Ilham Aliyev su reelección, una formalidad más

-2047483648_Baku-Tbilisi-Ceyhan-pipeline1

Teresita Dussart (C)*

A pocas horas del cierre de los despachos de voto, la reelección del presidente saliente de la república transcaucásica de Azerbaidjan es un hecho consumado. Ilham Aliyev, hijo de Heydar Aliyev, se mantiene en el trono presidencial con unción plebiscitaria. El segundo del nombre, heredero de la mano dura de su padre, que fue el representante de la KGB en Azerbaidjan, no se dio ni siquiera la pena de componerse una actitud de candidato en campaña electoral, tan seguro estaba de la reelección. Las flores habían sido encargadas desde hace tres semanas para celebrar el resultado que sin lugar a dudas será en proporciones argelinas. Esta vez se conformaría según los primeros resultados reportados por Reuters con 84% mientras que su primer opositor Jamil Hassanli alcanzaría los 8,4%. La contienda electoral del 15 de octubre de 2008 le regaló un resultado de 89% de votos a su favor, mientras que su opositor más inmediato, Igbal Agazade, tuvo que conformarse con 2,9%. En 2003, Aliyev había logrado 76% de votos. Desde 2009, una reforma de la constitución permite al presidente ser reelecto de por vida.

Esos resultados espectaculares no son estrictamente el resultado del fraude, directo o indirecto, en la manipulación de las boletas o del acuartelamiento. El padre de Ilham gobernó el país como Primer Secretario del Comité Central del PCUS azerí, nombrado por Leonid Breznev en 1969. Tuvo que soltar las riendas del poder en 1987, cuando Mikhail Gorbachov lo echó, al ser el nivel de prebendas exasperante aún para los estándares soviéticos y el desmadre del “que se lo lleve quien pueda” de la perestroika. Un poder que sólo fue perdido a final de los ochenta para ser recuperado a pocas horas de las primeras elecciones, ya por el hijo. Heydar murió dos meses antes de ese primer gran encuentro con lo que prometía, con mucha ingenuidad, ser una democracia.

Una pizca de relativismo cultural viene bien para entender que el culto a la dinastía es lo propio de una satrapía. No todos los comercios, que infaltablemente exhiben las fotos de Heydar e Ilham juntos lo hacen por oportunismo o por exigencia de conformarse a la propaganda bajo pena de represalias. Hay un respeto clánico a la familia presidencial. Desde el punto de vista soviético, conformaban una élite intelectual formada en las mejores escuelas del imperio comunista. Ilham estudió en el Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO), donde fueron formados los brahmanes de la URSS, grandes embajadores, ministros, espías de los directorados de élite de la KGB. Eso da una cierta chapa, aún en nuestros días. Heydar, por su parte, fue armado intelectualmente en lo que era entonces la escuela del NKVD de Leningrado (San Petersburgo). Cuando Heydar empezó a desempeñar sus funciones en la república del sur del Cáucaso, una de sus primeras acciones fue impedir el acceso a la facultad de derecho de Bakú a los alumnos “hijos de”, con el noble motivo de terminar con el nepotismo. Pero la fibra tribal de la estepa fue más fuerte y, en reemplazo de la élite diezmada, impuso su propia prole.

Sin embargo indenegablemente sopla un aire nuevo sobre esta elección. El fenómeno de la globalización como resultado de la fibra óptica, de las redes sociales y del acceso a la comunicación aún en presencia de filtros de internet importantes, generó una oposición más estructurada. De los nueve opositores, siete eran puramente cosméticos, pero dos le dieron realmente guerra a Aliyev, aunque jamás a punto de amenazarlo. Eso fueron Iqbal Agazabe, del Partido Umid (Esperanza), y Jamil Hassanli, del Consejo Nacional de Fuerzas Democráticas. Con poco o nada de fondos, los dos opositores recorrieron el país, apelando a poner fin a la dinastía Aliyev y su corrupción. Hassanli inclusive escribió una carta abierta en el diario británico The Guardian, “Azerbaijan must use this election to end the Aliyev dynasty”. Fundando sus argumentos en la corrupción, el incongruente artilugio de reforma de la constitución que monarquiza la presidencia, el uso discrecional de las regalías del petróleo y del gas, y la no resolución del conflicto de Nagorno Karabaj; había cabida para movilizar un electorado socio demócrata. Pero el activisimo pasó a otras manos. La influencia de las primaveras árabes y una política de ingerencia muy fuerte por parte del vecino Irán hacen la verdadera alternativa de Aliyev, su bomba de tiempo más segura por así decirlo, el Partido Islámico de Azerbaidjan, prohibido desde hace dos años, y su jefe Haci Mouvson Samadov, condenado a 12 años de cárcel. Mouvson no es ni un tierno ni un demócrata, pero la forjas protosoviéticas redoran el blasón de cualquiera. Tal vez por eso Hassanli creyó necesario agregar el toque populista a su campaña, prometiendo libertad religiosa y autorización del velo islámico y tchador para las mujeres, hasta ahora prohibido por Aliyev.

Un lugar inclasificable

Azerbaidjan es un país de mayoría musulmana shiia, y su vecino con el cual comparte la zona fronteriza más amplia es Irán. Sin embargo, las relaciones entre los dos vecinos es pésima. Azerbaidjan ve en la tentativa de imponer los códigos de vida islámicos, por parte de Irán, el Caballo de Troya para debilitar una república con la cual mantiene un diferendo sobre el reparto de los recursos marítimos del Mar Caspio. Tanto, que cada vez que se habla de Irán en Azerbaidjan es en relación al narcotráfico o todo tipo de actividades delictivas. Cada vez que se quiere difamar a alguien, taxativamente será por ser un esbirro de los iraníes. El periodista y activista Parviz Hashimli fue apresado en agosto y detenido en una cárcel de los servicios de policía política azerí. Para justificar el procedimiento y el rechazo de dos apelaciones succesivas a la fecha, las autoridades de su país alegaron que traficaba armas y droga desde Irán.

Azerbaidjan ha asumido una diplomacia muy especial que lo pone en un lugar inclasificable. Sus relaciones con Occidente son muy buenas, tanto por el aprovisionamiento de gas que hace de esa pequeña república de poco menos de 10 millones de habitantes el proveedor alternativo a Rusia. El mes pasado se firmaron varios contratos para el aprovisionamiento de gas por el complejo Shah Deniz a la Unión Europea. El padre de Ilham ya había envisionado esa mala jugada a la barba de la Unión Soviética, creando el famoso gasoducto de Bakú a Ceyhan, pasando por Tbilissi, que provee a toda Europa sin necesidad de pagar derecho de piso a las repúblicas de la hoy Comunidad de Estados Independientes (CEI). Una ganga para una Europa siempre preocupada por su Talón de Aquiles que la hace depender de Rusia para sus provisiones de gas.

Por otra parte es la ruta insoslayable para las fuerzas áreas de la fuerza de intervención internacional en Afganistan. En previsión de la retirada de las tropas en ese país, el año que viene Azerbaidjan se va a hacer aún más estrategico por el despliegue que eso va a generar y, con toda seguridad, Estados Unidos o el Reino Unido no quisieran ver caer el país en la zona de influencia iraní o rusa. Uno de los observadores encargados de vigilar el buen desarrollo de las elecciones es el embajador de su majestad británica, el ministro plenipotenciario Robert Walter, y es de apostar que si hubo fraude no lo habrá notado. Además de la relacion más que distante con Irán, abiertamente hostil, ya evocada, Azerbaidjan tampoco tiene una relación muy cariñosa con Rusia. El conflicto con la zona del Nagorno Karabaj, poblado esencialmente por armenios y ocupado por fuerzas del vecino en su flanco occidental, crea una grieta infranqueable en sus relaciones con el gigante ruso. Rusia siempre consideró Armenia como el buen alumno del Cáucaso. El único pueblo con el cual se lleva bien en una región proveedora de oro azul por el gas pero también de muchos dolores de cabeza. Los otros pueblos, ingushes, chechenos, ossetas, son musulmanes. Georgia es cristiana pero tremendamente ganada por occidente, es decir perdida al mundo eslavo, y los azerís una población otomanizada con poco roce cultural en lo que toca a Moscú. Ese eje Armenia-Rusia impide, desde el punto de vista de Azerbaidjan, la resolución del problema del Nagorno Karabaj, que proclamó unilateralmente su independencia, aunque ésta no sea reconocida por ningún país miembro de las Naciones Unidas, aparte de Armenia.

En ese contexto, Aliyev logró implementar una política pragmática salvando los muebles. En este caso, el sector energético. En el peor momento de tensiones en 2011 , cuando fue prohibido el partido islámico, firmó un acuerdo con Irán para incrementar sus ventas de gas a la república islámica por  1.000 millones de centímetros cubicos a través de la empresa SOCAR (State Oil Company of Azerbaidjan Republic). Pocos antes de estas elecciones, SOCAR firmó un acuerdo con el grupo ruso Rosnef para exploraciones, extracción y aprovisionamiento conjunto de gas.

La energía lo determina todo. El 70% de los ingresos tiene que ver con el petróleo y el gas. El Fondo Monetario Internacional advirtió a Azerbaidjan del riesgo de no diversificar su economía. Hasta el momento, Aliyev se conforma con haber configurado el típico perfil de la republiqueta bananera en version centro asiática: petróleo, nepotismo y clientelismo. Mientras el país va creciendo, más de 5,2% de enero a agosto de este año, contra el  1,3%  del año pasado, aún con mucha corrupción y desidia, algo termina inexorablemente, sin que ni siquiera sea política de estado, por ser distribuido. Pero una baja en el precio de los commodities y Azerbaidjan está a la gracia del único partido con la radicalidad necesaria para enfrentarse al aparato de estado, eso es el partido islámico.

* Ex corresponsal en Moscú



Categorías:Asia Central, Irán

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: