Amia II Movimiento Evita dirige la partida

 

Teresita Dussart

teresitadussart@gmail.com

A pocos días del inicio del juicio Amia II, el gobierno, sus comunicadores y el nuevo jefe de la unidad fiscal de investigación de la Amia (UFI-AMIA) Juan Patricio Murray desatan la parafernalia de un juicio que conlleva todos los estigmas del juicio político. El gobierno quiere, a través de este circo y sus mártires, condenar con una última vuelta de tuerca la pista local, de modo que no se le ocurra a nadie, nunca más, iniciar una nueva denuncias en contra de los ex policías bonaerenses. Pista local que incluye altisonantes socios del poder a lo largo de doce años (Ver en este portal Amia IV, De la Amia a Sueños compartidos pasando por el triple crimen).  Entre los imputados se encuentran el ex juez Juan José Galeano; los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia; el entonces “Señor 5” de la SIDE, Hugo Anzorreguy; el ex titular de la Unidad Antiterrorista, Jorge “Fino” Palacios, y el ex presidente de la DAIA, Rubén Beraja.

La primera manifestación del escarmiento político se centra en el propio fiscal de la UFI-Amia, elegido por la presidente Cristina Fernández de Kirchner. Murray es militante del grupo de choque antisemita “Movimiento Evita”. No es la menor de las paradojas de la Argentina contemporánea que Murray, sucesor de Alberto Nisman, fiscal del cual todo apunta que fue víctima de un asesinato político, sea militante de ese grupúsculo alimentado por las cajas negras del kirchnerismo. La organización filo terrorista se encuentra presidida por Emilio Pérsico, quien fue procesado en 2013 por Nisman haciendo lugar a una denuncia de la diputada Elisa Carrió por “apología del crimen”, “instigación a cometer delitos” e “intimidación pública” cuando junto a un imán neo-nazi apeló en arenga pública a destruir Israel.

Las garantías de debido proceso se encuentran severamente cuestionadas por las personas que lo llevan a cabo. ¿Qué garantías de debido proceso se puede esperar para el ex juez de la causa Juan José Galeano, cuando siendo el primero en hacerlo en sede judicial, en su resolución de elevación a juicio del 3 de marzo de 2003, documento de 488 páginas, evocaba el protagonismo de Emilio Pérsico dentro de la trama terrorista y su conexión internacional?

“En Argentina se detectaron vínculos de RABBANI o de personas cercanas a éste y la Embajada de Irán, con cierto tipo de personajes de marcado sesgo ideológico, de neto corte totalitario.

                                               Ricardo Horacio “Shamsuddine” ELIA, integrante del círculo de personas más cercanas a RABBANI, habría sido el encargado de los contactos con organizaciones de extrema tendencia locales, manteniendo contactos con personas que antiguamente formaron parte de la organización denominada ‘Montoneros’ , entre ellos Emilio Miguel Angel PERSICO, Jorge REYNA y Jorge GARAY  -v. informe de fs. 3567/68, causa 1156-.

                                               Entre otras de las personas con la que se detectaron vínculos, encontramos al ciudadano español Emilio Javier IGLESIAS PEREZ, quien fuera investigado en el legajo N° 152.

                                               Del nombrado se sabe, a través de informes de la S.I.D.E. y del personal policial afectado a la investigación, donde se reconstruye la vida de éste -v. fs. 54/58 y 62/66 del legajo mencionado y 5207/09 de la causa 1627-, que en la década de 1970 fue representante de la falange española de las JONS (Junta Ofensiva Nacional Sindicalista), íntimamente relacionada con el Partido Único del Régimen de Francisco Franco. (…)”

De su larga investigación sobre esos contactos argentinos y Rabbani que hacían a la tesitura ideológica sobre la cual se sustentaría el grupo mafio terrorista, Galeano ofrece entre otras conclusiones:

” En resumen, tales contactos, lejos de tener vinculación a una labor diplomática, demuestran el interés de la delegación o de elementos radicalizados de ésta por mantener contactos con personas o grupos marginales, que no encuentran el camino institucional para ser reconocidos válidamente por los mecanismos socialmente establecidos.

La historia estaba a minutos de desmentir a Galeano. Esos grupos radicales estaban entonces a punto de encontrar el reconocimiento como grupo de choque de elite con la llegada de la pareja Kirchner. Tanto que están ahora en grado de juzgar a los que los investigaron.

Los nuevos fiscales tuvieron cuatro meses para leer millones de fojas de una acto terrorista de inaudita complejidad, pero interiorizarse del expediente es lo de menos para aquellos funcionarios novatos. Murray representa el casting perfecto para lo que se le pide. Aun dentro de Justicia Legitima, el órgano de justicia partidaria del kirchnerismo, pocos funcionarios nombrados a dedo cumplirían tan perfectamente los requisitos para lograr el objetivo de impunidad definitiva, a costo de convertir, cínicamente, al ex equipo de investigadores en “encubridores”.  Nisman, de estar en vida, no lo hubiese podido hacer. Como fiscal el también investigó la pista local desde 1997 y se hubiese encontrado en situación de conflicto de interés ante sus ex colegas. Inclusive se decía que habría sido llamado en calidad de testigo por los ex fiscales Eamon Mullen y Juan José Barbaccia si no fuese por su muerte brutal. Su probable asesinato y la elección de Murray aparecen preocupantemente ajustados a lo acometido a través de Amia II.

Con el hundimiento de los miles de legajos de la causa Amia hasta 2004, unidad documental que conforma también el expediente de la UFI-Amia II de Amia, ya que ese ente no aportó ningún legajo nuevo de 2005 a 2015,  se apunta un objetivo: erradicar lo que hace al nudo gordiano del hecho terrorista.  Aquellos hechos irrefutables previos, durante y posteriores a la comisión del atentado de la Amia del 18 de julio de 1994. Hechos que implican el módulo compuesto de elementos de la policía bonaerense, de una facción de ex carapintadas afianzados en el Modin duhaldismo y de miembros del Hezbollah de Ciudad del Este, coagulado todo por esa tesitura ideológica que hace a la “filosofía” del Movimiento Evita y del kirchnerismo hoy. Y a sus negocios también. Galeano fue el primer juez en pedir un allanamiento (2003) en el marco de un caso de corrupción del kirchnerismo.

La espeluznante impostura en curso es que las 85 víctimas del atentado de la Amia, están pendientes de justicia en manos de un fiscal militante de una agrupación que lleva el nombre de una espía nazi (Eva Duarte) y son rehenes de los intereses mafiosos de una camada que ha prosperado durante la década de poder de una pareja que se ha propulsado al mundo como la promotora de los derechos humanos.

 

 



Categorías:AMIA, Uncategorized

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: