Otro día en Argentina: La imposible experiencia de la normalidad.

personal[1]Teresita Dussart. Copyright. All rights reserved.

Dos semanas resistieron. Después de la paliza de la elecciones del 10 de agosto, el gobierno parecía haber tomado las providencias necesarias frente a un mensaje diáfano. La Señora, amagó  convertirse a la normalidad. Pero no pudo con su inclinación al barocco. El primer resquebrajo irrumpió las aguas, solapadamente mansas después del programa “Periodismo Para Todos”, del periodista Jorge Lanata. Edición que venía desarollandose como un programa de promoción turística, un especial Seychelles, y no merecía ese inaudito desmentido por parte del gobierno, realizado al aire. El desmentido le agregó un inesperado valor a una investigación inacabada. Un twitter evidentemente escrito antes de que salga al aire el programa, como para aclarar el uso que se hace del aparato de inteligencia en este país. Donde verdaderamente retomaron las añejas costumbres del kirchnerismo y tomamos cabida que la persona cabal se reconoce en Argentina por su capacidad de desesperar ininterrumpidamente, fue cuando fue emitido un twitter desde la Casa Rosada, con ese sesgo atrabiliario y las soeces habituales, comunicadas a las casas de gobierno del mundo entero además del común de los mortales. Pero el plato fuerte llego con Lan, la compañía aérea chilena, cuando le significaron como a un inquilino indelicado que iba a ser desahuciada en un plazo de diez días de su hangar de Aeroparque, el aeropuerto de las líneas de cabotaje de Buenos Alires.

Es una buena noticia que la inocencia siga siendo de nuestro mundo pero realmente alguien se extraña? Si se le quita la dimensión endocrinológica a la Señora que hace las veces de Presidente, es una peronista ortodoxa y sus muchachos de la Cámpora aplican las recetas que hicieron el ocaso del país disciplinadamente, y nadie, después de tantas décadas, puede hacerse el distraído. No hay nada nuevo. En este país confiscar es luchar contra el “Imperio”. Por el contrario, aceptar la competencia, ponerse a nivel, implementar reglas claras, imponer seguridad jurídica es admitir que el liberalismo es bueno.  Antes de invertir en Argentina habría  que capacitarse del acervo peronista. En el peronismo la lucha de las clases (parte del catequismo) es contra la “oligarquía” (básicamente cualquier persona que no esté de acuerdo con el peronista de turno) pero por sobre todo contra el extranjero.

Desde los filofastros encargados de proveer el trasfondo ideológico al régimen, Hernández Arregui ayer, Aldo Ferrer hoy, entre otros, reconocerle el derecho a invertir, prosperar, contribuir al crecimiento al extranjero es desmentir el relato del Mito Gaucho, de su autarquía, de su presunta superioridad cuya demostración se hace esperar. Por más que la señora espetó ayer que se está mejor en Argentina que en Australia o en Canadá, y hoy una de sus funcionarias más guasonas, Deborah Giorgi, haya rematado, durante la cumbre del Council of America en Buenos Aires, afirmando que Argentina está mejor que Estados Unidos o España en materia de desempleo, tomá! la realidad se resiste.

El frente de resistencia no implica conciliación de clases sino unidad patriótica contra la clase vendida al extranjero, es decir un caso particular de la lucha de las clases“, dice Hernández Arregui. Nacionalizar y o atosigar las empresas extranjeras es parte de la metodología peronista, para luego poder “Vivir de lo nuestro” (titulo de un libro de Aldo Ferrer). ” Hernández Arregui tanto como Aldo Ferrer son el cáliz del cual se abreva este gobierno y sus muchachos, además de las coimas en las cuales devenga la propedéutica de la fuerza bruta aplicada a la economía.

Por eso cuando Miguel Gallucio, presidente de YPF, clama, el mismo día que Lan busca escudarse en la justicia argentina: “necesitamos muchos Chevron en Argentina”, en alusión a la inversión del grupo energético americano, inversión incomprensible después de la reciente confiscación del grupo Repsol, bien harían todos los chevrones potenciales de mirar y apreciar lo que  podría ser un vivir con lo de ellos cuando hayan sido confiscados como delincuentes. Basta con imponerse de los casos argentinos de la corte internacional de arbitraje del Banco Mundial.

Nadie mejor que el viceministro de Economía, el niño viejo del gobierno, Axel Kiciloff resumió el repudio epidérmico al estado de derecho, y eso que enfrenta reales dificultades a la hora de cerrar un frase sujeto verbo complemento; “la seguridad jurídica es un concepto horrible”. No es un traspié retórico o una pedantería más de alguien que aspira al Nobel de Economía un día. Lo piensan de verdad. Queda claro? Repito: lo piensan de verdad. Argentina vive a contramano del mundo, esto es la tautología peronista. No conoce senescencia, atraviesa el tiempo, es inmune a cualquier crítica y las coyunturas lo dejan de yeso.

El capítulo Lan podría dejar a miles de persona sin empleo, si el gobierno no da un paso atrás, cosa que nunca hace. Esas olas de pobreza que se van creando, episodio aberrante tras episodio aberrante, no son como la marea que va y vuelve. La pobreza está para quedarse e ir a engrosar las villas miseria. El inversor no.



Categorías:Argentina, Otro día en Argentina

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , ,

1 respuesta

  1. Muy buen analisis.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: