Club de Paris: Argentina no puede ser la Rubia Mirella del mundo (actualizado)

Teresita Dussart (C)

EL Ministro de Economía argentino acudió a una convocatoria del Club de París el lunes 20 de Enero, y  la fumistería que se veía venir no prendió. Axel Kicillof y Hernán Lorenzino su predecesor en esa cartera, fueron a París para negociar la cancelación de la deuda relacionada al famoso blindaje financiero de 2001, intentar obtener que sea descartado el pago de los intereses, y tal como adelantado por el diario “El Mundo” en su edición del domingo, buscó “regatear” una reducción de 80% de la suma en principal. Del ese rescate de 2001 participaron 16 países, entre los cuales Alemania, Japón, Holanda, Italia y España, todos miembros del FMI. Sumada todas las líneas crediticias se llegó a 10.000 millones de dólares.

Nadie lo dijo de esa manera pero fue un “fin de non recevoir” que se le opuso. Y así volvió a Buenos Aires. Se espera una muy larga negociación ya que consensualmente tanto como por separado, las delegaciones participes del Club financiero no están dispuestas a ceder. Por su parte Argentina va a seguir intentando una reestructuración radical tendiendo a salirse de la suya con una quita simbólica, además intentará colocar sus bonos nacionales como moneda de pago. Es muy improbable que el Club de París ceda sobre la cuestión del primer pago, representando taxativamente una suma de entre 20 y 25% de la deuda global y que esta sea en efectivo. En su conferencia del martes, Axel Kicillof declaró en conferencia de prensa que no aceptaría “condicionamientos”. Según una delegada asistiendo a la reunión ayer, es el conjunto de las delegaciones que no va a aceptar “condicionamientos” para el pago de la deuda. El encanto de serpiento ya no funciona.

Cabe preguntarse hasta dónde el denominado primer mundo esta dispuesto a asumir el papel de viejo baboso y Argentina la bailarina de los siete velos? La historia financiera del país es una seguidilla de episodios de generación de entusiasmo y subsecuente inversión por parte del, o de los pigmaliones, inmediatamente seguida de fraude y defraude por parte de la bailarina, quejas y recriminaciones de ésta (imperialista, colonialista, fascista, destituyente, desestabilizador, inquisidor, neoliberal, buitre, carancho, etc.) por haberla puesto en la alienante situación de endeudada, y pasado el brote de ira vuelta a la casilla del baile de los siete velos, haciendo como si nada hubiese pasado, y el viejo baboso dispuesto a hacer borrón y cuenta nueva. Así se repiten los escenarios al idéntico, que hacen de Argentina el país con la mayor cantidad de default de la historia financiera mundial. Es además notable dentro de este esquema que Argentina trata especialmente mal el crédito surtido de la tasa de intereses más baja. El FMI se ha convertido en sinónimo del imperialismo en el país austral, cuando se trata de una mutual multilateral que presta a 4%. Donde Argentina recibió créditos, otros estados que los necesitaban más no los recibieron.

Desde Bernardino Rivadavia así fue. De la historia financiera argentina los episodios se repiten tanto que se confunden los unos con los otros: empréstitos, emisiones de bonos, cesación de pago, suspensión de la moneda, inconversión, restricciones a la exportación del oro en el siglo XIX, ahora “cepo al dólar”, desvío alevoso del uso alegado de los fondos ante el ente prestamista internacional muchas veces a fines de enriquecimiento personal o clientelar. En 1956, el Club de París tuvo que constituirse para enfrentar la cesación de pago del estado Argentino frente a sus acreedores británicos y estadounidenses. Deuda generada durante la Segunda Guerra mundial. ¡Es decir que los países que combatieron para un mundo libre le prestaron a Argentina, un país abiertamente filonazi, dinero en la década del 40, y cuando se trató de reembolsar ese dinero, naciones que habían visto ciudades destruidas, perdido millones de vida y obligadas a costear la post guerra a través el Plan Marshall entre otras cosas, tuvieron encima que restructurar la deuda de un país que se enriqueció durante la guerra, el cual normalmente debería haber sido juzgado como potencia colaboradora del Eje!

Destino elegido

Argentina, tiene una densidad poblacional entre las más bajas del mundo. No conoce catástrofes naturales, su tierra es fértil en la mayor parte del territorio y sin embargo 25% de su población vive en situación de pobreza urbana. Si su primer siglo fue dedicado a guerras civiles intestinas, su segundo siglo de historia conoció seis (ocho si se consideran las condiciones de las elecciones de Perón) dictaduras. Pero esas dictaduras fueron en su brutalidad y represión innegable menos brutales que algunos gobiernos electos, y sobre todo no generaron guerras civiles como por ejemplo en El Salvador o en Nicaragua, sino que fueron más bien aceptadas por la sociedad civil. Cuando no avaladas. No hay razón estructural a la falta de desarrollo industrial y de economía terciaria, como no la hay a la calamidad de su infraestructura, de su crisis energética que va agravándose, al vaciamiento de las reservas del Banco Central. Es un destino elegido. Argentina no sufre de una tara sui generis. El actual gobierno de la mandataria Cristina Fernández ha sido avalado por los votantes tres veces. La primera vez su marido, en pleno conocimiento de su actuar en la provincia de Santa Cruz, la segunda y la tercera vez la esposa, sin calificación técnica para administrar lo que sea. Todas las elecciones intermedias para la renovación del Congreso han sido ganadas, menos las legislativas de 2009. En 2013, la contienda para la renovación bicameral, por más que la oposición diga que ganó las elecciones, no se puede obviar que los números están irrefutablemente a favor del oficialismo. Hay un declive, es cierto, pero siguen teniendo franca mayoría. Por lo cual nadie puede decentemente negar que la situación actual, responda soberanamente al designio popular.

Imponer sanciones a una dictadura o rechazarle una línea de crédito seria sancionar doblemente un pueblo que vive bajo el yugo de un tirano. No es el caso argentino. Cuando Repsol fue echado manu militari en condiciones no sólo de extra judicialidad sino que de modo abiertamente humillante por parte de la mandataria y con gran protagonismo del actual ministro de la Economía, Axel Kicillof, no hubo un solo diputado o senador de la oposición para recordar que cuando Argentina se encontraba en una nueva tormenta, de esas que se organiza ella sola por su mala praxis y su corrupción, España le tendió nuevamente la mano. Cuando España se encontró atravesada de una crisis paradigmática, Argentina escupió a la cara de todos los españoles su desprecio y su resentimiento revanchista. Por ende fue un insulto a todo los europeos. Eso nunca se debe olvidar. No se debe olvidar no por rencor. Sino porque está demostrado que si el viejo baboso le perdona todo a la bailarina, la bailarina se convierte en una Rubia Mirella y es sabido cómo termina la Rubia Mirella.

Una nueva política en materia de asistencia financiera internacional debería surgir por parte de los Estados miembros del FMI y de la Unión Europea. Es un planteo que va más allá de la cuestión Argentina. Los estados emergentes son muy voluntaristas cuando se trata de soliviantar el concepto del multilaterismo en contra del liderazgo de las naciones más ricas y criticar su poder de decisión en las aulas, desde donde postulan que la influencia internacional irradiada se encuentra sobredimensionada comparada al nivel real de representatividad de esos estados. Pero cuando se trata de tender la mano del Buen Samaritano, no sólo desaparece toda noción de multilateralismo, sino que se instituye une hipernacionalismo egoísta, cuya traducción es que de estado emergente a estado emergente se observan muy pocos flujos financieros. En todo caso, nada que se parezca, ni lo más remotamente a una contribución en aras de rescate o de desarrollo sustentable.

Una muy buena conocida de la presidente, en épocas en que ésta gestionaba con su marido en Río Gallegos el estudio de usureros, de público conocimiento, relató la siguiente anécdota: Estando con la pareja en el estudio, se presenta una enfermera con su padre y anuncia que ese mes no va a poder honrar el servicio de la deuda. Néstor Kirchner recibe ese anuncio muy mal. La penalidad por el retraso, será la totalidad del salario del mes que viene. La mujer sale llorando. La fuente le pregunta entonces a Cristina, ”¿pero porque son (sois) tan duros con esa mujer?” Cristina contesta: ”si no tiene dinero que no se endeude”. Bueno, pues éste es el país que gobierna desde hace diez años con plena legitimidad Cristina. Que aplique entonces ese método.

La comunidad internacional se despierta de una crisis de la cual no le puede agradecer en nada a Argentina y ya no puede seguir baboseándose por una bailarina muy desgastada, habiendo además bailarinas más lindas. La globalidad se hace en base a socios que entienden que las relaciones internacionales, financieras o no, necesitan de las tres “r” reciprocidad, responsabilidad, respeto.-

De la misma autora : Argentina ante el espejo de Rusia
http://www.lanacion.com.ar/1489384-la-argentina-ante-el-espejo-de-rusia



Categorías:Argentina, Corrupción, Latin America

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: