Cumbre de dos países asimétricos, Brasil y México

18144033916_91216e0890

 

Desde México DF. ©Teresita Dussart

 

Es la primera vez que la presidente de Brasil, Dilma Roussef, visita México desde 2011 cuando asumió su primer mandato. Los dos gigantes de América Latina, que concentran el 45% de la población al sur del Río Bravo, se mantuvieron hasta la fecha con un nivel de intercambios intercontinentales relativamente bajo, en todas las esferas. Hasta ahora, el sesgo bolivariano, aunque moderado, de la mandataria brasileña, la mantenía distanciada de las economías ajenas a las prioridades acuñadas de la impronta Unasur.

Es una visita que expone a dos realidades económicas muy distintas : “Mexican moment” versus debacle brasileña. Aún si las expectativas de  crecimiento de México fueron rebajadas, se mantienen en un 3% para 2015 y 3,5% para 2016, según un consenso de mercado. En cambio para el país de origen lusitano, ese mismo crecimiento será negativo a fin del año en curso, de -1%, y retomaría, tímidamente, el camino del crecimiento en 2016, registrando entonces 1%. Las diferencias no se limitan al crecimiento. La tesitura industrial del país marca un salto en el tiempo entre ambos. México es un país manufacturero, que genera un output de alto valor agregado ya que está presente en el sector de alta tecnología. Brasil ha seguido los pasos de Argentina y se ha mantenido en el perfil de la fisiocracia del siglo XIX, es decir un país que vive de sus granos y otros recursos naturales. En consecuencia de ello, debido a la situación adversa de los comodities en el mundo, mientras México exporta 7,7% d’ exportación de su producción, Brasil está en retracción exportando sólo 2%.

Mirando a esos mismos recursos naturales, los dos países tienen en común de gozar de una gran petrolera constituida en ambos casos por capitales mixtos. Pemex en México, Petrobras en Brasil. Aún con los malos resultados del petróleo que han afectado la primera parte del mandato del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, Pemex gracias a una ley de reforma energética se encuentra en un momento de modernización propia a los ciclos de reestructuración, mientras que Petrobras se debate en medio de escándalos de corrupción estratosférica, como legado del ex presidente Luis Inácio Lula da Silva. Una herencia que le ha sorteado a Dilma sufrir a pesar de sus objetivos esfuerzos de sanear la vida política. Mientras la visita de Dilma se transcurría en el país azteca, una ley “Sistema Nacional anticorrupción” era promulgada por su homologo.

No se puede negar que persiste dentro de las empresas mexicanas un techo de corrupción consentida, aún muy alto. Es una corrupción que atañe no solo a la relación con la administración pública, sino al simple mal desempeño civil. No obstante, las licitaciones del sector energético al transitar en México, por una cámara parlamentaria -la Comisión de Hidrocarburos- se generan algunas garantías de transparencia que no se dan cuando la conducción de una sociedad paraestatal está en manos del ejecutivo.

El atractivo para las inversiones extranjeras polariza aún más las diferencias, aún si Brasil mantiene un liderazgo sui generis debido a las expectativas de una clase media en expansión dentro de un cauce de  200.000.000 de consumidores potenciales. El desaliento por parte de los inversores proviene del sector público. Según el FMI, se necesitan 106 días para tramitar la creación de una empresa en Brasil, mientras que son seis días en México. La fiscalidad y una inflación de 8% en Brasil, versus 5 en México, son otros factores a tomar en cuenta.

A través del impulso de esta nueva relación bilateral se busca duplicar el negocio. Tal vez sea este nuevo aliñamiento en política internacional, por parte del palacio del Planalto, una señal de que las políticas clientelares sirven para rellenar las urnas, pero no para satisfacer el apetito de crecimiento de una nación.



Categorías:Latin America

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: