El Hombre Nuevo peronista resultó ser el Petiso Orejudo

Teresita Dussart (c)

imagesorejudoEl Petiso Orejudo volvió y fue millones. El Hombre Nuevo que debía surgir del peronismo, el “descamisado” surgido del laboratorio populista argentino resultó ser el orejudo de gorra con visera amplia, tatuado, animado de la pasión violenta del fútbol y con una plataforma semiológica disponible de cincuenta palabras. Fue un trabajo de largo aliento de mutilación que requirió de varias generaciones y cuyo golpe de gracia fue el kirchnerismo. Una década de destrucción furiosa de la institución escolar culminó en la creación del homo conurbanensis. Y sigue. Porque el homo conurbanensis caló hondo hasta en el corazón de la capital. El país se transformó en un gran conurbano. Conurbano del mundo que entró en el siglo XXI, mientras esta parte más austral se mantenía en una dimensión ahistórica.cordoba-y-su-noche-de-la-expiacion

Como lo indicaba Ingenieros, las tres fuentes de la evolución son la genética, la herencia y la mesologia. En esa interacción con un entorno social hecho de autarquía dentro del claustro del barrio, de la patota, azotado de descomposición cognitiva debido a la instrumentalización de la institución escolar a fines del revisionismo histórico, de propaganda místico-política y, en fin, de clientelismo sin exigencia de resultados, se ha ido elaborando un individuo regresivo en la escala de la evolución padeciendo de todos los síntomas de fragilidad cromosómica. Un individuo totalmente inadaptado a entender el mundo, evaluar su gobierno, insertarse él o sus creaciones en el mercado global.386499_171386832958198_1456669632_nTodas las expresiones del folclore de la administración kirchnerista consolidaron la fobia a la inteligencia y el espanto ante el saber. Todo el esfuerzo fue abocado a entronizar una contra élite de imbéciles.

Son poco más, poco menos, las mismas imágenes de la prepotencia del barrabrava, la instauración de la prostituta como modelo, el lenguaje corporal tumbero. ¿Y quién puede dudar ante las imágenes del engendro regresivo del hooligan argentino, distinto de las otras formas de hooliganismo en el mundo; observando los cuerpos prematuramente fláccidos por el ocio y la dieta lumpen, casi tanto como los efectos segundarios de la teoría del desarrollo con inflación y sus penurias subsecuentes, que esa humanidad ha sido irrefutablemente mutilada por las políticas clientelistas, pasatistas de estancamiento e idiotización durante décadas?images (5)

Desde la génesis de la creación del estado, forzando provincias desunidas a una comunidad de destino no deseada, se fue gestando la hemorragia de las élites hacia Chile o hacia Uruguay, cuando no de regreso a la metrópoli. ¿Cuántas familias se fueron escapando de las razias de Facundo Quiroga en la zona cuyana y cuántas hubiesen images (1)huido de las aberraciones de un Guillermo Moreno, en busca de un futuro mejor para sus hijos si la situación en Europa les hubiese concomitantemente sido más propicia?
TeLeemos_12651_615x360_fit[1]El peronismo no es ni izquierda ni derecha, es la espuma del populismo disfrazado de un izquierdismo carente de ideal. El espíritu peronizado, aun inconscientemente, propaga el discurso apologético de la ociosidad y de la mediocridad vindicativa, en lugar de aquéllas que apelan al surgimiento o desarrollo de una nueva élite asumida como tal, fundada sobre el mérito, rompiendo el tejido de la plutocracia, del nepotismo y de las oligarquías.Morian Casan détention Paraguay

El cuerpo de valores generado por las revoluciones británica y francesa con sus características, sean entendidas en una lectura liberal o socialista son en realidad valores abiertamente elitistas. La revolución soviética, surgida de un ideario percibido a principios del siglo XX por el estamento urbano intelectual ruso de su época como un movimiento ocidentalista, no lo era menos. Apelaba a una exigencia de excelencia estajanovista.
Falta un discurso apologético del mérito, una política de reinstalación de la sensualidad del saber, de la autoexigencia, de recalificación de la élite como una aspiración natural del individuo y una obligatoriedad de la sociedad.



Categorías:Argentina, Otro día en Argentina

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

1 respuesta

  1. Me dejó sin palabras, excelente editorial. Un saludo cordial Sra.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: