Amia IV. De la Amia a Sueños Compartidos pasando por el Triple Crimen

deportesTeresita Dussart. Todos derechos reservados

La fortuna del ex subcomisario Juan José Ribelli, ex jefe de la Brigada de la División Automotores de Tigre, era un misterio en 1998 y lo es aún más en 2014. El ex funcionario, pieza clave del esquema terrorista local del atentado a la Amia, acaecido el 18 de julio de 1994 dejando un saldo de 85 muertes, se convirtió en un exitoso abogado penalista. Carrera que estudió en cárcel. Con una particularidad: las causas que defiende, tanto como sus empresas, sus socios; todo se vincula directa o indirectamente, al cerco judicial del entorno kirchnerista. Efedrina, fondos del programa “Sueños Compartidos”, el caso Guillermo Grecci y su “financiera” Propyme, los hermanos Juliá arrestados en Barcelona con 900 kilos de cocaína, el narco colombiano “Mi Sangre” extraditado, son algunos de ellos. Todas causas que rozan alarmantemente a la pareja kirchnerista.  Esas mismas que tras diez años de impunidad, acaban de poner en jaque el juez Norberto Oyarbide, con la decisión de sus pares de apartarlo por mal desempeño.

A diferencia de otros reos liberados, Ribelli no conoció los transes de la reinserción, ni le faltó  trabajo y menos techo. Es propietario de un country en San Vicente, provincia de Buenos Aires, cuyo nombre es : Ciudad Cristiana: “Un lugar donde la tolerancia, la seguridad, el respeto y la solidaridad, dejan de ser sólo palabras, para convertirse en ejes de la convivencia cotidiana“, reza la publicidad del predio situado a 10 minutos de Cañuelas.  Pero no es su único emprendimiento en barrios cerrados. Ribelli comparte con los miembros del Modin, una debilidad por los narcocountries del conurbano.

 

Christian Group y el contador de Schoklender

La entidad Christian Group S.A. cuya primera mención aparece en el Boletín Oficial el 3 de noviembre 2008, tiene por presidente a Juan José Ribelli. En esa empresa actúa como contador Fernando Luis Koval aquel mismo contador que obró para constituir las entidades de desvío de fondos del proyecto Sueños Compartidos de Madres de la Plaza de Mayo. Koval interviene desde 2003 a favor de Sergio Schoklender. Koval fue el artífice de la compra de Meldorek por parte del enfant chéri de Hebe de Bonafini. Numerosas unidades de blanqueamiento de dinero fueron creadas en Panamá particularmente por el experto en ingeniería de lavado de activos sucios. La relación entre Koval y Ribelli dataría de la gloriosa época de las patotas. De allí a deducir que habrían casas construidas con los fondos de Sueños compartidos en Ciudad Cristiana o en algún que otro narco country es un paso muy osado.

Esa proximidad con un contador de esas características es cuanto más elocuente que la fortuna de Ribelli fue creciendo durante su encarcelamiento. En el expediente Amia, un testigo del cual damos las iniciales, N.A.C., declara en 1998, que una de las dos mujeres de Ribelli que reclamaban la titularidad de esposa, Marcela Bouzon, viajó a Miami para depositar la suma de 8.000.000 de dólares, y otro tanto de 1.500.000 a Montevideo. En esa época los pedidos de informes son tramitados por Cancillería y/o Secretaria de Inteligencia, con lo cual aún cuando la respuesta es positiva, se pierde en cabos sueltos. Tres jueces de Lomas de Zamorra,  Marcelo Soukop, Rafaela Villamayor y Silvia González, investigaron la fortuna de Ribelli.  En 2002, Ribelli fue procesado por el delito de enriquecimiento ilícito por la jueza de transición María Isabel Martianera. La jueza investigaba al ex policía Ribelli desde 1998 por una denuncia de enriquecimiento ilícito, habiendo adquirido una cantidad de bienes inmuebles a muy alto precio.  Koval aparece también en otra estructura de Ribelli que es J. Inversiones Inmobiliarias S.A.

Nexos entre Ribelli y el Triple Crimen

En la empresa Christian Group, aparece además Miguel Ángel Colella, el comisario mayor que Nestór Kirchner instauró como su referente de la Policia Federal (PF) después de haber destituido al comisario Jorge “Fino” Palacios en junio de 2004. Cristina odiaba este último y habría sido ella que propulsó su salida. El vencedor fue el director de Asuntos Internos,  Colella. Se convirtió en el referente supremo de la pareja Kirchner.  Colella empezó a pisar muy fuerte con ellos. Hizo una carrera meteórica. Fue director de Antecedentes Penales de la Policía Federal. Antes había sido superintendente de Seguridad Ferroviaria y también estuvo a cargo de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la PF. Esa parte es interesante, porque Colella no sólo es socio de Ribelli, sino que fue socio de Martín Lanatta (a veces redactado con una t a veces con dos) dentro de la Homeland Brokers Security S.A. El apellido Lanatta llego a ser conocido de la opinión pública por ser procesado en la causa del triple crimen, con su hermano Cristian, y los hermanos Schillaci, Víctor “El Facha” y Marcelo, especialistas en secuestros extorsivos. Martín Lanatta, concomitantemente a sus actividades delictivas, trabajaba para el Renar. Eso permite hacerse una idea de la calidad de los recursos humanos dentro de las administraciones sensibles.

Además de los vínculos con Lanatta, Pérez Corradi  y Colella, se dice que existe un vínculo familiar entre Ribelli y Manuel Poggi por parte materna. Poggi, el ex director de Desarrollo Industrial, fue el que alquiló el depósito en Ingeniero Maschwitz, en el que al ser allanado fueron secuestrados 14 tambores de efedrina de máxima calidad, destinados a la producción de cocaína.  La madre del ex procesado de la causa Amia se llama Ana Margarita Poggi. No se pudo confirmar el parentesco. En ese núcleo mafioso, buscar el pariente resulta tan eficiente como seguir el dinero. De lo que sí sobra constancia, entre Poggi y Ribelli, es la infinidad de contactos en común, en particular de aquellos que encumbraban la columna policía bonaerense de la parte local del esquema terrorista.

Sobre los otros socios de Christian Group habría mucho por decir pero están fuera del scope de la investigación. El 24 de junio de 2013, la Asamblea General Ordinaria resolvió aprobar la renuncia de Miguel Ángel Hernández. De esa persona no hay rastros en base de datos públicos y ningún testigo parece saber de quién podría tratarse. Se sabe en cambio que Ribelli, cuando procedía a sus detenciones extorsivas, solía cambiar el apellido de su víctima, transformándolo ligeramente de modo que no se lo pueda entrecruzar con base de datos alguna y que no quede rastro del procedimiento delictivo. Esa costumbre conduce a interrogarse si podría tratarse de José Ángel Hernández, el que fuera subcomisario jefe de una brigada antisecuestro, y resultó ser él mismo parte de una clica de secuestradores.

Conexión Ubeira, Parques Nacionales y… Elaskar

Una sociedad muy interesante de Ribelli es la estructura Ecology Group S.A. La sociedad constituida el 16 de julio de 2013 tiene por objeto “la ecología y el cuidado del ambiente. Mediante la gestión integral, operación, recolección y transporte, tratamiento y disposición final de residuos y desechos en un todo (sic) de acuerdo con las normas de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación” (…) “ A esos efectos la Sociedad desarrollará sus actividades en terrenos propios o arrendados pudiendo presentarse en licitaciones internacionales, nacionales, provinciales, y/o municipales o bien ser sujeto de contrataciones directas por parte de los Entes mencionados.”

Se sabe que para los amigos del poder las licitaciones constituyen un artefacto institucional superfetatorio. El gobierno argentino ha demostrado con total cara de piedra que prefiere los arreglos directos, discrecionales, opacos,  con empresas de sus amigos, a las licitaciones del tipo que  gane el mejor. El abogado de Ribelli es José Manuel Ubeira. Y, oh casualidad, Ubeira es también defensor de Federico Elaskar, el financista procesado por lavado de dinero en un caso de personalidad políticamente tan expuesta como la de Lazaro Bez. Eso no impide a Ubeira ser  funcionario público. Es jefe de gabinete en Administración de Parques Nacionales, con el acento puesto en Misiones. El conflicto de interés no es un concepto muy en boga por estos lares.  En una nota de Infobae del 29 de agosto pasado: ”Lavado de dinero, el abogado de Federico Elaskar es funcionario nacional” se lee: “Desde su llegada a la administración de parques nacionales sus manejos para con los trabajadores han sido y son de carácter ‘patoteril’, amenazantes y coactivos “.

Si no se sabe en virtud de qué requisitos Ubeira ha logrado obtener puesto tan estratégico, se sabe en cambio con qué vehículo entiende usufructuar los beneficios del cacicazgo público, y para eso está  Ecology Group.

Además de Ecology Group S.A. y Christian Group S.A, Ribelli posee otra entidad  como  J. Inversiones Inmobiliarias S.A. Sus hijos Juan Manuel Ribelli y Rocio Ayelen Ribelli son socios de esta otra estructura, J. Constructora S.A. Eso por la parte argentina exclusivamente.

 

Las causas del abogado Ribelli

Ribelli obtuvo su primer mandato, como defensor, en una causa de fuerte resonancia mediática en 2008. Se trata, ni más ni menos de la defensa de Esteban Itar Pérez Corradi, el hombre sospechado de haber ordenado el triple crimen de Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón en agosto de 2008. La causa forma parte de un todo, con otros expedientes como el de los fármacos adulterados, el desvío de fondos del Pami y el financiamiento de la campaña presidencial de Cristina Fernández en 2007. Una causa donde están implicados altos funcionarios nombrados por cooptación política directamente por la pareja Kirchner. Factor al cual hay que agregar las llamadas que partieron desde la Casa de Gobierno hacia los dos importadores de efedrina.

Uno estaría tentado de pensar: ¿porqué un hombre como Pérez Corradi, prófugo de la justicia, implicado en un crimen tan complejo, con tantas ramificaciones; un hombre del cual no cabe la menor duda que reúne las condiciones para contratar el más aguerrido penalista de Buenos Aires, habría optado por ser defendido por un individuo del pedigrí de Ribelli? La respuesta la ofrece, en condiciones de anonimato, una fuente cercana al exitoso abogado: “Lo que vende es lo mismo de siempre, protección.  Pérez Corradi se encuentra prófugo de la justicia; Guillermo Greppi [cliente de su socio el abogado Carlos Broitman] , dueño de la financiera Propyme, está libre y custodiado. Ribelli protege a sus socios, y sus clientes son socios. Así lo hizo y así lo hace. Los autores de la masacre de Wilde, de Andreani, los protegió y hasta beneficiaron de promociones. Ribelli trabaja en binomio con un abogado cuya especialización es el derecho y el narcotráfico. Ribelli,  su especialidad es de hacer de puente entre servicios y el narcotráfico. Su único fallo hasta la fecha ha sido el caso de Mi Sangre”. En efecto, Ribelli es el abogado del narco colombiano apodado  “Mi Sangre”, Henry de Jesús López Londoño. Pero en ese caso, la magia fallo.

El capo del cartel de los Urabeños fue arrestado muy, pero muy, sin querer queriendo, el 30 de octubre de 2012 por las autoridades argentinas. Traspié (desde el punto de vista local) que se dio como consecuencia de una operación llevada a cabo por agentes de inteligencia colombianos que no permitió crear las condiciones de una exfiltración para el narco. Desconfiando de sus pares argentos, los agentes colombianos no se manifestaron ante las autoridades judiciales locales, arriesgándose al incidente diplomático, hasta entregar empaquetado al narco.

El socio de Ribelli, Carlos Broitman en la defensa del narco hizo una denuncia que recayó ante el juez Marcelo Caputo por el ingreso ilegal del material  que permitió rastrear a Mi Sangre. Según Broitman, el proceder de los agentes colombianos “puso  en peligro la seguridad nacional”. El arresto de Londoño sacó de quicio a la Casa Rosada, empezando por Sergio Berni. Después este se atribuyó el hito. El episodio creo un antecedente en el intachable historial de capacidad de protección de Ribelli a narcos y criminales.

Otro nexo con el narcotráfico al más alto nivel, indirecto, son los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá defendidos por el siempre socio de Ribelli, Broitman. Los hermanos fueron arrestados cuando aterrizaron en el aeropuerto d’El Prat con una carga de más de 900 kilos de cocaína. La droga había sido preparada y embarcada en un aeropuerto de Morón. Los hijos tienen de quien heredar. En la era del menemismo, en pleno auge de Yabrán, el jefe de la Fuerza Aérea era el brigadier general José Juliá, padre de Gustavo y Eduardo. Familiares del brigadier Rodolfo Echegoyen, ex titular de la Aduana, afirman que este habría sido “suicidado” cuando se preparaba a denunciar una conexión militar activa en el narcotráfico. Piensan que es Juliá padre que lo habría entregado a Yabrán, visto que era el primer implicado en el tráfico. La causa que inició la familia la tramitó el juez Roberto Marquevich de San Isidro. Esa red narco militar es el fondo bautismal del Modin.

En 2004, la actual mandataria se constituyó espontáneamente en testigo ante el TOF Nº3. Su testimonio fue decisivo para liberar a todos los policías de la bonaerense.

El nivel de protección que Ribelli ofrece no es el de un agente de tráfico de influencias cualquiera. Ribelli fue protegido en su peor momento, y no por cualquiera. En 2004, la actual mandataria se constituyó espontáneamente en testigo ante el TOF Nº3. Su testimonio fue decisivo para liberar a todos los policías de la bonaerense. En el primer informe sobre el expediente Amia en este portal, el viraje de 180 grados de la presidente es evocado extensivamente. Según lo que consta en el informe de la Comisión bicameral de seguimiento de las causas del atentado de la Amia y de la Embajada de Israel, Cristina Fernández afirma: ”Lo cierto es que esos policías, que participaron en la consumación de un atentado, provienen de una policía que sirvió a la represión más feroz que se recuerda en la historia argentina. No han nacido de un repollo; son hijos de la impunidad”. En 2004 no queda nada de esa dureza para con Ribelli. No se acuerda que se haya hablado del pago que recibió éste. Momento crucial de la investigación, que es discutido en la comisión bicameral el 20 de noviembre de 1998 cuando brinda declaración testimonial ante la misma comisión la escribana Juana María Vaquer Garmendia, ante quien pasó la escritura de los 2.500.000 dólares recibidos por el ex comisario a pocos días de haberse cometido el atentado. El testimonio de Cristina es recogido por el juez Guillermo Gordo, originario de Lomas de Zamora, feudo de Ribelli, surgido ex nihilo para “ayudar” en la megacausa de la Amia en 2004 que fue juzgada ante el TOF 3.

 

Amia 20 años después: a los agentes del Modin Duhaldismo les va bien

 

Aldo Rico el presidente del partido neonazi Modin, hoy disuelto, acaba de volar en segundas nupcias a los 71 años en un ambiente muy pizza y sidra disfrazada de Champagne (por favor, Champagne es una apelación de origen controlada, no bastardicen todo).  Asistió todo lo que hace las veces de gratin de la sociedad porteña.  Ribelli es una de las grandes fortunas de Argentina. Mario Naldi es consultado como experto en terrorismo, lo que de alguna forma es. Jorge Pacifico es denunciador profesional. Miguel Calvete, que se encontraba a la esquina de Pasteur el día del atentado, supuestamente porque iba a comprar una BMW que nunca existió, es representante de los supermercadistas chinos. Da entrevistas por todos los medios, alterna con políticos.

La causa Amia es la universidad del crimen. En ella se revelan todas las ignominias de una sociedad labrada a tolerar un nivel altísimo de corrupción por parte de su clase política, de sus fuerzas de seguridad, del estamento judicial y de la sociedad civil. Esos ingredientes coligan en el síndrome de Buenos Aires, cuya expresión es esa unanimidad que une a todos los protagonistas del estrago, autores, investigadores y víctimas, en actuar de tal modo que la verdad no se pueda manifestar jamás y apartar a quien rompa con el consenso. Una de las estrategias es nunca mencionar el agente perpetrador hasta erradicar la mismísima búsqueda de los culpables y abocarse a perseguir “encubridores”, sin necesidad de saber concretamente quién o qué se encubre.

 

 



Categorías:AMIA, Corrupción, Terrorismo

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: