Argelia: Mas que fraude, aversión al cambio

images (4)Teresita Dussart. (C) Todos derechos reservados

Como es costumbre en Argelia desde su independencia en 1962, los resultados de la elección presidencial en la jornada del 17 de abril revelan un resultado de tipo plebiscitario que haría soñar a cualquier político : 81,51% (8.332.598 votos) según informo en la mañana del sábado Taïb Belaïz, ministro del Interior y de  las colectividades locales. El presidente saliente, Adelaziz Bouteflika, del histórico Frente Nacional de Liberación (FLN) ha sido reelecto para un cuarto mandado. En la antología electoral del país magrebí nunca ha sido necesaria una segunda vuelta. Si cabían algunas dudas en cuanto a esta peculiar edición, que se pudiese minorar los resultados por la ausencia total de Bouteflika durante la campaña, es algo que no se produjo. La salud de Bouteflika le impidió atender ningún meeting en persona. La campaña fue llevada a cabo por referentes y amigos suyos. El presidente sufrió un accidente cerebro vascular el 27 de abril de 2013, y desde entonces no apareció nunca más en público. Hasta corrieron rumores el año pasado sobre si estuviera vivo. Ése fue el pasto del cual principalmente se nutrió el cuerpo electoral de la oposición. Eso y el cuarto mandato, otorgado a Bouteflika por la reforma de la Constitución de 2008.

De ahora en adelante la contestación pasó a otro nivel. Desde su sede de campaña, el candidato Ali Benflis, ex FLN, segundo con 12,18 % (1.244.918 votos) declaraba el sábado a las 23h00, hora local:.“Se ha violado la voluntad popular. Condeno este complot. (…) Siempre defendí el cambio pacífico. No reconozco estos resultados”. Benflis fue ministro de Justicia de Bouteflika, primer ministro y jefe del FLN. Es la segunda vez que el Rais Bouteflika se opone en una contienda electoral a su antiguo aliado. Benflis es un hombre de aparato. Su principal respaldo hoy es el director del “Département de Renseignement et de Sécurité.” (DRS), el general Mohamed Mediene, mejor conocido por su apodo “general Toufik”. La DRS ve con muy mal ojo el hecho que tras traer al poder a Boutflika en 1999, con una hora de ruta que era poner fin al terrorismo islamista, el mandatario haya progresivamente arrinconado los militares. Los haya, en todo caso, invitado a mantenerse a disposición en las casernas, lo cual es interpretado de la misma manera por los interesados.

PARTIDOS ISLAMISTAS AUSENTES

A Bouteflika y Benflis se sumaron Abedlaziz Belaid (3,36%) Louisa Hanoune (1,37), Ali Fawzi Rebaine (0,99), Moussa Touati (0,56). No participó ningún partido del bloque verde. Los partidos islamistas El Islah, Ennahda, y el Movimiento por la Justicia y el Desarrollo (El Adala), dirigido por Cheik Djaballah,  boicotearon las elecciones, alegando que los naipes estaban marcados. En realidad, según varios comentaristas argelinos, los barbudos buscaron evitar exponerse a otra derrota electoral, tal como les fue administrado durante las últimas elecciones legislativas. Por otra parte, los partidos islamistas se odian cordialmente entre ellos y habrían sido incapaces de organizar una interna para despejar un candidato común. Djaballah es el fundador de El Islah y Ennahda, del cual fue excluido uno tras otro. La nebulosa islamista, compuesta de pequeñas formaciones muy competitivas entre ellas, se disputan la representación de la hermandad musulmana en Argelia. Se saben extremadamente impopulares en relación a la historia reciente, por lo cual les es muy difícil de calibrar un discurso en apariencia reformista, manteniendo a su vez el sesgo fundamentalista.

El ex número dos del “Front Islamique du Salut” (FIS, prohibido), partido de triste memoria, Ali Belhadj, amagó con presentarse a las elecciones, pero el tratado para la “Paz y la Reconciliación”, implementado en 2004, prohíbe cualquier actividad política a todas aquellas personas que estuvieron implicadas en hechos de terrorismo. Por despecho, Belhadj se acercó al candidato Benflis. Este último se abrió de una declaración que durante varios días generó comentarios muy polémicos y un malestar dentro de la sociedad argelina: “Bajo pretexto de no sé qué, no se puede excluir de la contienda electoral una franja nacionalista islamista”. Ese “no sé qué” son 150.000 muertos, cuerpos mutilados, violaciones masivas, pueblos quemados, saqueos, hordas de islamistas drogados entrando en los pueblos, entre otras cosas.

Los islamistas no fueron los únicos en boicotear las elecciones. Una formación surgida poco tiempo antes de las elecciones, “Barakat” (ya basta), suerte de movimiento de indignados,  muy activo por las redes sociales, compuesto de laicos, jóvenes, aparentemente desvinculados de todo tipo de usina política, habría apelado a la abstención, considerando que tanto las condiciones como las placas programáticas de los candidatos hacían de la consulta popular un “no evento”.

Bouteflika está en el poder desde 1999. Llegó en un país en estado de emergencia desde 1992 y que lo seguiría estando hasta 2011, cuando el estado de excepción fuera formalmente revocado. Hay que reportarse a 1990, cuando el FIS gana las elecciones locales. Algunos lo ven como el fin del imperio y de la corrupción del FLN y de los años del Coronel Chadli Bendejedi, por entonces presidente. De 1962 a 1989, el FLN fuer partido único. Generó una plutocracia de altos funcionarios, cuya paradoja no menor fue de invertir en suntuosas residencias en los barrios más lujosos de París. En 1991, el FIS exige elecciones presidenciales anticipadas.  A partir de allí, empiezan los enfrentamientos, el estado de sitio. Concomitantemente muere Chadli en 1992 y poco después es asesinado el presidente Mohamed Boudiaf por islamistas. Se cierra el surco infernal de lo que se llamaría la “Década Sangrienta”. El FIS, dirigido por Ali Madani,  mantiene su vidriera política, pero genera en su trastienda el terrible Grupo Islamista Armado (GIA), compuesto de ex afganos que habían combatido contra las tropas soviéticas. Es el primer grupo djihadista terrorista de la índole y alcanzara un nivel de barbarie hasta la fecha no superado por ninguno de los grupos que lo seguirán. Después de una masacre particularmente bestial en la localidad de Mitidja en 1997, el grupo se escinde y se genera el Grupo Salafista de Predicación y Combate (GSPC). Hoy parte de sus componentes más duros se habrían incorporado a Al Quaeda Magreb (Aqmi)

El “Rais” logró poner fin a las masacres y hacer ratificar dos acuerdos en 1999 y 2004 por referendo, también con resultados plebiscitarios de 97 y 98% de consenso popular respectivamente. Esos acuerdos de Concordia Civil y Reconciliación nacional incluyen un nivel de amnistía que generó en su momento durísimos debates. Uno de los daños colaterales de la década sangrienta es ese condicionamiento según el cual el cambio es nefasto. En 1991, entre las elecciones legislativas y la imposición del estado de excepción, una estudiante argelina decía a la que sería esta periodista: “El FLN es malo, pero lo que se viene es peor y te acordarás de lo que digo”. Siendo ella misma hija de un alto funcionario argelino cercano a Chadli, dude de la sinceridad de su opinión. Los hechos le dieron la razón. En base a lo que represento la ruptura del FIS,  se inculcó un tropismo de pavor al cambio. Tanto es así que las “primaveras árabes”, estimuladas por movimientos afiliados a la hermandad musulmana, teniendo el país vecino por epicentro, Túnez, la onda no se propagó a Argelia.

Entre los muchos retos de un presidente argelino, además de mantener e intensificar las relaciones relativamente buenas con la Unión Europea, de gestionar la guerra fría con el reino vecino de Marruecos, de encontrar una solución durable a la cuestión Amazigue (beréberes), el terrorismo sigue ocupando el plato fuerte. Así lo demuestra un video de Aqmi subido a You Tube durante las elecciones y criticando a Bouteflika. Aunque el contenido sea relativamente soft, que no se haga apología de la violencia o injurias contra supuestos “takfirs”, la organización o aquellos que se sienten capacitados a reivindicarse de ella, se hicieron tímidamente presentes durante la campaña. Un guiño no para menoscabar, teniendo en cuenta la sombra nomadizante, en Libia y en Mali, del terrorista y traficante Mokhtar Benmoktar, autor de varios atentados en Níger, Libia y Mauritania y Argelia con la toma de 600 rehenes locales y 40 europeos en in- Amemas, en Enero de 2013. Episodio que se desanudó tras una intervención del ejército argelino.

Eso lleva a pensar que los frioleros resultados registrados por ese presidente enfermo, ausente, no sean tal vez totalmente el hecho del fraude, pero pueden llegar a ser el reflejo de una opinión decidida a mantenerse en los railes de una conducción de paz civil que hizo sus pruebas, más que en lo económico o lo institucional. No obstante ello, si el sillón presidencial se ve muy desafectado, esa conducta electoral pueda darse vuelta contra su objetivo. El que gobierna de hecho desde abril del año pasado es el hermano de Bouteflika, Said. El cual tiene muy malas relaciones con el director de la DRS, el general Touflik. Este le resta legitimidad a su nombramiento como jefe del FLN y denuncia el nepotismo imperante. Said por su parte, le encomienda no meterse en los asuntos del partido. Otras grandes figuras de la independencia, Muyahidín de la generación de Bouteflika se han sumado a la cruzada contra la familia “au pouvoir”, invocando una “mafia política”. Entre ellos está el ex coronel Ahmed Bencherifis, personaje de claros y oscuros. Bencherifis fue aliado del candidato Benflis. El ex presidente Liamine Zeroual forma parte de la misma camada. Esa situación puede propiciar aquello que parte de los argelinos tanto temen, y otros tanto apelan de sus votos, un cambio.



Categorías:Africa

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: