Echegaray, parrillero del kirchnerato

CorderoTeresita Dussart (C)

En un nuevo episodio de agresión a la prensa, un grupo de choque del director de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) de Argentina, Ricardo Echegaray, infligió a un equipo de periodistas de la cadena TN una brutal golpiza en reacción a la tentativa de éstos de obtener respuestas sobre la elección del funcionario de ir a pasar las fiestas de fin de año en Rio de Janeiro, cuando encomienda a los argentinos no salir del país. La ciudad carioca es uno de los destinos más caros del mundo y el hotel elegido, el Sofitel de Copacana, cuesta por encima de mil dólares la noche. El funcionario y su entorno viajaron en primera clase de Emirates Airlines a razón de más de veinte mil pesos cada uno el tramo Buenos Aires, Rio de Janeiro. Línea de la cual no supo pronunciar el nombre.  Como es de público conocimiento urbi et orbi, en Argentina procurarse dólares es una experiencia imposible dentro del sistema legal y se debe recurrir al mercado negro, (blue, en la nomenclatura global) con todos los riesgos que eso supone, a un precio netamente superior al del curso oficial. Siendo el curso oficial una virtualidad totalmente desvinculada de la realidad para la aplastante mayoría de los argentinos. Ese “cepo cambiario”,  tal como se lo define aquí, lo instauro Echegaray. Pero el funcionario es también el que transformo la administración fiscal en una suerte de usina entre policía política y tribunal de la inquisición para los opositores, arrastrando a éstos sobre la parrilla para amedrentarlos y confesar sus crímenes de “oligarcas”.

Ricardo Echegaray acompañó a los Kirchner en todas sus andanzas desde la época de Néstor Kirchner gobernador de Santa Cruz. Como varios mamelucos de la pareja presidencial, la cual nunca dejó de ufanarse de haber sabido capitalizar la cuestión de los derechos humanos como marca protegida, en el historial de Echegaray figura un sombrío pasado militar durante la última dictadura militar, hasta se le atribuye un pasado por la ESMA de siniestra memoria por haber funcionado allí el principal centro clandestino de detención. Supo cerrar los ojos a toda la mala praxis de la cual participó activamente. Hace parte de esa categoría de nuevos ricos argentinos que a diferencia de los nuevos ricos de los países emergentes de tipo India, China, Brasil, Rusia, Ghana, que obraron a levantar una industria y una sociedad de servicios de alto valor agregado, él no creo nada. El peronismo es conocido por su propensión a producir una plutocracia de funcionarios estériles de ideas y de realizaciones, lo suficientemente ricos como para poder codearse en los lugares de concentración del jet set mundial. Ningún funcionario ni siquiera de uno de los sietes países más ricos del mundo viajaría en primera clase de una de las líneas más exclusivas del mundo para un vuelo de cabotaje o regional. Sería una manifestación de mal gusto. Peor tratándose de un país que tiene el triste palmar de contar con 25% de su población viviendo en situación de pobreza urbana, hundidas miles de familias por culpa de la crisis energética en un universo de catacumbas, fruto del amateurismo y de la corrupción del gobierno del cual Echegaray es una pieza clave.

Presunciones de corrupción gravísimas pesan sobre Echegaray, encubrimiento del mismo, nepotismo, enriquecimiento indisimulable, lavado de dinero, políticas erradas, el director de la Afip tiene el estómago sólido. Nada le da asco. Desde la asunción de la esposa de Néstor Kirchner, Cristina Fernández, ha sobrevivido además, con raro estoicismo, a todas las variantes de humillaciones. Arte del suplicio profesional en el cual la señora se destaca y que ningún funcionario que se respete habría aceptado, creando así aquella selección a la cual se asiste en el país austral, que quedaron los peores al poder. Echegaray ha impuesto todas las medidas autoritarias que hicieron al nuevo ocaso argentino en esta nueva versión del peronismo. Su “sacrificio” sólo sirve a su cuenta en banco, y ciertamente no le autoriza a reprimir, menos por medio de la fuerza bruta, a un equipo de periodistas. Si la justica de este país no se manifiesta, la basura de la historia ya empezó su trabajo de trituración y a esa justicia no la para nadie.



Categorías:Argentina, Corrupción, Otro día en Argentina

Etiquetas:, , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: