República Centroafricana: Cinco minutos antes del genocidio

MDG : CAR : Members of the Multinational Force of Central Africa (FOMAC) in Bangui

Teresita Dussart (c) La operación francesa “Sangaris” en República Central Africana (RCA),  fuerza de interposición dentro del conflicto interétnico entre la minoría musulmana y los cristianos,  tiene el difícil reto de cumplir con la misión de proteger y desarmar dentro de las dos resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. La resolución 2122 que prevé la creación de la Misión Africana de Sostén a Centroáfrica (MISCA) y la resolución 2127, que ordena el alto al fuego y una misión de Desarme, Desmilitarización y Reintegración (DDR). Ambas implementadas el 5 de diciembre.  Desde entonces se han desplegado 1.600 soldados franceses que se vienen a agregar a los 6.500 soldados de la fuerza de interposición de la Unión Africana y de la Comunidad Económica de Estados  Centroafricanos (mejor conocida por sus siglas en francés CEEC), la cual deberá ceder el rol a la Misca el 19 de diciembre.

Si la desmilitarización exige simetría de las dos fuerzas en presencia, es un ejercicio altamente peligroso frente al riesgo de un posible genocidio en el que una parte resulte librada al enemigo en estado de indefensión, en particular tratándose de la parte originalmente agredida, los cristianos (protestantes y católicos, 50% de la población) y animistas (35%  de la población). Por otra parte una desmilitarización que aparecería parcial en los ojos de la minoría musulmana podría también alentar a grupos djihadista a involucrarse. Varios grupos nomadizantes en la zona sahariana o en el Cuerno de África están al acecho y sólo esperan una señal para ocupar un nuevo terreno de lucha y de lucro. La milicia musulmana Seleka ha provocado estragos de todo tipo, prefigurando una catástrofe humanitaria mayúscula. Pero la milicia cristiana anti-Balaka (anti machete, en sango) no se ha quedado atrás  y ha cometido atrocidades hacia civiles en un ambiente de pogromo antimusulmana, obligando éstos a refugiarse en mezquitas que luego eran quemadas.

El ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, en visita el viernes a Bangui, capital de RCA, declaraba delante de un contingente de doscientos soldados franceses que “la República Centroafricana es un país a la deriva”, agregando que “puede desestabilizar toda la región atrayendo grupos criminales y terroristas”.  Durante su visita debía entrevistarse con el jefe de estado de facto, Michel Djotodia. Horas después, el funcionario galo era esperado en la república vecina del Chad, donde tenía que reunirse con el presidente Idriss Deby.  El Chad nunca ha jugado un rol neutro en RCA como lo recuerda en declaraciones a Relaciones Internacionales, el presidente del movimiento ciudadano “Fini Kode”, Franck Saragba, el cual un día podría desempeñar un rol importante en Centroáfrica: “ El Chad es juez y parte. Siempre hizo todo para inmiscuirse en nuestros asuntos. Su presidente estuvo al origen del golpe de estado de 2003. ” Razón por la cual nada se puede hacer en Centroáfrica sin asegurarse de antemano de las intenciones del Chad. Queda no hay tiempo por perder. El presidente de Togo, Faure Gnassingbe, en una visita el 6 de diciembre a París en el marco de una Cumbre organizada sobre Seguridad en África, declaraba “si Francia no toma el liderazgo, corremos el riesgo de tener un santuario para terroristas en África.”

Actualmente, las fuerzas que se oponen son las milicia Seleka, musulmana, hasta hace poco dirigida por Michel Djotodia -fuerza que inició el conflicto- y la milicia cristiana anti-Balaka. Pero a éstas se han agregado una miríada de micro organizaciones criminales. Por ahora hay  600 muertos, de los cuales 150 serían musulmanes. Según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los  Refugiados (ACNUR), 150.000 personas habrían sido desplazadas de sus hogares huyendo de las atrocidades.

Michel Am Non Droko Djotodia, tal su nombre completo, no es un djihadista, ni tampoco tiene afinidades conocidas con ningún grupo que lo sea. El conflicto en RCA es un conflicto interétnico “clásico”, aunque relativamente nuevo en un país donde las tribus musulmanas y cristianas siempre han convivido pacíficamente hasta la guerra civil de 2004. La situación actual se encuentra  agravada por factores exógenos que son la porosidad de las fronteras, las cuales al norte permiten que penetren los temibles elementos Janjaweed, del Sudán. “Sabemos que un general de la etnia de los Janjaweed infiltro los Seleka, los cuales al principio era un movimiento nacido en el Norte del país”. Hasta ahora la prensa no habla de una deriva djijhadista del movimiento. Sin embargo Saragba estima que es un riesgo subestimado: “Los Seleka nos quieren imponer la Sharia. Nos quieren imponer sus costumbres venidas de los países vecinos. Nosotros los recibimos cuando huían hace unos quince años (referencia a la crisis del Darfur) y ahora entran en las granjas donde hay cerdos y quieren abatir los animales con el pretexto que no se come cerdo. Después atacan los mercados los viernes con el pretexto que el viernes es feriado. “

A la RCA, enemigos y aventureros al acecho, no le faltan por ninguna de sus fronteras.  Al sur los terroristas iluminados de Joseph Kony, el ugandés, jefe del Ejército de Resistencia del Señor (LRA por Lord Resistence Army), conocido como uno de los protagonistas de los famosos “diamantes de sangre” y con muy buenas relaciones con el Sudán del Sur no están con ánimo de esperar mucho tiempo.  Para el Lord de la guerra ugandés, aprovecharse de la vulnerabilidad en la cual se encuentra inmersa la RCA y poner las manos sobre sus centros de extracción diamantíferos sería una ganga que no está dispuesto a desaprovechar. La semana pasada dix y nueve miembros de la LRA depositaron sus armas ante la fuerza de interposición de la Unión Africana.  En 2013, el reto para los Janjawee como para los milicianos de la LRA tiene mucho o todo que ver con el hecho que aunque la República Centroafricana sea uno de los diez países más pobres del mundo, su subsuelo recela de diamantes, uranio y petróleo entre otras materias primas, sin hablar de la riqueza forestal de su sabana. Un botín por el cual están dispuestos a todo si no han sido neutralizados antes.

Djotodia llegó al poder después de un golpe de estado el 24 de marzo de 2013, cuando la milicia Seleka entró a sus órdenes en la capital Bangui, depuso al presidente François Bozize y Djotodia disolvió la Constitución y la Asamblea Nacional (Congreso). La organización de los Estados Africanos no lo reconoce como presidente, sino como Jefe de Estado transicional en el marco de los acuerdo de Libreville, sobrevenidos el 18 de abril de 2013. Eso será hasta la convocatoria a nuevas elecciones. Ésa fue la quinta asonada desde el establecimiento de la democracia en 1993 en la antigua colonia francesa. El propio Bozize llego al poder en 2003 después de un golpe de estado que depuso a su predecesor Ange Felix Patassé. Djotodia era un funcionario desconocido hasta 2003. Estudió en la Unión Soviética y ocupó el cargo de Cónsul de la RCA en Sudán. Los observadores dicen que se encuentra superado por la situación que contribuyó a crear, aunque el estado actual del país en lo económico no sea responsabilidad suya, sino de la mala gobernación de Bozize.  Un ejemplo de su desconcierto es que no tiene con qué pagar a los milicianos Seleka. Las cajas están vacías, por lo cual éstos ya no le responden y pillan los campesinos de las etnias cristianas. En una entrevista al diario Afrique Education de esta semana declara: “Hay que proceder a recoger las armas. Y también hay que desarmar los elementos incontrolables que se dicen Seleka. Los anti-Balaka deben ser también controlados. Están en causa en gran número de situaciones de inseguridad.

Haciendo historia inmediata, el conflicto es una reincidencia de la guerra civil centroafricana ocurrida entre 2003 y 2007 que terminó con la firma de un Acuerdo de Paz en 2007 en la ciudad de Birao, después de la intervención de una flota de aviones Mirages franceses.  Está a la vista que el frágil equilibrio étnico superpuesto a una democracia tanto o más frágil no resistió.

La presencia chadiana y sudanesa dentro de los Seleka desde esa guerra civil es un indicador de la internacionalización de dos conflictos sobrepuestos, el de RCA con la crisis del Darfur, los dos concomitantes: cristianos o animista contra  facciones musulmanas o árabes contra negros, respectivamente. En un documento hecho público el viernes pasado el movimiento ciudadano Fini Kone exigió la retirada inmediata de la presencia de los destacamentos chadiano y sudanés de la fuerza internacional de interposición, alegando que no son imparciales.  El genocidio en la región del Ghab Darfur, en Sudán, ocurrido a pocas semanas de empezar la guerra civil en 2003 en RCA y a pocos kilómetros de la frontera, opuso los Janjaweed contra pastores negros de las etnias fur, zaghara y masalit dentro de lo que quedara como el primer genocidio de este milenio.  Mucho de los refugiados de Darfur llegaron a la RCA donde hoy se está gestando aquel desequilibrio étnico que podría acaban en un nuevo genocidio. “Conociendo Centroafricana, Lo que paso es algo que difícilmente olvidaremos”, dice Saragba, aunque varias voces apelan al perdón, desde una paz precaria instaurada bajo el poder de fuego francés. La cuestión  es: ¿que pasara cuando estas se retiren?



Categorías:Africa

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , ,

2 respuestas

  1. Im no professional, but I believe you just crafted the best point. You naturally understand what youre speaking about, and I can truly get behind that. Thanks for staying so upfront and so straightforward.
    http://ep.dr-tharon.com/ep/view/artefact.php?artefact=1632&view=362 http://ep.dr-tharon.com/ep/view/artefact.php?artefact=1632&view=362

    Le gusta a 1 persona

  2. I keep trying. I will naturally prefer to follow the situation being in the field rather than making interviews from such a distance, but at the moment is the best I can do. Thanks for following me.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: