalidad en sí. Síntoma de ello, el hito económico de la pareja Kirchner fue descubrir, mientras el resto del mundo se adapta a la “uberización de la economía”, la extracción de carbón (Río Turbio, Santa Cruz) y la minería a cielo abierto (provincias de San Juan y Córdoba). La ausencia de consciencia ambientalista y la codicia también propició que Argentina encabezara la poco codiciada lista de la ONG “Cruz Verde”, de los lugares más contaminados del mundo, teniendo que deplorar el puesto Nº 1  otorgado a la cuenca del Riachuelo. Un lugar impropio para la vida, donde, a pesar de ello,  se amontonan decenas de miles de personas que viven en villas miserias. Gente que además vota al Frente Para la Victoria (FPV, rama del peronismo creada por la pareja Kirchner).

No obstante la parvedad lindando el desprecio hacia la ecología como parte de la buena gobernación, los gobiernos de la pareja Kirchner, Néstor y Cristina, supieron arroparse en sus considerandos cuando les convino, así como lo hicieron con los derechos humanos, con el mismo oportunismo. El caso de Ricardo Tobías Clark, pendiente ante la Corte Suprema desde 2004, ilustra la instrumentalización que se puede hacer del concepto de preservación del ambiente y sustentabilidad cuando de defender intereses privativos se trata. Tobías Clark se ha visto desposeído de sus tierras comprendidas en la Reserva Provincial de la Península de Magallanes, en Santa Cruz, en base a la aplicación sesgada de la ley de Reserva provincial en 1993 y de Parque Nacionales a partir de 2003, cuando Néstor Kirchner era gobernador de esa provincia y Presidente, respectivamente. El cuadro normativo debía ser acompañado de un plan de manejo votado por la legislatura provincial pero nunca lo fue.

unnamed (1)

Y ese punto es importante porque de ese limbo judicial surge la ventana necesaria, para que desde hace 22 años, la familia Kirchner y sus proxy usufructúen in crescendo sus tierras con fines comerciales.  Todos los establecimientos que lucran sobre esas tierras privadas forman parte del capitalismo de amigo del Kirchnerismo, sus testaferros o la propia pareja: el restaurante “Los Notros”, “Los Ventisqueros”, “La Usina”, “Estancia Cristina”, “Los Álamos”, “Nativos de la Patagonia”. En ninguno de esos casos, ninguna de las restricciones propias a la ley de reserva o de parque provincial se impone.

A finales de los años 60, Ricardo Tobías Clark compra 3.000 hectáreas en su lugar en el mundo.  El lugar que su bisabuelo, William Clark, auténtico pionero de fines del siglo XIX, contribuyó a poblar con la ayuda de otro pionero legendario, el comandante Luis Piedra Buena. Las 3.000 hectáreas  fueron divididas entre varios propietarios, dejando a Tobías Clark dos lotes de 108 y 392 hectáreas dentro de la Península de Magallanes, Departamento de Lago Argentino. Los lotes de Tobías Clark fueron cedidos a sus hijos Francisco y Manuel Tobías Lynch, que conforman la sociedad COIHUE S.R.L. Se trata de unos terrenos cuyo esplendor y características adosadas al Glaciar Perito Moreno los sitúa entre los grandes atractivos turísticos, no a nivel nacional sino a nivel internacional.  Además del  mentado corredor paisajístico con vista al Perito Moreno se vislumbran esas dos piezas de brocado que son los arroyos, el Correntoso y Velo de Novia.

unnamedLa idea de Tobías Clark es de desarrollar una forma de turismo de permanencia en torno a un proyecto del cual el medioambiente sería la piedra angular. En aquel momento habla de “hoteles escondidos”. Esos establecimientos que se funden en el paisaje.  La visión de ese  hombre que ha sido representante ante el Consejo Federal de Turismo por el NOA, director de Cultura y Turismo de la Casa de Catamarca, asesor de Cultura de la Secretaría General de Corrientes, que además organizó el sexto Congreso de Artesanías de la OEA, consiste en alcanzar la sustentabilidad dentro de un ecoturismo ambicioso. Por eso en el Plan de Manejo para la provincia de Santa Cruz colabora con Alberto Lago y Ricardo Revagliati, dos expertos internacionales. Se trataba de un plan dentro del cual los propietarios se auto limitan en la explotación comercial de las tierras.  Todos esos esfuerzos serán estériles.  De la veintena de proyectos que mandaría en dos décadas, ninguna recibiría respuesta, salvo en una ocasión.

No todos los propietarios se vieron impuestos de un cerrojo. Al transformar la reserva en parque, Néstor Kirchner tomó el recaudo de dejar fuera del espacio protegido la estancia “Los Ventisqueros”, perteneciente a Vittorio Gotti. El primero en revelar el nombre de Gotti y sus negocios turbios en la nebulosa Kirchnerista fue Cristian Sanz, editor de Tribuna de Periodistas. Gotti  murió en 2004 en un accidente, el cual sigue siendo dudoso para su familia. Fue el principal socio en la obra pública provincial de Néstor Kirchner.

La depredación afectó al Lago Argentino circundante: aceites y materias fecales dejados por los barcos que parten de Puerto Bandera y del embarcadero del Glaciar  Perito Moreno.

Me impidieron a mí hacer excursiones. Yo presenté un proyecto pero había un tipo, una empresa de Calafate, el tipo se llama Maratta [Máximo].  Era un amigo de Kirchner, socio de Valle Mitre“. Maratta desarrolló actividades en las tierras de Tobías Clark hasta 2007 y se fue, “no sin haber depredado totalmente el campo”, dice el propietario.  “Para poder pasar con las 4×4 tuvo que desviar arroyos”. Maratta trabajaba para la hostería Los Notros, que en esa época no era todavía de los Kirchner.

Crímenes contra el medioambiente

Los estragos al medioambiente no cesaron por lo pronto. Se extendieron a medida que la pareja Kirchner iba creciendo políticamente y, casualmente, patrimonialmente. Eran cada vez más los hoteles y las tierras adquiridas en la provincia de Santa Cruz a través de su red de testaferros. Los crímenes contra la propiedad y el medioambiente se hicieron sistémicos: robo de postes de lenga en cantidad importante, 1.200 árboles. Árboles que habían sido quemados por turistas desprevenidos. Paradójicamente, el propietario cuyos derechos fueron menoscabados debió pagar por cada árbol abatido como consecuencia de ese incendio. Cuanto más cínico que esa madera sería robada después para servir de combustible de calefacción en el hotel Los Notros, de Cristina Fernández-Cristóbal López.  La depredación afectó al Lago Argentino circundante: aceites y materias fecales dejados por los barcos que parten de Puerto Bandera y del embarcadero del Glaciar  Perito Moreno. Todas facilidades en manos de capitalistas K, como se les suele llamar en el jerga local.

Es muy difícil considerar que la afectación de Uberia a Parques Nacionales sea ajena a la defensa de los intereses que habitualmente defiende.

El problema de vecindad que tiene Tobías Clark con los Kirchner es que para dar cabida a su aspiración al monopolio deben arrasar con todo lo que se interpone geográficamente o de la manera que sea. “Ellos están en el Calafate, el cual está a 82 kilómetros del Glaciar. Ellos consideraban –lo cual es falso- que fuera de temporada primero se iba a llenar lo que hiciera yo, porque estoy al lado del glaciar y no a 82 kilómetros”.  Ese comentario remite al temor histórico de la pareja a que se desarrolle la Península sin el Calafate, feudo indiscutible de la pareja.

Las tres instituciones que deberían actuar como entes reguladores han sido totalmente desvirtuadas de su vocación por la pareja, sea el Consejo Agrario, la Municipalidad de El Calafate o Parques Nacionales.

El turista viene engañado

Inútil buscar información sobre programas de trekking y esquí en la Península de Magallanes en la Feria Internacional de Turismo (FIT, edición de 2015). Es tabú: “Qué raro que pregunte eso.  Es una reserva natural de uso restringido. No se puede desempeñar ninguna actividad”, irá a contestar  a esta periodista un funcionario de Parques Nacionales. Es sabido que no se debe hablar de ello. Sin embargo, abunda la constancia de una actividad turística clandestina y de sociedades que la promocionan por internet, así como fotos de grupos de turistas todo el año. Turismo internacional que viene engañado y no sabe a quién está comprando esos paquetes.

Prueba adicional que ese uso restringido es muy lábil según los intereses que sirva, el círculo de capitalistas K viene concitando un proyecto de pista de esquí en la reserva.  El presidente del Consejo Deliberante de El Calafate, Alexis Simunovic,  y Enrique Meyer, ex subsecretario de Turismo de la Provincia de Santa Cruz, ahora ministro de Turismo de la Nación, se han expresado en varios medios locales a favor de una pista de esquí dentro de la Península.  Algo a lo cual los ambientalistas se oponen férreamente.  En contraposición, la única respuesta que recibió Tobías Clark jamás fue a un proyecto de canopy y fue negativa. “En líneas generales está prohibido todo tipo de actividad turística hasta la aprobación del instrumento legal que permita no sólo zonificar sino también determinar los usos o no del área”. Eso fue en 2011. Tres años después, sin plan de manejo en vista y sin indemnización de los propietarios, la nebulosa kirchnerista busca autoconcesionarse la pista de esquí.

Parques Nacionales, una administración copada

Las tres instituciones que deberían actuar como entes reguladores han sido totalmente desvirtuadas por la pareja, sea el Consejo Agrario, la Municipalidad de El Calafate o Parques Nacionales.  El último informe de la Auditoria General de la Nación (AGN) de gestión ambiental de Patagonia y Patagonia Norte del 11 de abril 2014 consigna las irregularidades ya anoticiadas en su precedentes papers. “A pesar de que existe una marcada tendencia creciente de turismo en la eco-región, los parques no cuentan con un Plan de uso turístico aprobado ni los estudios de carga“. El informe deja entender que las irregularidades podrían abarcar la administración de fondos de desarrollo como el préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) 1648/OC, cuyos fondos “no han servido a complementar las obras de mantenimiento y mejora de la infraestructura y equipamiento”.

Las lengas quemadas a la cuales alude Tobías Clark, fueron quemadas por turistas que acampaban con autorización del Parque Nacional en un lugar donde el propietario no tiene derecho ni a construir una cabaña.  Es interesante poner en perspectiva ese desaguisado con quién codirige el destino de esa administración. Parques Nacionales tiene como jefe de asesores de su Directorio a  José Manuel Ubeira, quien incidentemente es abogado de Federico Elaskar, el arquitecto de las estructuras de evasión de fondo de la pareja Kirchner a través del testaferro Lázaro Báez.  Báez, quién a su turno es quien presta nombre a la mitad de la estructura hotelera que usa el corredor paisajístico del Perito Moreno, usurpando tierras privadas con fines comerciales de un personal políticamente expuesto al más alto nivel, el de la Presidencia de la república.

Ubeira llegó a ser conocido por el gran público al ser el abogado del ex comisario de la bonaerense, imputado y luego sobreseído (por una cuestión procesal) como partícipe del atentado a la Amia de 1994, Juan José Ribelli. Toda la red societaria actual de Ribelli alude a los escándalos de la década Kirchnerista y Ubeira es su hombre de confianza. Es muy difícil considerar que la afectación de Uberia a Parques Nacionales sea ajena a la defensa de los intereses que habitualmente defiende.  En una nota en este mismo portal publicada el 4 de septiembre de 2014 se evoca la “Conexión Ubeira, Parques Nacionales y Elaskar”. [1] “Una entidad muy interesante de Ribelli es la estructura Ecology Group S.A. La sociedad constituida el 16 de julio de 2013 tiene por objeto ‘la ecología y el cuidado del ambiente. Mediante la gestión integral, operación, recolección y transporte, tratamiento y disposición final de residuos y desechos en un todo (sic) de acuerdo con las normas de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación’ (…) ‘ A esos efectos la Sociedad desarrollará sus actividades en terrenos propios o arrendados pudiendo presentarse en licitaciones internacionales, nacionales, provinciales, y/o municipales o bien ser sujeto de contrataciones directas por parte de los Entes mencionados’ ”. Ni Ribelli ni Ubeira pueden alardear en su currículo de un interés al medio ambiente anterior a la llegada de la pareja al poder.

Las dificultades de Tobías Clark se hicieron presentes de entrada, rememora mientras contempla las fotos de su Edén austral. Antes mismo de la asunción de Néstor Kirchner como gobernador se enfrentó a intereses que no dudaron en acusarlo de las cosas más estrafalarias. “Una vez me hicieron una denuncia, como si yo hubiera estado atendiendo la radicación de 10 mil judíos provenientes de Rusia. Lo publicaron en una revista de Chubut llamada Cono Sur y me hicieron la denuncia en el Servicio de Informaciones del Estado. (…) Era una denuncia de tinte antisemita, porque yo tenía unos ex socios y ellos eran de ascendencia judía, con el agravante que a uno de ellos se le había muerto el hijo; lo había fusilado, el ejército”.

Pero lo peor estaba por venir con la llegada a la gobernación de Santa Cruz de Néstor Kirchner. Tobías Clark conocía desde la niñez a aquél que fuera el hazmerreír del pueblo, el nieto del usurero y proxeneta de Río Gallegos, y no necesita haber leído a Osvaldo Bayer para saber lo que su abuela y todo Río Gallegos contaba. Con el paso de las generaciones, la enajenación de tierras y bienes ganó en sofisticación.

 

[1] AMIA IV. DE LA AMIA A SUEÑOS COMPARTIDOS PASANDO POR EL TRIPLE CRIMEN https://relacionesinternacionales.co/2014/09/04/amia-iv-de-la-amia-a-suenos-compartidos-pasando-por-el-triple-crimen/

 



Categorías:Argentina, Corrupción

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: